Mi cuenta
    El Balneario de Battle Creek
    Críticas
    3,0
    Entretenida
    El Balneario de Battle Creek

    El colmo en terapias naturistas

    por Bibi Ramos
    Tomando como punto de partida la novela de T. Coraghessan Boyle, Alan Parker llevó a la gran pantalla esta comedia excéntrica que tiene lugar a comienzos del siglo XX en el mismo sitio que indica su título en castellano (The Road to Wellville en el original), el lujoso balneario de Battle Creek, cuyo mandamás es el atípico doctor Kellogg, al que interpreta Anthony Hopkins, un ferviente defensor de "la vida natural", pero que simultáneamente es una especie de dictador puritano y retrógrado. Por supuesto, tal lugar de retiro solo pueden permitírselo personas de clase pudiente.

    El realizador londinense, célebre por títulos anteriores como El expreso de medianoche, Pink Floyd The Wall, Birdy o Los Commitments, y a diferencia de esas cintas, se encargó también él mismo de la escritura del guión cinematográfico de El balneario de Battle Creek. Es un filme notable con una loable y divertida voluntad irónica y crítica que pretende no dejar títere con cabeza recurriendo a un juego entre lo políticamente incorrecto y lo escatológico para llevar hasta el ridículo unas cuantas instituciones y movimientos que nos circundan. En alguna secuencia, y a raíz sobre todo de cierta repetición, puede resultar un poco extenuante.

    A favor: Lo atípico de su alocada propuesta y unos intérpretes bastante alejados de sus roles habituales, Anthony Hopkins, Matthew Broderick y John Cusack a la cabeza.

    En contra: Su redundancia en algunos momentos. Le habría venido bien cierto aligeramiento de metraje.
    ¿Quieres leer más críticas?
    • Las últimas críticas de SensaCine
    • Las mejores películas según los usuarios
    • Las mejores películas según los medios

    Comentarios

    Mostrar comentarios
    Back to Top