Mi cuenta
    Danny the Dog
    Críticas
    3,0
    Entretenida
    Danny the Dog

    Artes marciales y drama

    por Nestor Hidalgo
    Encuadrada entre las dos primeras entregas de 'Transporter', 'Danny the Dog' supone la unión colaborativa entre el director Louis Leterrier, cachorro del productor Luc Besson (que aquí también firma el guión), y la estrella china de artes marciales Jet Li. Pese a la (¿injusta?) fama de Besson como productor de high-concepts de género sólo destinados a sacar la mayor rentabilidad posible, lo cierto es que esta fue la primera película occidental de Jet Li donde se le dio la oportunidad de demostrar su valía como actor dramático más allá de sacarle partido al innegable talento que tiene para las artes marciales.

    Li interpreta a Danny, un hombre adulto con la mentalidad de un niño, que, gracias a su velocidad y habilidades luchadoras, ha sido criado como un perro de presa y arma defensiva por el criminal Bart (Bob Hoskins). Cuando escapa de los mafiosos y es acogido por Morgan Freeman y Kerry Condon, Danny descubre que otro tipo de vida es posible hasta que, como cabía esperar, su pasado vuelve para reclamarle cuentas pendientes. Aunque Leterrier prepara numerosas set pieces de acción en las que lucir la fuerza cinética del cuerpo y articulaciones de Li, la película hace inesperado hincapié en los aspectos dramáticos de la identidad rota de Danny, casi convirtiéndose en un drama emotivo sazonado con puñetazos, patadas voladoras y unas cuantas articulaciones dislocadas. Una hibridación que funciona.

    A favor: La banda sonora de Massive Attack.

    En contra: Se ve a Morgan Freeman muy desubicado como el mentor ciego de Jet Li al piano.
    ¿Quieres leer más críticas?
    • Las últimas críticas de SensaCine
    • Las mejores películas según los usuarios
    • Las mejores películas según los medios

    Comentarios

    Mostrar comentarios
    Back to Top