Mi cuenta
    La Mala Educación
    Críticas
    4,0
    Muy buena
    La Mala Educación

    Máscaras y oropeles

    por Carlos Reviriego
    A partir de 'La flor de mi secreto', el cine de Pedro Almodóvar toma plena consciencia de su ‘marca', y entonces el fervor esteticista se impone a las subversiones dramáticas que forman parte indisoluble de su ADN creativo. En su versión más oscura y perturbadora, todas los contenidos almodovarianos están en 'La mala educación': travestismo, anticlericalismo, amores imposibles, deseos enfermizos, ultrajes sexuales, sensibilidad pop y humor manchego. Habría que sumar el elemento autobiográfico que va de la estricta educación religiosa y el fetichismo de vedette al refugio de la pasión creativa frente a la diferencia. Es 'La mala educación' un film de máscaras y duplicidades, de desdoblamientos y falsas identidades, que entierra bajo su oropel formalista y oscuro malestar al verdadero Almodóvar, aquel que encuentra casi siempre la forma más perfecta para su discurso. El film no acepta medias tintas, y su torbellino de pasiones propulsa un lenguaje metacinematográfico que se alimenta de una estructura de muñecas rusas, tramas que se multiplican dentro de sí mismas y deforman la narración hasta formar un matemático juego de espejos. El aparente melodrama esconde un revisión muy subjetiva del cine negro, filtrado por el giallo italiano y el queer cinema más extasiado y orgulloso de sí mismo. Termina este hiperbólico, pero a su manera hipnótico artificio, con la palabra PASIÓN devorando la imagen.

    A favor: El atrevimiento y la audacia de un autor con mucho que perder, y poco que ganar, cuya creatividad sigue tan inquieta como en sus inicios.

    En contra: Que el persanaje de Javier Cámara no tenga más recorrido
    ¿Quieres leer más críticas?

    Comentarios

    Mostrar comentarios
    Back to Top