Mi cuenta
    Terminator 2: El juicio final
    Nota media
    4,4
    2139 notas
    ¿Tu opinión sobre Terminator 2: El juicio final ?

    24 Críticas del usuario

    5
    9 críticas
    4
    14 críticas
    3
    1 crítica
    2
    0 crítica
    1
    0 crítica
    0
    0 crítica
    Ordenar por
    Mejores críticas Últimas críticas Usuarios que han publicado más críticas Usuarios con más seguidores
    cine
    Un visitante
    4,0
    Publicada el 10 de noviembre de 2018
    Un terminador más amable y gentil. Qué afrenta. En 1984, el director y escritor James Cameron le dio a Arnold Schwarzenegger el papel de su carrera, como un cyborg asesino enviado desde el futuro para asesinar a Sarah Connor (Linda Hamilton) antes de que dé a luz a un hijo que dirigirá una revuelta contra el ejército gobernante. maquinas "Volveré", dijo Schwarzenegger. Ahora está de vuelta, pero reprogramado como un regalo para proteger al hijo de Sarah, John Connor, interpretado por Edward Furlong, de catorce años. El mal terminador (Robert Patrick) es un modelo más nuevo, un trozo de metal líquido en forma humana (parece un Oscar con orejas), para desperdiciar a John y despejar el camino para la guerra nuclear el 29 de agosto de 1997.
    cine
    Un visitante
    4,0
    Publicada el 9 de octubre de 2018
    Un terminador más amable y gentil. Qué afrenta. En 1984, el director y escritor James Cameron le dio a Arnold Schwarzenegger el papel de su carrera, como un cyborg asesino enviado desde el futuro para asesinar a Sarah Connor (Linda Hamilton) antes de que dé a luz a un hijo que dirigirá una revuelta contra el ejército gobernante. maquinas "Volveré", dijo Schwarzenegger. Ahora está de vuelta, pero reprogramado como un regalo para proteger al hijo de Sarah, John Connor, interpretado por Edward Furlong, de catorce años. El mal terminador (Robert Patrick) es un modelo más nuevo, un trozo de metal líquido en forma humana (parece un Oscar con orejas), para desperdiciar a John y despejar el camino para la guerra nuclear el 29 de agosto de 1997.
    cine
    Un visitante
    4,0
    Publicada el 24 de agosto de 2018
    Veintiséis años después de su lanzamiento en el fin de semana del Día de la Independencia en 1991, es difícil no ver Terminator 2: Judgment Day a través de una cortina de ironía. La película se refiere a los esfuerzos para evitar el casi apocalipsis que fue predicho por su predecesor, en el que las máquinas sensibles se vuelven humanos y se dan cuenta de las amenazas inherentes a la Guerra Fría. Las máquinas fueron construidas por humanos como un elaborado sistema de defensa, sugiriendo la "Guerra de las Galaxias" de Ronald Reagan, y James Cameron las visualiza como vehículos de guerra voladores geométricamente abstractos que arrasan a los humanos desde el cielo, así como exoesqueletos de robots terroríficos con ojos rojos que destrozan a los soldados en pedazos en el frente.

    En The Terminator de 1984, las máquinas intentaron ganar la guerra previniéndola, enviando un endoskeleton disfrazado de Arnold Schwarzenegger a tiempo para matar a Sarah Connor (Linda Hamilton), la madre del futuro líder de la resistencia humana. En T2, cuando la película fue comercializada, las máquinas intentan matar directamente al salvador John Connor (Edward Furlong), enviando un nuevo emisario asesino a principios de la década de 1990, mientras que Connor es un niño de 10 años. Lo que quiere decir que los héroes de T2 temen un futuro infernal que puede ser potencialmente inevitable. Y mientras los vemos pelear para destruir las reliquias sobrantes del primer Terminator, sus esfuerzos están ocultos en la comprensión retrospectiva de que T2 produjo su propio tipo de terremoto de la cultura.
    cine
    Un visitante
    5,0
    Publicada el 10 de agosto de 2018
    Sin dudas una de las mejores peliculas de ciencia ficción de todos los tiempos. La trama es sencilla y sigue la línea a continuación de la primera entrega lo cual lo hace agradable al no sentirse mareado pensando en los tiempos como pasa en muchas peliculas. Los efectos especiales son uno de los mejores vistos. Para su época de estreno era cual "Volver al futuro". Los efectos, incluso, son mejores que muchas peliculas actuales (al igual que su ultima entrega). Muy buen trabajo y una de las mejores peliculas que vi en mi vida despues de Jurassic Park.
    Dorian D.
    Dorian D.

    2.420 usuarios 111 críticas Sigue sus publicaciones

    4,0
    Publicada el 16 de noviembre de 2018
    Todavía una película muy buena sobre Terminator los efectos especiales son mucho mejor hechos que la primera y las escenas de acción son geniales.
    cinecritico
    cinecritico

    48.596 usuarios 340 críticas Sigue sus publicaciones

    4,0
    Publicada el 30 de abril de 2018
    parece que james cameron no nos deja de sorprender con sus creaciones, podríamos decir que es igual de buena que la primera.
    cine
    Un visitante
    5,0
    Publicada el 6 de marzo de 2018
    "'Terminator 2' imagina cosas que ni siquiera es probable soñar y se reciben estas visiones en la pantalla con un detalle que es alucinante".
    cine
    Un visitante
    5,0
    Publicada el 25 de noviembre de 2017
    Para mi se encuentra entre las 5 mejores peliculas del cine de ciencia ficción.
    Impresionante e imprescindible para cualquier amante de este genero.
    Héctor A.
    Héctor A.

    731 usuarios 75 críticas Sigue sus publicaciones

    4,5
    Publicada el 16 de septiembre de 2016
    La primera es un clasico super entretenida con un gran Arnold pero esta secuela es la que a mi me parece el clasico de toda la saga. Con un gran Arnold , una gran sarah connor, un niño buen actor , con momentos cien por cien entretenidos, con mejor guion y un gran gran villano
    David Filme
    David Filme

    16.390 usuarios 262 críticas Sigue sus publicaciones

    4,5
    Publicada el 22 de enero de 2020
    “Terminator 2: El Juicio Final" es considerada una película de culto y uno de los mejores filmes de ciencia ficción de la historia. 13 años después de los acontecimientos de la precuela, Sarah Connor continúa internada en un psiquiátrico, mientras su rebelde hijo vive con una familia de acogida. Sin embargo, la aparición de dos extraños e implacables hombres que los buscan a ambos, terminará por reunirlos. Tras el éxito de “Terminator”, James Cameron tenía intenciones de realizar una secuela en un plazo relativamente inmediato, 2 años. Sin embargo, las limitaciones técnicas para generar los efectos especiales del guión que Cameron había redactado junto a William Wisher Jr., hacían poco viable que el director se embarcara en una secuela exitosa. Por lo demás, existía un entuerto legal que tampoco ayudaba mucho, y que involucraba a Hemdale Film Corporation, propietaria de la franquicia, y Carolco Pictures que también tenía intenciones de hacerse con los derechos. Finalmente, todo se zanjó de buena forma hacia mediados de 1990, mientras el director mirara con buenos ojos la posibilidad de poder hacerse cargo de lo que sería “Terminator 2" con los adelantos computacionales y el hecho de contar con Arnold Schwarzenegger, Linda Hamilton y Michael Biehn, que le significaría gastarse un presupuesto enorme para la época, de U$ 43 millones y la indiferencia de la crítica en ese momento.

    Algunos críticos creen que en esta cinta, el director recicla algunas de las ideas previas de “Terminator” para intentar ampliar el paradigma y establecer un universo narrativo y, por ende, una saga de forma inconsciente, pero lo cierto es sí adoptará una postura más filosófica o crítica en la redacción del guión al explorar las posibilidades del leitmotiv propuesta en la precuela, y que más bien esbozó para preocuparse más bien de las cuestiones más pragmáticas de su propuesta, que es generar contundentes escenas de acción que tengan al espectador al filo de su asiento. Así, se preocupará de abordar varias cuestiones asociadas al futuro distópico que presenta y ese desarrollo narrativo lo hará principalmente en los personajes protagónicos de Sarah Connor y T-800, pero esencialmente en el adolescente John Connor. Ciertamente, los protagónicos han mutado, especialmente el personaje de Sarah Connor, que de una indefensa y confundida mujer que no entiende nada de androides o robots que viajan del futuro para asesinarla y escapar a duras penas, se ha convertido en una mujer de armas tomar, peligrosa e impredecible, una paranoica incontrolable que intenta engañar a los psicólogos que la encerraron de que se ha curado para escapar y salir a buscar a su hijo, que le ha sido arrebatado.

    Por su parte, por una cuestión más bien pragmática que narrativa, el T-800 reaparecerá como un robot protector y benefactor, a diferencia de su rol en “Terminator” en donde persiguió a Sarah Connor hasta el cansancio para evitar el nacimiento de John, el líder de la resistencia humana en la Batalla de las Máquinas. Arnold Schwarzenegger se había convertido hacía tiempo en toda una estrella de Hollywood, y claramente no correspondería que volviera a interpretar a un villano. De cualquier forma, a pesar de que el austríaco tendría fama en interpretar personajes fríos y poco expresivos, en “Terminator 2", probablemente su mejor actuación, su personaje asumirá otra dimensión narrativa, que es la del padre sustitutivo respecto a John, relación que Sarah Connor reflexionará en uno de sus diálogos. Y es que, ante la ausencia de un padre y una madre, y a pesar de que haber pasado su infancia en un hogar de acogida, el robot se convertirá en la figura paternal de protección que el chico siempre buscó.

    Las actuaciones son inmejorables, en esta segunda parte repite Arnold Schwarzenegger como un T-800 que viene del futuro, con una interpretación bastante notable. Linda Hamilton también repite como Sarah Connor y está inmensa, poderosa, la heroína perfecta con un físico excepcional. Se puso a dieta estricta y se preparó entrenando tres horas al día, seis días a la semana, durante 13 semanas antes del rodaje. Incluyendo combate cuerpo a cuerpo y judo con un especialista del servicio secreto israelí. El esfuerzo que tuvo hacer fue tan grande, que se negó a participar en la tercera parte. Otro grandísimo acierto de la película fue el gran villano, el T-1000, Robert Patrick, un nuevo ciborg de metal líquido que mejora en todo al viejo T-800. Es tan malvado como implacable. Para este papel, Patrick se sometió también a un durísimo entrenamiento, el objetivo era poder correr a gran velocidad sin que su rostro reflejara cansancio. Parece ser que la manera de mirar y mover el cuello estaba inspirada en los movimientos de un águila. Quizás lo más flojo de reparto sea Edward Furlong en el papel de John Connor, aunque se puede decir que, salvo en algún que otro momento, lo defiende bien.

    En definitiva, una película que devolvió a James Cameron a la situación de privilegio que debía tener y quedó demostrado, una vez más, que es uno de los mejores narradores del celuloide y uno de los mejores directores de cine de ciencia ficción. Es entretenida, es muy poderosa, tiene efectos especiales que te dejan con la boca abierta, para ser la época que era, con unos giros muy interesantes, atrapante y cautivante, probablemente la gran obra maestra del director. Que explora los sentimientos más humanos de contradicción, en el afán del hombre de crear un futuro tecnológico, que lo llevará a poner en peligro su propia existencia.
    ¿Quieres leer más críticas?
    • Las últimas críticas de SensaCine
    • Las mejores películas
    • Las mejores películas según los medios
    Back to Top