El restaurante de Ibiza que no sobrevivió al paso de 'Pesadilla en la cocina' y estaba vinculado a una secta chamánica
    María Garzón
    María Garzón
    -Redactora
    Apasionada de un buen drama y adicta a cualquier comedia romántica, considera que las series y películas no tienen fecha de caducidad.

    Acudieron al equipo de Alberto Chicote para intentar librarse de la ruina económica, pero acabaron traspasando el negocio por 70.000 euros

    Atresmedia

    Alberto Chicote ha visto de todo en Pesadilla en la cocina. Más de un centenar de restaurantes han pasado por el exitoso programa de laSexta, pero ningún como Yatiri. Espiritualidad, respeto al mundo, paz y amor eran los valores de este negocio de Ibiza que no dejó indiferente a los espectadores. Tras su "filosofía zen, relajada y feliz", se escondían meses de pérdidas debido a la desorganización de los propietarios. Y no solo eso: también se encontraba "el mayor empresario de Ayahuasca del mundo", según Equipo de Investigación.

    Animadas por su místico padre, que tenía un negocio similar abierto en Madrid, dos hermanas exmodelos se animaron a abrieron Yatiri sin experiencia en hostelería. Este restaurante ibicenco, de comida orgánica y ecológica, estaba formado por un equipo de lo más familiar: el novio de una de ellas -exfutbolista- era el ayudante de cocina; el hermano, un hippie que se dedicaba a la fabricación artesanal de instrumentos musicales, aparecía por el local de vez en cuando; y su madre era a la que recurrían económicamente cada mes. Y un infalible cocinero, que se considera creativo y original.

    Atresmedia

    Ante las sucesivas pérdidas, que rondaban los 5.000 euros al mes, las hermanas pidieron ayuda a Chicote y su equipo para intentar salvar el restaurante. Las cosas no funcionaban y no tenían otra opción, pero tampoco se lo pusieron fácil al famoso cocinero. En su relajado y feliz estilo de vida, esta peculiar familia debía poner el acento en el esfuerzo, el tesón, la organización y la profesionalidad. Algo que no consiguieron.

    A pesar de la reforma del local que realizó el equipo de Pesadilla en la cocina y de la elaboración de una nueva carta, Yatiri tuvo que cerrar sus puertas. Cuando se emitió el capítulo, este restaurante ibicenco ya estaba con el cartel de traspaso puesto sobre su fachada. El local se cedía por 70.000 euros, tal y como se pudo comprobar en diferentes portales inmobiliarios.

    Sin embargo, el nombre de Yatiti volvió a la televisión pero por un motivo muy diferente. En 2021, Equipo de investigación trató los negocios de Alberto José Varela, el padre de estas empresarias. Glòria Serra denominó a este argentino afincado en España como "el mayor empresario de Ayahuasca del mundo". El protagonista montó un negocio, Ayahuasca Internacional, en torno a esta sustancia, asegurando que cura adicciones, depresiones o trastornos de alimentación. Incluso celebraban rituales neochamánicos por todo el mundo.

    Casi dos millones de euros al año y más de 60 trabajadores no cuadraban con los gastos remitidos a seguridad social, que resultaban ínfimos respecto a sus ingresos. Un negocio que a principios de año acabó con la detención de 18 personas acusadas de organización criminal al desarrollar rituales con ánimo de lucro que eran perjudiciales para la salud de las personas. Alberto falleció durante la instrucción del caso.

    Si no sabes qué ver y quieres recibir los estrenos en tu mail apúntate a nuestra Newsletter.

    FBwhatsapp facebook Tweet
    Links relacionados
    Back to Top