Nota películas
Mi SensaCine
    Adiós a Peter O'Toole, el gran galán británico y mítico 'Lawrence de Arabia'
    Por The Guardian — 15 dic. 2013 a las 19:13

    El actor ha fallecido a los 81 años tras una larga enfermedad. Se había retirado del cine en 2012.

    Peter O'Toole, la gran estrella de Lawrence de Arabia, el máximo galán británico -de inmensos ojos azules- en una de las épocas doradas del cine de ese país, nos ha dejado a los 81 años de edad. La noticia la ha confirmado el agente de O'Toole al diario británico The Guardian.

    Junto a Richard Burton, Oliver Reed o Richard Harris, Peter O'Toole (1932) volvió a darle esplendor a la interpretación británica y ejerció de punta de lanza de una generación de actores que literalmente devoraban la pantalla y la vida. O'Toole protagonizó el que es indudablemente uno de los grandes debuts en el largometraje: en Lawrence de Arabia (David Lean, 1962) no sólo popularizó la leyenda del explorador inglés, sino que se convirtió en su figura, en su propia imagen a los ojos del público. La película recibió ocho nominaciones a los Oscar, entre ellos, el de mejor actor protagonista, aunque O'Toole finalmente se fue de vacío. Volvió a estar nominado en otras siete ocasiones y en todas volvió a casa sin la ansiada estatuilla. La Academia compensó al actor en 2003 con un Oscar honorífico.

    Tras ese esplendoroso debut, O'Toole continuó en la profesión ofreciendo interpretaciones memorables: Becket (1964), Lord Jim (1965), ¿Qué tal, Pussycat? (1965), Cómo robar un millón (1966), El león en invierno (1968), La guerra de los Murphy (1971), El hombre de la Mancha (1972), Calígula (1979). Ya en los ochenta, O'Toole participó en Profesión: el especialista, Supergirl o El último emperador. Se retiró en 2012, pero no sin antes regalarnos una magnífica Venus (2006), además de poner voz al exigente crítico culinario Anton Ego en Ratatouille (2007) y aparecer en Stardust (2006). Al anunciar su retiro, dijo que su carrera en el escenario y en la gran pantalla le había satisfecho emocionalmente (y económicamente), además de a encontrarse con "personas estupendas y grandes compañeros con los que he compartido lo inevitable de muchos actores: las subidas y las bajadas". Nos deja una leyenda. Descanse en paz.

    facebook Tweet
    Te recomendamos
    Comentarios
    Mostrar comentarios
    Back to Top