Nota películas
Mi SensaCine
    Penélope Cruz ('ma ma'): "Actuar en películas así es como hacer una sopa"
    Por Sara Heredia — 11 sept. 2015 a las 15:57
    facebook Tweet

    La película dirigida por Julio Medem llega a los cines el 11 de septiembre.

    Penélope Cruz regresa al cine español con la película de Julio Medem, ma ma. En ella interpreta a una profesora en paro con cáncer llamada Magda, un personaje que, según cuenta la propia actriz, ha sido uno de los papeles que más le han marcado. En la presentación de la película en Madrid, nos contó cómo ha sido su experiencia al pasar por un proceso tan duro y los miedos que tenía al enfrentarse a un personaje así.


    En esta película eres actriz y productora. A la hora de elegir, ¿ha ganado más la parte de actriz o de productora?
    Es la primera película en la que estoy 100% involucrada en la producción. El mismo día que Julio me dio el guión, me enamoré de Magda, le llamé y le dije "vamos a intentar levantar esto", sin saber si iba a ser realmente posible. Nos empezamos a mover los dos con nuestro guioncito bajo el brazo y comenzamos a encontrar reacciones bastante positivas. Comenzamos a montar todo este puzzle que se puede caer en cualquier momento. Pero pasaban los días e íbamos teniendo más piezas del puzzle, hasta que un día ya nos vimos rodando. Me ha entusiasmado mucho el personaje, la historia y la idea de trabajar con Julio.

    ¿Cómo has trabajado tu parte del guion?
    Como la hemos producido juntos, él ha estado muy abierto en todos los procesos. En pre-producción, en el rodaje y también en post-producción a la hora de cerrar la película. Lo hemos disfrutado mucho en todos los procesos. Los dos imaginábamos la misma película, pero también creo que nos ha ayudado mucho separar las dos cosas: la parte de actriz y la de productora. Cuando estábamos rodando, sólo eramos director y actriz, aunque a lo mejor dos horas más tarde teníamos que parar para tener una reunión de producción, donde yo ya no era Magda. Incluso en esas reuniones nunca tuvimos grandes dramas.

    El director tenía una imagen de Magda hasta que llegaste tú y propusiste algunas cosas para el personaje.
    Yo la veía como un ángel que, a la vez es muy terrenal. Creo que ya estaba escrito así. Estaba el mundo de Julio con toda su parte más poética, seria y mágica, pero está combinado con sus personajes más terrenales. Esa combinación me parecía muy interesante y una historia así lo necesitaba. Yo en ningún momento lo cambié radicalmente, aunque incorporé cosas como el sentido del humor de Magda, un rasgo de su personalidad muy especial que creo que dice mucho de qué tipo de persona es ella. Ella convive con un monstruo que amenaza con llevársela día tras día, pero consigue llevarlo con optimismo, una cualidad que creo que no se valora lo suficiente. Esa su verdadera terapia, lo que le hace seguir adelante.

    Creo que habéis tenido una forma poco convencional de grabar, ¿cómo ha sido?
    Había momentos en que Julio dejaba la cámara grabando a los actores para ver qué pasaba. Eso a mí me encanta, cuando un director te deja tus tiempos. Siempre que le hemos propuesto probar algo, ha sido muy abierto y respetuoso. También es que he tenido a los mejores compañeros que te puedas imaginar: Luis, que además es amigo mío desde hace tiempo y al cual admiro mucho, y Asier. Yo he ido a ver su obra, El intérprete, unas diez veces. Me sé todas las canciones y creo que tiene mucho talento. Son dos actores con un talentazo y una generosidad... Disfruté de cada segundo con ellos y con Teo, un niño que va a hacer lo que quiera en su vida. Nos ha dado una lección a todos.

    ¿Has estado con ginecólogos para prepararte el personaje?
    Sí, estuve meses trabajando con doctores, sobre todo con Elena Carrillo, que me ayudó muchísimo a entender todos los diferentes procesos. También estuve con mujeres que habían pasado la enfermedad y que ya estaban bien, otras que habían recaído y otras que aún estaban con la quimioterapia. Incluso coincidí con una que había vivido un embarazo mientras luchaba contra el cáncer. Todas me han hecho entender un poco lo que es estar en una situación así. Confiaban en mí, que yo soy una completa extraña para ellas, y me enseñaban sus cicatrices, compartían información conmigo que me ha ayudado enormemente con mi personaje. Yo pensaba en ellas en cada momento del rodaje: "¿qué pensarán luego cuando vean esto? ¿Pensarán que le hemos hecho justicia a esas vivencias?". En cada película tienes a alguien presente que no quieres decepcionar y, en este caso, eran ellas.

    Al rodar ma ma, la carga emocional habrá sido enorme, ¿cómo lo has vivido tú?
    Te mentiría si te dijera que no ha sido un proceso difícil e intenso. Tenía que hacer un esfuerzo por la noche para dejar al personaje fuera y ser yo por unas horas al día. Al final del rodaje, me sorprendió hasta qué punto estaba metida dentro de Magda. Pensaba "ya no puedo más", intentaba decir adiós al personaje y el personaje no se iba a ningún sitio. Fue emocionante, pero estaba agotada. Fue muy raro, eso no me ha pasado muchas veces, quizás sólo tres veces a lo largo de mi carrera. Si quieres llegar de verdad, pasas por cosas y no lo digo como una queja, porque los actores siempre buscamos eso. Buscamos material difícil, material nuevo, no hacer el mismo personaje dos veces.

    ¿Hay algo que te haya resultado especialmente difícil de hacer?
    La escena en la que le dicen que ha vuelto el cáncer. Esa escena me preocupaba mucho. Me tenía agobiadísima. También la escena de la despedida al final, o donde graba el mensaje... Algunas escenas las hacíamos más mecánicamente, pero no quería ensayar estos momentos. Cuando me preguntan "¿cómo te preparas un personaje así?", el mejor ejemplo que encuentro es el de un caldo. Cuando haces una sopa, metes ingredientes, todos los que necesitas y dejas que eso se vaya cocinando durante meses. Esa esencia se va quedando dentro de ti y cuando ya estás lleno de información, todo lo que hayas aprendido de un doctor o sobre la enfermedad, es otro nivel de emociones. El día que se empiece a rodar, tienes que olvidarte de las teorías, porque eso ya se ha estado cocinando, y saldrá lo que tenga que salir. Por eso es muy importante tener esos meses antes. Desde un sitio de humildad, tienes que entregarle a ese personaje lo que has estado preparando durante meses.

    ¿Qué reacción tuviste al verte en pantalla completamente transformada por la enfermedad?
    Sí, me impresionó mucho pero me impresionó más cuando rodábamos. Yo tenía las vendas y estaba calva, lo que impresionaba bastante pero no me daba miedo eso. En la parte física del personaje, es decir, contar todos los procesos por los que pasa, era muy importante atreverse y tirarse a la piscina, no preocuparse por si estás guapo o feo, era lo que necesitara ella en cada momento. Julio quería contar que, cuanto más cerca está de una posible muerte, más luz tiene, una cosa que a mí me parece muy bonito. Pero en otros momentos había que ver el machaque de pasar por algo así y, sí me impresionó, sobre todo cuando lo ví con los efectos especiales.

    ¿Te ha emocionado el resultado?
    Es difícil hacerlo cuando has visto cada versión, porque no es como en otras películas en las que no he sido productora. Cuando eres actor a veces ves las películas en el pase que se hace para los actores antes de estrenar, otras veces incluso en el estreno. En este caso, como había sido parte del proceso de producción, veía la película día sí, día no. Aunque ya no hay tantas sorpresas, la verdad es que cuando vuelvo a ver el corte final, estoy contenta con el resultado. Hemos trabajado mucho, cada miembro del equipo ha puesto de su parte y estoy contenta con el resultado. Aunque sé que la película es arriesgada y puede despertar muchas reacciones, pero estoy muy orgullosa de ella porque veo que puede tocar el corazón a mucha gente.

    Todo el mundo reaccionó muy bien con tu vuelta al cine español, ¿cómo viviste toda esa alegría?
    A mí eso siempre me sorprende porque siento que nunca me voy, vengo aquí mucho. Por ejemplo, Volver a nacer también era co-producción con España, la vi como una película medio española, y la reunión para ma ma la hicimos hace dos años. Así que no siento que haya estado fuera. Es verdad que los últimos proyectos que he rodado, fuera de ma ma, han sido proyectos extranjeros, pero ha sido una casualidad. Yo tengo la suerte de poder trabajar aquí y fuera, y donde aparecen los proyectos interesantes es a donde voy.

    ¿Te planteas dirigir un largo?
    He dirigido publicidad y quiero seguir haciéndolo, de momento. Ahora, en unos meses, voy a hacer un documental, pero no me atrevo con un largo. Lo pienso mucho y me apetece, pero no para hacerlo ahora, todavía no es el momento para mí.

    facebook Tweet
    Links relacionados
    Te recomendamos
    Comentarios
    Mostrar comentarios
    Back to Top