Mi cuenta
    'La monja guerrera': descubre 'Warrior Nun', el cómic que adapta la serie de Netflix
    Por Paula Arantzazu Ruiz — 23 jun. 2020 a las 11:45

    La nueva ficción de fantasía de la plataforma se estrena el próximo 2 de julio.

    Monjas ataviadas como ninjas cazando demonios con katanas: esta fantasía de imagen es la carta de presentación de La monja guerrera, la nueva serie de corte fantástico de Netflix en la que el showrunner Simon Barry adapta el cómic de Ben Dunn con Alba Baptista como protagonista, acompañada de Tristán Ulloa y Thekla Reuten.

    La monja guerrera, cuya primera temporada llegará a la plataforma de streaming el próximo 2 de julio, gira en torno a una joven de 19 años que regresa del ultramundo para descubrir que tiene poderes extraordinarios. Shannon (Alba Baptista), nuestra protagonista, descubre entonces que La Orden de la Espada Cruciforme, una sociedad secreta de monjas guerreras cazademonios, le ha hecho volver del otro mundo y le ha otorgado poderes sobrenaturales para que se sume en su cruzada contra las fuerzas del mal. 

    El tráiler de La monja guerrera, que puedes ver sobre estas líneas, y otros materiales promocionales vieron la luz la semana pasada y fueron de lo más comentado en las redes sociales. Lo cierto es que el tráiler lo tiene todo para impactar: una monja adolescente que regresa del más allá al son de Rosalía y despedaza demonios a golpe de katana. Pero, ¿de dónde viene la historia de este nuevo serial de Netflix?

    Netflix

    La monja guerrera adapta la serie de cómics Warrior Nun, creados en los años 90 por Ben Dunn y publicados por Antarctic Press. Los tebeos, muy influidos por el estilo visula del manga, siguen las peripecias de la Hermana Shannon Masters, una chica a la que presentan como si fuera una Juana de Arco posmoderna, perteneciente a la Orden de la Espada Cruciforme. La orden se creó a mediados del primer milenio de nuestra era, en 1066, y nació como una orden militar de Monjas Guerreras y Sacerdotes Mágicos al servicio de la Iglesia Católica.

    Su fundadora, una valquiria llamada Auria, se convirtió al cristianismo y formó esta orden militar para seguir a Jesucristo más allá de los límites del tiempo. Para lograr esa misión, Auria, conocida como Areala, mediante la transposición del espíritu, se regenera en diferentes personas generación tras generación, siglo tras siglo. El actual avatar de Areala es la Hermana Shannon, que en la serie tiene el rostro de la debutante Alba Baptista.  

    Desde el primer volumen de Warrior Nun, publicado en 1994, hasta la actualidad, Ben Dunn ha ido creando un universo expandido sobre la Orden de la Espada Cruciforme, estableciendo la lógica de ese universo e introduciendo a varios personajes clave y sus historias de origen. En 1999, la hermana Shannon logra el protagonismo de la saga y es entonces cuando descubrimos más detalles de la heroína: nacida en 1959, quedó huérfana a los cuatro años de edad y alguien la dejó abandonada a las puertas del convento de Nuestra Señora de la Virgen María. Tras ser adoptada por una familia japonesa, vivió en ese país hasta los once años y al comenzó a destacar por sus habilidades académicas y atléticas fue reclutada en el Programa Silver Cross y entrenada para ser una Monja Guerrera en la Academia Saint Thomas de Nueva York. 

    Desconocemos por el momento si la serie de Simon Barry seguirá a pie juntillas el origen del personaje, o si propondrá una nueva línea argumental (tal y como deja entrever el avance de la serie de Netflix), pero a buen seguro que La monja guerrera se convertirá en una de las sensaciones del verano en la plataforma de streaming.

    La monja guerrera, además, posee un vínculo especial con nuestro país, ya que no pocos episodios se han rodado entre las provincias de Málaga y de Córdoba. La primera temporada de la serie consta de 10 episodios y se estrenará en Netflix el próximo 2 de julio

    facebook Tweet
    Links relacionados
    Te recomendamos
    Comentarios
    Mostrar comentarios
    Back to Top