Nota películas
Mi SensaCine
    Poltergeist (Fenómenos extraños)
    Nota media
    3,7
    75 notas incluyendo 3 críticas
    distribución de 3 críticas por nota
    0 crítica
    2 críticas
    1 crítica
    0 crítica
    0 crítica
    0 crítica
    ¿Tu opinión sobre Poltergeist (Fenómenos extraños) ?

    3 críticas de usuarios

    David Filme
    David Filme

    Sigue sus publicaciones 7291 usuarios Lee sus 224 críticas

    3,5
    Publicada el 19 de febrero de 2020
    "Poltergeist: Fenómenos Extraños" es un emblemático film de fenómenos paranormales de los 80s, dirigido por Tobe Hooper y producido por Steven Spielberg. Los Freelings, que viven una apasible vida en una comunidad planificada de California, Cuesta Verde, deberán enfrentarse a extraños fenómenos paranormales que al comienzo aparecen como una curiosidad, pero que luego se mostrarán muy hostiles cuando secuestren a la hija menor de la familia. El término “poltergeist” proviene del alemán “poltern” (hacer ruido) y “geist” (fantasma) y se refiere a un fenómeno paranormal producido por alguna entidad o energía imperceptible y que se traduce en hechos perceptibles de naturaleza agresiva. Entre este tipo de eventos, los parasicologos advierten movimientos de objetos inanimados, ruidos extraños, olores nauseabundos sin explicación y hasta ataques físicos, provocados por un fantasma o entidades asociadas a muertos, o incluso telequinesis inconsciente derivado de estrés o tensión emocional. Tiene un inicio discreto y muy pausado, siendo la verdadera clave de su eficacia el ir de menos a más. El film, de hecho, se esfuerza, al parecer, por resaltar lo convencional y normal que es el contexto y la familia en sí, poniendo de relieve que este tipo de situaciones le puede pasar a cualquiera, incluso al espectador. Es a partir de esta cotidianidad y el hecho de que a la madre y a la hija menor les parezca curioso y hasta divertido, que la película comenzará poco a poco a construir una ambientación incómoda hasta alcanzar momentos de claustrofobia y angustia, cuando el padre, pero especialmente la madre se aventure a lo desconocido para rescatar a la pequeña Carol Anne atrapada en otra dimensión. Una vez que Carol Anne sea abducida y los fenómenos paranormales comiencen a manifestarse físicamente, el film tomará un tono esencialmente oscuro y claustrofóbico que se traducirá en los mejores momentos de la cinta. Para la posteridad quedarían aquellas secuencias en que Robbie, el único hijo varón de la familia es arrastrado literalmente por un furioso árbol que se cuela por la ventana, o en la que el mismo chico es atacado por un muñeco con forma de payaso que intenta ahorcarlo. También viene a la memoria las manifestaciones espectrales que raptan a Carol Anne desde el armario y el trabajo de rescate encabezado por la icónica médium Tangina Barrons, en donde destaca el trabajo de ILM de George Lucas. Sin embargo, la secuencia del epílogo cuando la madre, Diane, cae al agujero en donde se planeaba construir una piscina y es atacada por decenas de cadáveres que salen de sus ataudes, llevará el horror a la cúspide, en un toque que bien podríamos adjudicarle a Tobe Hooper y su sórdida manera de ver el cine de terror. Respecto a este último punto, y hablando de la maldición que se supone, rodeó el periodo de filmación y tras su finalización, conviene citar la espantosa confesión que la actriz JoBeth Williams (Diane Freelings) hizo en una entrevista posterior cuando señaló que Spielberg y Hooper ocuparon huesos reales en la escena de la piscina, porque resultaban más baratos que los de plástico. Los fanáticos de las conspiraciones y lo macabro relacionaron este hecho a dos hechos desafortunados, como el asesinato de la joven actriz Dominique Dunne (la adolescente Dana Freelings) a manos de su novio pocas semanas después del estreno del filme y la prematura muerte de Heather O’Rourke (la niña Carol Anne Freelings) a los 12 años en 1988, por estenosis intestinal aguda, mal congénito diagnósticado un año antes. Las actuaciones son correctas, además de las mencionadas Heather O’Rourke y Dominique Dunne. El reparto estuvo integrado y liderado por los competentes, aunque poco conocidos Craig T. Nelson y JoBeth Williams, que venían del mundo de la televisión. Juntos tiene una buena química, pero es Williams la que termina por destacar como la madre desesperada que decide ir a donde sea para traer a su hija pequeña de regreso, acaso el rasgo más melodramático del film. El único hijo varón de los Freelings, Robbie, fue interpretado por Oliver Robbins. En tanto, la icónica actriz Zelda Rubinstein encarnó a Tangina Barrons, la médium espiritual ayuda a coordinar los esfuerzos para rescatar a la niña secuestrada. Beatrice Straight interpretó a la Dra. Lesh, parasicóloga que trae a Tangina a casa de los Freelings. Jerry Goldsmith, logró un destacable equilibrio sinfónico con notas suaves que transfieren tranquilidad y un leve toque infantil, pasando a piezas bastante más amenazadoras e inquietantes, que termina por expresar la evolución que el film tomará desde un melodrama familiar a un film de horror sobrenatural. En definitiva, un film icónico de los 80s que destaca por su eficacia narrativa y un gran trabajo de efectos especiales, que termina por imponerse, a pesar de su aspecto inicial melodramático, como uno de los imprescindibles para los fanáticos del horror sobrenatural. Una cinta de terror familiar en la que el suspense prima por encima del miedo, con unas maquetas de la época que alcanzan todo su esplendor en la parte final. A día de hoy, sigue resultando una propuesta terrorífica y, por momentos, una de las experiencias cinematográficas más inquietantes del género. Con un metraje que incide en los terrores infantiles que todos hemos experimentado alguna vez.
    Jose M
    Jose M

    Sigue sus publicaciones 585 usuarios Lee sus 81 críticas

    4,0
    Publicada el 5 de diciembre de 2015
    Es la primera película de miedo que los padres usan para asustar a sus hijos y esa es la manera de verla sabiendo eso, si no se pensara que es peor.
    Oskar C.
    Oskar C.

    Sigue sus publicaciones 79 usuarios Lee sus 37 críticas

    4,0
    Publicada el 18 de marzo de 2014
    Hay frases de cine que forman parte de nuestra vida. Se han incorporado a nuestro vocabulario y nos sirven como salida para muchas situaciones. Que dejas a tu novia, pues le dices: "Volveré" (Terminator, 1984). Que tu hijo no te hace caso, le sueltas con voz de Constantino Romero: "Yo soy tu padre" (El imperio contraataca, 1980) Que el panadero te quiere estafar con el precio, le miras a los ojos y le dices: "Alégrame el día" (Harry, el sucio, 1969). Que tienes más de 10.000 followers en Twitter, te asomas a la ventana y gritas: "Soy el rey del mundo" (Titanic, 1997). Las citas son muchas, antológicas casi todas. Pero para mí existe una que sirve en muchas situaciones. Te crea una tensión que enseguida relacionas con el film en la que se dice, pero sobre todo...hace volar la imaginación: "Ya están aquí........" Lo primero es dilucidar si Spielberg o Hooper fueron o no los directores de la cinta. Notorio es el hecho que en la filmografía del creador de 'La matanza de Texas' (1974) no haya un título de tan buen acabado, desarrollo e impacto visual como éste. No es por menospreciar al genuino realizador de películas tan "magistrales" como 'Los invasores de Marte' o 'Fuerza vital', que va...simplemente que resulta del todo imposible, improbable y categóricamente inviable que Hooper dirigiera este film. La mano firme, fantástica e imaginativa de Spielberg se puede palmar en cada fotograma. Tiene un halo que es imposible desligarlo del estilo visual del genio de 'Encuentros en la tercera fase'. Aparte que escribió la historia en la que se basa, el propio Spielberg realizó el guión, dibujó storyboards, diseñó el rodaje...vamos, que Tobe sólo tuvo que sentarse en una silla y dejar que todo fluyera. Nunca podré agradecer como se merece a Hooper que no hiciera nada. El misterio que envuelve la historia se desarrolla en tres etapas. Primero vemos como una típica familia "made in USA" con tortitas y bacon para desayunar incluido, comienzan a notar una serie de fenómenos. Segundo, cuando los extraños sucesos se tornan algo más consecutivos llegando a aburrir a la propia familia, algo desencadena una explosión de actividad. La dulce Carol Anne, será el nexo entre nuestro mundo y el más allá. Tercero, el intento de recuperar a la niña a través de experiencias que ni ellos mismos creen. Deben aceptar que están en un juego peligroso, ajeno a la ciencia. Tanto personajes como público accedemos la propuesta que nos sugiere Spielberg. La trama en ningún momento decae. Es más, cada vez que avanza la historia, nuevos sucesos e información van brotando. Personajes como la médium Tangina (Zelda Rubinstein) hacen que la expectación aumente, el thriller se transforma en terror. Escenas de sucesos paranormales hacen las delicias de los aficionados al género. Sin grandes dosis de gore pero con un efectismo impactante ( las escenas de la cocina, el rapto de la niña, el ataque a Robbie por parte de un muñeco payaso, la alucinación de un técnico en el baño). Rezuma el sabor clásico del buen cine de terror. Una lástima que Spielberg no alimentara más su carrera en este género, a sabiendas que como guionista y creador de historias estaba en su momento más dulce ('Encuentros en la 3ª fase', 'E.T.' o los 'Los Goonies'). El buen hacer del elenco de actores es un factor primordial. Nos transmiten verdadero pánico, miedo, angustia. Excelentes ambos padres (Jobeth Williams - Craig T. Nelson) que muestran ambos lados de la cuestión: creer o no creer. Los niños, como en todas las historias de Spielberg, son los auténticos protagonistas. Un merecido diez al casting que eligió tanto a Heather (Carol Anne) como a Oliver Robins (Robbie). El pulso que siempre ha tenido el director de 'Inteligencia artificial' a la hora de tratar el complejo mundo de la infancia, es patente en ésta. Nos devuelve a nuestros miedos más pueriles, recordamos aquellos tiempos en los que mirábamos bajo la cama, cerrábamos bien el armario o nos escondíamos totalmente bajo las sábanas. Una maliciosa banda sonora, regalo de Jerry Goldsmith, acompaña de manera fantasmagórica las imágenes. Perturbadora hasta contrastar con lo que sucede en pantalla. Un broche más a la colección de maravillas del compositor de obras como 'La profecía', 'El planeta de los simios', 'Papillon', 'Alien', 'Los Gremlins' o 'Star Trek'. Un fantástico trabajo que reune todos los clichés del cine de género. Casas encantadas, fantasmas, psicofonías, telequinesis, visiones...un compendio que seguro hace las delicias de Iker Jiménez. Una película referente en el cine de los 80, símbolo de una generación en la que me incluyo (que chungo lo pasé los días posteriores a verla). En estos tiempos que corren de pseudo-thrillers de medio pelo, pelis de zombies con problemas de amores, vampiros y demás ralea de seres de la noche, os recomiendo encarecidamente que volváis a revivir el espíritu libre que 'Poltergeist' es. Una maravilla artesanal realizada con buen gusto y mejor acabado. ¿Qué más da quién la dirigiese? Pero Steven... gracias de todas formas.
    ¿Quieres leer más críticas?
    • Las últimas críticas de SensaCine
    • Las mejores películas según los usuarios
    • Las mejores películas según los medios
    Back to Top