Mi cuenta
    Chronicle
    Críticas
    3,5
    Buena
    Chronicle

    Sobrenatural

    por Quim Casas
    'Chronicle' utiliza el método de 'Monstruoso', '[REC]' y tantas otras películas en las que el punto de vista inverosímil es el de alguien que filma con su cámara digital absolutamente todo lo que le ocurre, por atroz que sea, para contarnos una historia de superhéroes que tiene mucho más a ver con la teleserie 'Héroes' que con cualquier película sobre Batman, Superman, X-Men o Spider-Man, aunque el mejor plano de todo el filme sea uno que tiene cierto regusto a guiño perverso al hombre araña, cuando su protagonista descuartiza con el poder de su mente a una araña suspendida en el invisible hilo de su tela.

    La elección del "cámara en mano" tiene sus ventajas e inconvenientes. Por un lado le permite al director de la película, el debutante Josh Trank, un cierto desaliño realista, por definirlo de alguna manera –una puesta en escena "esforzadamente" descuidada que además da el toque naturalista que una historia de adolescentes con súper-poderes pretende–, aunque el método acaba siendo algo fatigoso. Por otro lado, el punto de vista de esa cámara digital que lo registra todo no siempre puede mantenerse: hay planos –uno, por ejemplo, que muestra en contrapicado al protagonista desde el punto de la vista de su madre, enferma en una cama de hospital, y a no ser que el chaval le haya colocado la cámara en la cabeza de la mujer, el punto de vista no se entiende–, que no se corresponden al verosímil de esa puesta en escena.

    Lo más interesante y atractivo de 'Chronicle' es que observa las actitudes de tres jóvenes que adquieren poderes especiales –poderes sobrenaturales mejor dicho– y no saben realmente qué hacer con ellos. La primera parte del filme es situacional: derivas y amagos emocionales de unos y otros, fiestas, actuaciones donde los súper- poderes en cuestión se convierten en reclamo para ligar, enfrentamientos familiares... La segunda revela la naturaleza de los dos principales personajes, némesis de un destino adverso, el que esgrime la categoría de villano a su pesar –aunque él prefiera definirse como un súper-depredador–, y cuyos estragos furiosos recuerdan no poco a la visión apocalíptica del cómic de Katsuhiro Otomo 'Akira', y el que debe asumir la condición de salvador, con un duelo en las alturas filmado con la rotundidad de una producción A desde la estética del cámara a mano indie y el reverso, doméstico- digital, del cine ortodoxo de superhéroes.

    A favor: La araña descuartizada, el duelo final, los vuelos por las alturas cuando empiezan a descubrir sus cualidades especiales.

    En contra: Una cierta fatiga del punto de vista subjetivo.
    ¿Quieres leer más críticas?

    Comentarios

    Mostrar comentarios
    Back to Top