Mi SensaCine
    El último emperador
    Nota media
    3,3
    12 notas incluyendo 2 críticas
    distribución de 2 críticas por nota
    0 crítica
    1 crítica
    1 crítica
    0 crítica
    0 crítica
    0 crítica
    ¿Tu opinión sobre El último emperador ?

    2 críticas de usuarios

    David Filme
    David Filme

    Sigue sus publicaciones 7668 usuarios Lee sus 226 críticas

    3,5
    Publicada el 13 de julio de 2020
    "El Último Emperador" es una monumental epopeya biográfica, dirigida por el legendario Bernardo Bertolucci y protagonizada por John Lone. Biografía de Pu Yi, el último emperador de China que subió al trono con tan sólo 3 años. Gobernó en la Ciudad Prohibida hasta que las fuerzas republicanas, que pretendían abolir la Corte Imperial, lo encerraron entre sus murallas y le obligaron ser testigo de la revolución e inminente advenimiento del Comunismo. Pu Yi (1906-1967) fue el último emperador de China que gobernó con el título de Emperador Xuantong entre 1908 y 1912 cuando cayó el Gobierno Imperial. A partir de entonces, vivió en forma aislada y con tratamiento de divinidad a pesar el fallido intento de restauración encabezado por el general promonarquista Zhang Xun en 1917. Finalmente, en 1924 el señor de la guerra Feng Yuxiang lo expulsó de la Ciudad Prohibida trasladándose a Tianjin, en una residencia concesión territorial que Japón mantenía en el lugar. Algunos diplomáticos japoneses alimentaron sus ansias reales y le utilizaron como títere para que gobernara como emperador en la región de Manchukuo entre 1934 y 1945. Eventualmente, fue derrocado, enjuiciado, declarado traidor y encarcelado entre 1949 y 1959, desempeñándose como jardinero entre 1959 y 1963 y archivador de la Biblioteca Nacional entre 1963 y 1967, el año de su muerte.

    Bernardo Bertolucci se unió al productor británico Jeremy Thomas para concretar una ambiciosa adaptación cinematográfica de la autobiografía de Aisin-Gioro Pu Yi (1989) convirtiéndose en una fastuosa, densa y detallista como pocas. Esta cinta es el testamento sobre cómo abordar el cine desde una perspectiva realista y hereditaria. Muy dado a las revoluciones históricas con sus triunfos y derrotas materiales y espirituales, Bertolucci presenta un impresionante relato de los dramáticos sucesos sucedidos en China durante las cuatro primeras décadas del siglo XX y tres convulsos periodos histórico-políticos sucesivos -feudalismo, república y comunismo, tomando como base la increíble vida del último emperador chino, Pu Yi. De esta forma, el film narra su ascenso al trono con apenas 3 años y el tratamiento divino que se le dio hasta su adolescencia en la Corte Imperial, la vida que se dio tras salir de la Ciudad Prohibida y entregado a las modas y estilos de vida occidentales en la portuaria ciudad de Tianjin, sus relaciones con los japoneses y sus aspiraciones como emperador de Manchuria bajo auspicio de éstos, hasta su caída, encarcelamiento, juicio y degradación imperial, y su posterior reeducación y vida como ayudante de biblioteca y jardinero.

    Sin embargo, y he ahí otro de los grandes aciertos narrativos del film, el director muestra su enorme capacidad y elegancia para no sólo abordar la trama desde una perspectiva autobiográfica, sino por ofrecer una verdadera y maravillosa contextualización histórica que permite comprender la fuerza y trascendencia de los cambios sociales en China en el monarca y, por el contrario, los sentimientos del joven emperador y sus actos que poco a poco van perdiendo impacto en la historia de su país. Pu Yi es un personaje trágico que después de la inconsciencia espacial y atemporal de su naturaleza divina deambula sin encontrar su lugar en un mundo que va cambiando violentamente, perdiéndolo todo desde su carácter divino y el lujo, la presencia de fuertes figuras femeninas hasta su propio honor y lealtad para con su pueblo, quedándole sólo la memoria. Paradójicamente mientras él va perdiéndolo todo su pueblo terminará por encontrar su propio camino, mientras menos divino y esclavizado sea su corazón y su espíritu, más humano y libre se volverá, aunque ello le signifique transitar por el camino de la humillación. Una reflexión general y franca sobre lo que significa ser considerado una divinidad y el poder absoluto que eso significa ser dueño de todo y disponer sobre los demás.

    Las actuaciones son correctas, Bertolucci reuniría un reparto de bajo perfil, a excepción de la participación del legendario Peter O’Toole, ya que lo que realmente importaba era el esplendor visual. John Lone en el que es el papel de su carrera interpreta notablemente a un Pu Yi que trata incansablemente de encontrar su camino, pero al cual su imadurez e inconsciencia espacial le harán pasar por muy malos ratos. Su performance le significaría ser nominado al Globo de Oro al mejor actor. Richard Vuu, Tijger Tsou y Wu Tao interpretaron el papel de Pu Yi a los 3, 8 y 15 años. Peter O’Toole, en tanto, además de engrandecer con su presencia la cinta, se transforma literalmente en un tutor para Lone estableciendo una buena química, muy similar a la que Pu Yi y Reginald Johnson, el diplomático escocés que ofició de tutor en la vida real. El resto del reparto estuvo integrado por Joan Chen como Wan Jung, emperatriz consorte de Pu Yi. Ruocheng Ying encarnó al Gobernador del campo de detención donde Pu Yi es retenido. Victor Wong como Chen Pao Shen, tutor chino del emperador en sus primeros años. Dennis Dun encarna a Li. Ryuichi Sakamoto como Amakaso, general nipón que empujó la candidatura de Pu Yi como emperador de Manchuria. Y Cary-Hiroyuki Tagawa personificó a Chang.

    En definitiva, una grandiosa clase de historia sobre los procesos de cambio sociopolítico más radicales del gigante asiático y una notable reflexión sobre lo pequeño que es el hombre, a pesar de sus orígenes y condiciones, y la necesidad de comprender que nada permanece para siempre salvo nuestra memoria. El film además de ganar las 9 nominaciones a los Oscar (película, director, dirección de arte, fotografía, diseño de vestuario, montaje, banda sonora, sonido y guión adaptado). Se quedaría con 4 Globos de Oro a la mejor película, mejor director, mejor banda sonora y mejor guión. Los BAFTA a la mejor película, al mejor diseño de vestuario y mejor maquillaje. El David di Donatello a la mejor película, mejo director y mejor guión y otros más, con un total de 40 premios.
    actor97
    actor97

    Sigue sus publicaciones 1607 usuarios Lee sus 108 críticas

    4,0
    Publicada el 21 de marzo de 2010
    ¡Puro aburrimiento! Entretenida mientras es un niño, pero demasiado pesada cuando crece. Pero las 4 estrellas son por todo el trabajo técnico: excelente montaje y vestuario. Un inteligente Bertolucci hasta la mitad de la película.
    ¿Quieres leer más críticas?
    • Las últimas críticas de SensaCine
    • Las mejores películas según los usuarios
    • Las mejores películas según los medios
    Back to Top