Nota películas
Mi SensaCine
    Lunas de hiel
    Nota media
    4,0
    161 notas incluyendo 5 críticas
    distribución de 5 críticas por nota
    1 crítica
    3 críticas
    1 crítica
    0 crítica
    0 crítica
    0 crítica
    ¿Tu opinión sobre Lunas de hiel ?

    5 críticas de usuarios

    David Filme
    David Filme

    Sigue sus publicaciones 6951 usuarios Lee sus 223 críticas

    4,0
    Publicada el 14 de septiembre de 2020
    "Lunas de Hiel" es un destacable thriller erótico, dirigido por el legendario director franco-polaco Roman Polanski y protagonizada por Hugh Grant, Peter Coyote y Emmanuelle Seigner. Un film que aborda los alcances más perturbadores y escabrosos de las relaciones de pareja más enfermizas. Un destacable ejercicio narrativo descendiendo a la perversidad más seductora de las relaciones humanas cuyo mayor mérito es una interesante que nunca decae y un correctísimo manejo del ritmo y tensión narrativos por parte del director. Inspirada en la novela homónima (1981) de Pascal Bruckner, y con guión del propio Roman Polanski, Gérard Brach y John Brownjohn, la cinta sumerge al espectador en las profundidades más ocultas de esa pequeña y loca cosa llamada “amor”, a través de una verdadera disección de sentimientos humanos como el amor más puro e incondicional, el deseo y el vicio, la pasión y la rutina, la renuncia a la voluntad propia y el engaño, la depravación y la venganza. En cierta medida, es una contundente muestra del amor en todas sus facetas, desde la magia del enamoramiento y la belleza del amor, pasando por la obsesión y el engaño como variantes de un amor enfermizo hasta el traspado de los límites más perversos y perturbadores como consecuencia de la muerte del amor. De hecho, la exposición de la historia es realmente efectiva, entretenida y fascinante, incluso para el espectador que no sea asiduo a los thrillers eróticos. Narrada en forma de dos líneas temporales, la actual que sitúa a los dos matrimonios opuestos conviviendo perversa e incómodamente en el crucero y la otra en la forma de flashbacks en donde Oscar le cuenta a Nigel su depravada historia de amor con Mimi, somos testigos entonces de una radiografía completa sobre los oscuros caminos del amor, siendo en la práctica la línea actual de narración incluso un viaje bastante más perverso que la historia de Oscar y Mimi, como descubrirá y aprenderá dolorosa y brutalmente Nigel en el epílogo. Otras de las virtudes del film es la construcción de los personajes y su evolución narrativa en la trama. En el caso de la primera pareja, Oscar y Mimi, seremos testigos de la más interesante evolución narrativa de caracteres con él como un machista, vulgar y prácticamente pederasta escritor estadounidense afincado en París y ella como una muy joven ingenua y frágil que queda prendida por la labia y el mundo que el maduro conquistador ostenta al cortejarla. Sin embargo, conforme avanza la trama, él dejará de lado todo el idilio romántico para terminar por cansarse de la fragilidad y dependencia que la chica va desarrollando hacia él, aparte de sentir aversión por la obsesión que la bella parisina finalmente desarrolla, que la lleva a renunciar a su propia voluntad. Este proceso de anulación personal será asumido por Oscar de una forma egoísta y cruel al punto de humillar a su pareja de las formas más impresentables como seducir a otras delante de ella, despreciarla en público y más aún obligándola a abortar el hijo que esperan. Sin embargo, lejos de detenerse en ella, veremos como se cambian los roles de dominación y manipulación luego del accidente de Oscar y su posterior fractura vertebral, cuando él termine siendo humillado una y otra vez por una Mimi que ha dejado de ser inocente y frágil convirtiéndose en una despampanante femme fatale que no perderá oportunidad para devolverle a Oscar cada una de las humillaciones y vejación que éste le hizo. Más aún, la enfermiza relación tendrá en el matrimonio de la pareja el epítome de la depravación con dos seres humanos que se necesitan mutuamente para vivir su tortuosa existencia e incluso extenderla a terceras personas. Este punto nos llevará a la segunda pareja, Nigel y Fiona, un matrimonio británico aburrido y sostenido por la resignación a la rutina y la apariencia social. Nigel es el típico hombre inmerso en un matrimonio tan molestamente perfecto que se siente muy cómodo en la rutina y que sabe disfrutar sin problemas unas vacaciones al más puro estilo burgués. Las actuaciones son correctas, cuenta con un reparto protagónico sólido e interesante, sin embargo, si hay una química realmente destacable ésa es indudablemente la de Peter Coyote y Emmanuelle Seigner. En la que es probablemente su más memorable y recordada actuación, Coyote interpretando a Oscar realiza uno de los viajes al infierno más recordados del cine europeo, siendo su vida el epítome del exceso y desenfreno en la noche parisina, pero también la conclusión de un karma de aquellos. Seigner se echa literalmente encima gran parte del film con la que es, la interpretación de su carrera: deseable, ingenua, perversa, piadosa y despiadada. La esposa de Polanski demuestra tener no sólo la actitud de la juventud, sino también las capacidades interpretativas para generar atracción y temor al mismo tiempo. Hugh Grant y Kristin Scott Thomas, interpretan correctamente al matrimonio “perfecto” de Nigel y Fiona, siendo la primera de sus colaboraciones juntos. Grant, que se forjaría una carrera en comedias y dramas románticos a partir de este film, interpreta a un satisfecho y confiado hombre de mediana edad que cree estar manejando a la perfección la relación con su esposa Fiona, sin saber que caerá en la tentación que Oscar y Mimí le propone, y más aún la sorpresiva conducta de su esposa. En tanto, Thomas experimenta la evolución de la esposa insatisfecha y sumisa a una desinhibida y valiente mujer que se atreve a experimentar lo prohibido. En definitiva, una cruda, bestial y notable radiografía al amor de pareja, desde sus más tiernos e idealistas orígenes hasta la destrucción más total del amor y su desviación a los caminos más perversos de la venganza. Una de las películas más intimistas de Polanski en donde juega con total impunidad con la capacidad del espectador de aceptar las reglas del juego del amor, sin medias tintas. Un viaje que supone traspasar etapas que pueden llevarnos a un camino sin retorno.
    ¿Quieres leer más críticas?
    • Las últimas críticas de SensaCine
    • Las mejores películas según los usuarios
    • Las mejores películas según los medios
    Back to Top