Mi cuenta
    Una hora y media para pasar de Marlon Brando a Vito Corleone: El increíble trabajo de maquillaje de 'El Padrino'
    28 feb. 2022 a las 11:57
    Sara Heredia
    Sara Heredia
    -Redactora jefe SensaCine
    Cargada con una mente abierta y mucha curiosidad, explora cualquier documental, película, serie y miniserie que empiece a hacer ruido.

    La actuación del actor en la película de Francis Ford Coppola ha pasado a la historia del cine. Detrás está la impaciencia de Brando y el mejor maquillador de la industria.

    No fue fácil conseguir que Marlon Brando se hiciera con el papel protagonista en El Padrino. El actor era ya una leyenda viva de la interpretación por aquel entonces, pero pasaba por una mala racha y, aunque era la primera opción para el autor de la novela en la que se basa la cinta, el estudio no estaba tan convencido de ello. Tenía fama de mal temperamento y sus últimas películas -Los últimos juegos prohibidos, principalmente- no fueron un éxito en taquilla.

    Esto desató un largo debate entre el director, Francis Ford Coppola, y Paramount, quienes acordaron acortar la lista de candidatos a solo dos: Ernest Borgnine -ganador del Oscar por Marty- y Marlon Brando. Coppola no quería ofender a Brando y le ocultó que debía hacer una nueva prueba para convencer a los productores. En su lugar le dijo que debían hacer un test para probar el equipo y Brando se presentó con las mejillas llenas de algodones, betún en el pelo para oscurecerlo y se subió el cuello de la camisa. Esto fue suficiente para convencer a los ejecutivos de Paramount y, después de que el actor accediera a cobrar un salario más bajo y pusieran una fianza para asegurarse de que no causaba ningún retraso, entró a formar parte de la producción como Don Vito Corleone.

    El padrino
    El padrino
    Fecha de estreno 20 de octubre de 1972 | 2h 55min
    Dirigida por Francis Ford Coppola
    Con Marlon Brando, Al Pacino, James Caan
    Medios
    4,8
    Usuarios
    4,7
    Streaming

    La magia acababa de empezar. Brando aún no había cumplido los 50 años cuando fue fichado para interpretar a Corleone, un personaje mucho mayor de su edad real. Era necesaria una transformación física y, para ello, recurrieron a Dick Smith, uno de los mejores en su campo y el precursor del uso de prótesis para maquillar a los actores. Era muy conocido en la industria. Fue él quien convirtió a Laurence Olivier en una víctima de la lepra en Soberbia (1959). Al ver el resultado en el espejo, Olivier le dijo: "Esto actúa por mí". También convirtió a Dustin Hoffman en un anciano para la película Pequeño gran hombre (1970) cuando el actor tenía solo 30 años. El resultado es espectacular.

    Paramount

    Smith era el hombre adecuado para transformar a Marlon Brando en el gran Vito Corleone de El Padrino. Y eso que el actor no se lo puso fácil. Brando estaba dispuesto a pasar por ese proceso de maquillaje pero no durante muchas horas. "Creamos un maquillaje que no requiriese tres horas de su tiempo", cuenta Smith en el libro The Godfather Legacy: The Untold Story of the Making of the Classic 'Godfather' Trilogy.

    Smith utilizó un compuesto de látex líquido que, una vez que se aplicaba en el rostro y se secaba, creaba el efecto de arrugas. Con el cuidado adecuado y el látex necesario, envejecían a Brando todos los años que quisieran. En las escenas iniciales, aplicaban dos capas para conseguir el efecto necesario, pero pasaron a ser cuatro para el final de la cinta. El experto en maquillaje añadía alguna mancha en la piel y una fina capa de aceite para darle más anturalidad. También recurrió a tinte para el pelo y un colorante amarillo para los dientes.

    Paramount

    En cuanto a la mandíbula -que el propio Brando había creado en la versión inicial de su personaje-, Smith creó un aparato que le rellenaba las mejillas y se ajustaba a las muelas para que no le molestara al hablar. Se ha hablado mucho del efecto que esto tenía en su habla, pero según el libro de Harlan Lebo, The Godfather Legacy, no lo modificaba en absoluto. Toda la fuerza que tiene la voz y el modo de expresarse de Brando es fruto de su trabajo actoral.

    En total, el actor pasaba 1 hora y media en la silla de maquillaje cada día. Algo más si tenía que rodar una escena de Vito Corleone anciano. El látex para envejecerlo no podía ser reutilizado, por lo que cada día tenían que empezar de cero para llenarle la cara de arrugas. Afortunadamente se quitaba fácilmente. Como explicó el propio Smith, era como quitar piel de una espalda que había sido quemada por el sol.

    Paramount

    El resultado final es conocido por todos. El Padrino es, para muchos, la mejor película de la historia del cine y le dio a Marlon Brando el Oscar de la 45ª edición. Detrás del premio hay una sonada historia. El actor era defensor de los derechos de los indígenas americanos y rechazó subir a recoger la estatuilla. En su lugar, la actriz y activista Sacheen Littlefeather se subió al escenario para reivindicar el "maltrato de los nativos americanos en la industria del cine". Puede que el galardón nunca adornase una estantería de su casa, pero su interpretación y gesto en los premios han pasado a la historia.

    Si quieres estar al día y recibir los estrenos en tu mail apúntate a nuestra Newsletter

    facebook Tweet
    Links relacionados
    Te recomendamos
    Comentarios
    Mostrar comentarios
    Back to Top