Mi cuenta
    Spider-Man: No Way Home
    Críticas
    4,0
    Muy buena
    Spider-Man: No Way Home

    ¡Todos para uno, y uno para todos!

    por Alejandro G.Calvo

    Que el multiverso es una realidad en el UCM ya lo había dejado claro la interesante serie de animación What If… este mismo año - mucho mejor que el pietrus interruptus de Bruja escarlata y visión (2021) -, incluyendo el coqueteo con el mismo en esa barbaridad animada llamada Spider-Man: Un nuevo universo (2018), que aún no tengo claro si es canon o no para el mapamundi Marvel contemporáneo.


    La apertura de fronteras -temáticas, más que estilísticas- a la hora de abordar el multiverso, bien conocido en los cómics, se concreta como realidad en Spider-Man: No Way Home, tercera entrega en solitario del hombre araña que ha dirigido Jon Watts y ha protagonizado Tom Holland.

    La apuesta era atrevida y difícil: reconfigurar un multiverso contemporáneo para Spidey en el que tengan hueco las sagas anteriores del superhéroe, es decir, la de Sam Raimi (2002-2007) y Marc Webb (2012-2014). Y lo hacen a través de una fractura en el multiverso por culpa de un hechizo de Doctor Strange que sale fatal.

    Eso implicaba que la nueva aventura de Spider-Man debía ser capaz de compaginar a un montón de personajes sin que ello funcionara como una mezcla insalubre de temas y acciones más allá de la acumulación de las mismaa. Y era importante que, como sí ocurre en Cazafantasmas: Más allá (2021) no cayera en el concepto nostálgico de película-altar (término acuñado por Nacho Vigalondo) que básicamente viviera de réditos de películas precedentes sin ser capaz de alzarse como un producto independiente.


    Mi sensación, por el contrario, es totalmente distinta: creo que Spider-man: No Way Home sabe aprovechar un punto de partida arriesgado y audaz para edificar una película que rinde homenaje a su pasado - de forma realmente bella, además - sin dejar de mirar hacia el futuro.

    La exploración del pasado cinematográfico del personaje incide en las diferencias entre las distintas sagas, matizando la realidad multiversal de forma realmente trabajada y, claro, ofreciéndote el disfrute de poder ver de nuevo en pantalla a Alfred Molina como Octopus o Jamie Foxx como Electro -por citar dos de los personajes que sí aparecen en el tráiler y no hacer spoilers innecesarios-.

    Pero además de lo positivo que resulta el hecho en sí de salir más fuerte de dicha apuesta, lo más brutal de la película es que es una obra realmente emocionante. La madurez como superhéroe parece ser el verdadero meollo de una cinta donde, de nuevo, la vida decide ser dura con él y donde el mismo deberá enfrentarse a situaciones realmente dramáticas.

    Así que ésta no es sólo una película de superhéroes más con mucha espectacularidad, mucho ruido y poco que contar, sino una obra adulta de espíritu comiquero ciertamente digna. Vamos que, por muy poco, podría ser el Endgame (2019) de Spider-Man.

    ¿Quieres leer más críticas?

    Comentarios

    Mostrar comentarios
    Back to Top