Mi cuenta
    Robert De Niro y Al Pacino: "En 'El irlandés' hemos encontrado la película perfecta para estar juntos en pantalla"

    El último trabajo de Martin Scorsese se estrena en cines seleccionados este viernes 15 de noviembre y llega a Netflix el próximo día 27.

    Viernes 11 de octubre. Siete periodistas, cada uno de su correspondiente país -hay una chica italiana, un joven israelí, un veterano holandés, un eslovaco, una suiza… y dos españoles: Gregorio Belinchón (El País) y yo mismo. Se respira tensión, normal, están a punto de entrar a sentarse con nosotros dos de las mayores estrellas que el cine haya dado nunca: los actores Robert De Niro (Nueva York, 1943) y Al Pacino (Nueva York, 1940). Protagonistas, junto a Joe Pesci, de la última película de Martin Scorsese, la absolutamente magistral El irlandésen cines seleccionados este viernes 15 de noviembre y en Netflix el día 27 de este mes.

    Cuando hacen entrada, los periodistas nos congelamos. Los cuerpos, ya mayores, lentos, más envejecido en el caso de Pacino -que hablará casi en susurros, y con continuas eses narrativas, durante toda la entrevista-, más poderoso en el caso de DeNiro. Saludan, afables. En mi caso, tras 25 años entrevistando a estrellas de Hollywood, estoy absolutamente noqueado. Delante de mí están Travis Bickle y Sérpico, Vito y Michael Corleone, Al Capone y Tony Montana, Jake La Motta y Carlito Brigante. Sólo haré una pregunta. La tengo marcada a fuego en la cabeza, en la laringe, en la lengua: la comparativa entre El irlandés El hombre que mató a Liberty Valance (1962, John Ford). El resto se las regalo a mis compañeros.

    ¿Cómo ha sido volver a trabajar juntos (y en tantas escenas)?

    Al Pacino: Fue genial. Nos conocemos desde hace mucho tiempo. Desde los años 60.  Y hemos coincidido mucho a lo largo de los años. Muchas de las cosas que nos han pasado en la vida, a nivel profesional, son muy similares. Todo ello debido a que, nos íbamos dando cuenta, de que nos ofrecían a ambos papeles muy similares. Fue una época muy excitante para ambos, cuando todo empezó a cambiar. De ahí surgió una gran camaradería. Hasta que, al final, acabamos trabajando juntos, lo que fue precioso. Aunque tardamos mucho en aparecer juntos en una película. Porque estuvimos en una en los 70 ¡pero apenas nos vimos! [Risas]. No fue hasta Heat (1995) cuando realmente nos juntamos. Luego vino Asesinato justo (2008). Y tengo la sensación de que con El irlandés realmente cerramos ya el círculo.

    Esa complicidad existente, ¿cómo se tradujo a la hora de trabajar en El irlandés?

    Robert De Niro: Tuvimos mucha suerte de que todo convergiera en este proyecto en concreto. Cuando leí el libro de Charles Brandt [Jimmy Hoffa. Caso cerrado: El poder de la Mafia norteamericana, Crítica], pensé que era buenísimo. Lo mismo pensó Marty. Enseguida en su cabeza visualizó quién debía ser yo, quién Al, quién Joe Pesci

    A.P.: Para mí la clave es Martin Scorsese. Cuando trabajas con un gran director como él, todo resulta mucho más sencillo. A la vez, claro, es un desafío. Pero tienes una libertad como actor que te permite lograr sacar lo difícil de tu personaje de una forma mucho más fluida. Que puedas depositar toda tu confianza en alguien como Marty, es algo maravilloso.

    La frase que define la carrera de Frank 'El Irlandés' Sheeran es "He oído que pintas casas". ¿Cuál sería la que definiría vuestra carrera?

    A.P.: ¡Buena pregunta! [Ríen, pero no la responden].

    Esta también es una película que habla sobre envejecer. ¿Cómo fue enfrentarse a ello en el rodaje?

    R.D.N.: ¡Así es la vida!

    A.P.: Lo cierto es que se pierde mucha vista [Risas].

    ¿Cómo se siente uno cuando sabe que ha sido partícipe directo de grandes momentos de la historia del cine?

    R.D.N.: Si tienes la suerte de encontrarte en esa posición, que es algo que nunca puedes llegar a imaginar cuando empiezas en esto, aunque suene muy cursi, lo mejor que puedes tratar de hacer es intentar lograr que este mundo sea un mundo mejor. Tienes que hacer lo que es correcto y eso es tratar de ayudar a los demás lo máximo posible.

    A.P.: En la vida hay cosas que uno, simplemente, no puede controlar. Uno tiene la esperanza de que el conocimiento lleve a la sabiduría. Y cuando uno es joven, sabe tan poco… Siento que ahora aprendo mucho más y mejor que antes. Es algo extraño y me cuesta hablar de ello. Pero es algo que sentí profundamente mientras hacíamos El irlandés. Marty ha tenido una gran libertad a la hora de hacer la película y creo que ha logrado expresar aquello que quería con ella. El formar parte de ese proceso es algo tan bello que es casi imposible de definir.

    Netflix

    ¿Consideráis que El irlandés es cine de gánster crepuscular de la misma forma que El hombre que mató a Liberty Valance es wéstern crepuscular? Que incluso la película se podría haber llamado El hombre que mató a Jimmy Hoffa...

    R.D.N.: Muy interesante lo que dices. Recuerdo El hombre que mató a Liberty Valance, una película que me gustó muchísimo, con unos geniales Jimmy Stewart, John Wayne…

    A.P.: ¡Y Lee Marvin!

    R.D.N.: Fue una de las últimas películas de John Ford con John Wayne. Recuerdo los decorados construidos en estudio, casi del estilo de las películas de Serie B. Recuerdo que los actores aparecían rejuvenecidos, porque sus personajes eran mucho más jóvenes que la edad que en realidad tenían. Claro que la película la vi cuando era un niño. No había pensado en ello, pero está claro que hay similitudes entre nuestra película y la de Ford.

    Hay mucho remordimiento en esta película, mucha culpa…

    R.D.N.: Mi personaje, Frank, ha crecido con una educación religiosa. Y se le plantea un dilema moral grave en la película: tiene que escoger entre dos personas a las que quiere. Pero al final la elección le viene sugerida por su propia supervivencia. Y eso le acaba pesando. Al mismo tiempo, los remordimientos le surgen por el sentido de culpa respecto a cómo ha tratado a su familia. Al fin y al cabo, pese a todo lo que hace, es un ser humano con sentimientos.

    ¿Y usted? [a Pacino]

    A.P.: Yo creo que toda la película responde a cómo Martin Scorsese ve y siente el mundo. Es una película que no podríamos haber hecho hace 20 años; es una película que, por lo que habla y retrata, es algo que sólo se podía hacer con la edad y el sentimiento que tenemos ahora.

    ¿Cómo fue trabajar todo el aspecto del rejuvenecimiento por CGI?

    A.P.: Eso era trabajo de los especialistas. Tuvimos suerte de tener grandes profesionales que nos ayudaron. Porque no se trataba sólo del CGI, sino de que nos tuvieron que enseñar a movernos como si tuviéramos 30 años menos. A uno se le olvida, pero uno no se levanta de una silla igual con 40 años que con 70. Así que teníamos que estar pensando todo el rato: "¿Cómo hacía esto cuando tenía 39 años?".

    R.D.N.: La intención era que el resultado final fuera lo más creíble posible. Así que en el fondo hicimos lo que hacemos siempre: tratar de hacer nuestro trabajo como actores lo mejor posible. Tuvimos un preparador físico, Gary, cuyo trabajo, básicamente, era que nos moviéramos acorde a la edad que teníamos.

    A.P.: "El hombre molesto" [Risas].

    Netflix

    ¿Os gustaría volver a trabajar juntos?

    A.P.: ¡En absoluto! ¡Nunca más volveremos a trabajar juntos! ¡Hasta aquí hemos llegado! [Risas].

    R.D.N.: Habrá que ver lo que llega. Pero lo que más ilusión me hace es que lo hayamos conseguido. Hemos encontrado la película perfecta para estar juntos en pantalla. Así que, igual sí, igual repetimos. Pero para mí lo importante es que hemos hecho juntos El irlandés. Y ha llevado mucho trabajo, mucha perseverancia, y lo hemos conseguido.

    A.P.: Tengo claro que si aparece algo en lo que encajemos, lo haremos. A mí me encantaría.

    ¿Una película de superhéroes?

    A.P.: ¿Una película de superhéroes? La acabamos de hacer.

    FBwhatsapp facebook Tweet
    Links relacionados
    Te recomendamos
    Comentarios
    Mostrar comentarios
    Back to Top