Mi cuenta
    Tristán Ulloa, de 'Gran Reserva': "Miguel no está para rollos sentimentales esta temporada"
    21 feb. 2011 a las 10:40

    El actor nacido en Francia y gallego de adopción desvela para SensaCine las tramas que afectan a su personaje en la segunda entrega de la serie protagonizada por los Cortázar y los Reverte. TVE estrena los nuevos capítulos en la segunda quincena de marzo.

    Tristán Ulloa (Orleans, Francia, 1970) habla con SensaCine sobre lo que le espera a Miguel Cortázar, su personaje en 'Gran Reserva', en la segunda temporada de la serie. Los nuevos episodios se estrenan en TVE en la segunda quincena de marzo y el listón ha aumentado considerablemente con las incorporaciones de Yon González ('El Internado'), Thais Blume (reciente fichaje de 'Hispania'), Marta Belmonte ('Valientes') y Álvaro de Luna ('Herederos'). Ramón Campos, su creador, nos desveló en su momento que la segunda entrega empieza con la boda entre Pablo (Francesc Garrido) y Sara (Alejandra Lorente), y también nos avisó de que los personajes de Gustavo (Armando Del Rio), Emma (Ana Risueño) y Miguel (Ulloa) iban a dar mucho juego.

    La segunda temporada de 'Gran Reserva' empieza cinco meses después de la muerte de la pequeña Claudia (Lucía Gil) y de la quema de las viñas Cortázar. El embarazo de Emma (Risueño) sigue adelante, Miguel (Ulloa) le hace pensar a su padre Vicente (Emilio Gutierrez Caba) que es el de antes para tomar el control de las bodegas y, poco a poco, va recuperando fragmentos de memoria, incluido un recuerdo de infancia que le obsesiona. La vida, mientras tanto, parece sonreír a los Reverte. Con Raúl (Aitor Luna) al frente, las bodegas han conseguido un prestigio comercial antes nunca visto y se han colocado como una de las marcas más prósperas de La Rioja.

    Recuerda qué papel jugarán los nuevos personajes, vuelve a leer nuestra entrevista con Yon González y empápate de las últimas novedades. En la entrevista, Ulloa nos habla de la relación de Miguel con su padre y su todavía mujer, del alejamiento de los Reverte y de los peligros que conlleva fingir.

    ¿Cómo va a evolucionar su personaje en esta segunda temporada?

    No lo sé ni yo. La estrategia de Miguel en esta temporada es hacerle creer a su padre que ha vuelto a ser el de antes. El primero que se mosquea cuando ve esta reacción es su hermano Pablo (Francesc Garrido), que le echa en cara que creía que había cambiado tras la muerte de su hija.

    ¿Y qué le dice Miguel?

    Que está actuando así para que Vicente Cortázar (Emilio Gutierrez Caba) piense que su hijo es el de antes y así poder hacer en la bodega lo que realmente pretenden. El objetivo es hacer un poco de luz de gas al padre y mantenerlo en secreto, por supuesto. Miguel también hace esto porque quiere saber hasta qué punto es su padre es responsable de la muerte de su hija.

    Pero Miguel también va a tener un sueño del pasado. ¿Tiene relación con su padre?

    Es otra trama, relacionada con la infancia, que se verá más a largo plazo. Si te digo la verdad, todavía desconozco como se solucionará.

    Con esta resolución, ¿no le recuerda su personaje al de Harrison Ford en 'A propósito de Henry'?

    Es verdad que en la primera lectura uno puede pensar en 'A propósito de Henry', pero a mí me recuerda más a 'El corazón del ángel' [filme de Alan Parker, protagonizada por Mickey Rourke y Robert De Niro]. Miguel es alguien que busca algo, o busca a una persona, que al final se da cuenta de que a quien busca es a sí mismo. Y creo que por ahí van un poco los tiros. En la primera temporada él buscaba un responsable y resulta que el responsable era él mismo. Y en la segunda va a ir un poco por ahí también...

    ¿Cómo va a ser la relación con Paula (Belén Fabra) tras la muerte de Claudia (Lucía Gil)? Parece que ella va a sacar a relucir su lado malvado esta temporada...

    Simplemente es una mujer resentida y dolida por la muerte de la hija. Está llena de odio, de ira, y de certeza de que don Vicente (Gutiérrez Caba) fue quien mató a su pequeña. No es que se vuelva mala. Sólo piensa que tiene delante al asesino de su hija.

    ¿Y cómo va a actuar su personaje?

    Pues acompañándola y sosegándola, pero llegará un momento en el que la situación se volverá insostenible. La relación entre ellos no será la de antes ni mucho menos. Paula será alguien casi enferma, una persona muy tocada, y necesitará ayuda porque nadie está preparado para sobrevivir a la muerte de sus hijos. En pocas palabras, pierde la cabeza. Es un poco Ofelia [personaje de 'Hamlet' de William Shakespeare] en el sentido de que es una mujer que lo tenía todo muy claro pero que acaba perdiendo el juicio cuando todo se desestabiliza.

    ¿Y con Lucía Reverte (Paula Echevarría)?

    Este año me quedo bastante fuera de la familia Reverte... Bastante jaleo tengo yo en casa como para meterme en la de otros... Si no era demasiada trama, demasiado follón.

    Como se vislumbraba una relación entre Miguel y Lucía...

    Sí, pero a nivel sentimental ahora no hay nada a la vista. Miguel no está para eso en este momento. Puede tener recuerdos y nostalgia pero no está para rollos sentimentales.

    Y respecto al doble juego, ¿puede contar Miguel con sus hermanos para que no le delaten?

    Con Pablo sí que puede contar. A su hermana Emma (Ana Risueño) la quiere mucho pero no desea meterla en el tema porque es una incondicional del padre y el problema con Raúl (Aitor Luna), su hermano pequeño, es que ya está en la bodega de los Reverte.

    Raúl hace un poco lo que hacía Miguel en la primera temporada. ¿Cómo se va a sentir Miguel viendo a su hermano cuidando de Lucía y participando en el negocio de los Reverte?

    Las preocupaciones de Miguel van a ser otras. Con la que todavía es su mujer, porque han perdido una hija, y en levantar la bodega de una forma en la que él cree realmente. Y la trama de los recuerdos de infancia, con la que él va a tratar de armar un puzzle con las piezas que le van llegando y darse cuenta de que a lo mejor no le gusta tanto el resultado.

    ¿Vamos a ver en Miguel a un reflejo positivo o bondadoso de don Vicente? ¿Hasta qué punto se va a parecer a su padre en los nuevos capítulos?

    La verdad es que no lo sé. Lo que sí es verdad es que don Vicente siempre ha dicho que su hijo Pablo, mi hermano, se parece más a su padre, que era más bondadoso. Él lo que piensa en esta temporada es que yo vuelvo a ser el de antes del intento de asesinato. Don Vicente está contento por este cambio y hasta me pide tranquilidad cuando me excedo en mi interpretación para que él no se dé cuenta. Me ve tenso (risas) y me pide un poco de calma. Yo estoy en mi historia de hacer de malo y él me dice: "Hombre, tampoco te pases". Y yo le respondo: "No, papá, es que hay que poner a la gente en su sitio".

    Seguro que don Vicente le pone alguna prueba a Miguel para cerciorarse de que no es una trampa...

    Claro. Me meto en unos líos que no veas con terceras personas. Alguno me dice: "Qué cabrón, vuelves a ser el de antes". Pero a mí no me queda otra que aguantar para lograr mi objetivo.

    Y qué tal lleva lo de ser un actor que da vida a un personaje que se ve forzado a ser actor...

    (Risas). Por lo menos intento que Miguel sea bueno en su actuación (risas). También puedo hacer de alguien que actúa mal... Si la gente me ve mal esta temporada, que sepan que es por culpa de Miguel.

    Santiago Gimeno

    facebook Tweet
    Te recomendamos
    Comentarios
    Mostrar comentarios
    Back to Top