Mi cuenta
    Lo que no es real en 'Downton Abbey': las inexistentes relaciones con el servicio y la importancia de la jerarquía social
    18 may. 2022 a las 17:42
    Alicia P. Ferreirós
    Amante de las series y gran aficionada al terror, la ciencia ficción, la crónica negra y el ‘true crime’.

    La segunda película de la serie de ITV que cautivó a las audiencias durante seis temporadas acaba de llegar a las salas de cine.

    Para Julian Fellowes, el creador de Downton Abbey, era "muy importante" que su serie, emitida durante seis temporadas entre grandes aplausos en la cadena británica ITV, fuera lo más precisa históricamente hablando que le fuera posible. Así lo aseguraba en una entrevista en ABC News hace años, cuando la serie estaba todavía en emisión y era un auténtico éxito en todo el mundo. Según el guionista, ganador del Oscar por Gosford Park, su deseo es que cualquier persona, al margen de sus conocimientos de historia, pudiese sentir que en ella se estaba plasmando algo real: "Que puedas pensar: 'Me lo creo, entiendo cómo funciona' incluso aunque no sepas nada de ese periodo".

    Downton Abbey
    Downton Abbey
    Fecha de estreno 26 de septiembre de 2010 | 58 min.
    Series : Downton Abbey
    Con Hugh Bonneville, Michelle Dockery, Maggie Smith
    Usuarios
    4,4
    Streaming

    Y lo cierto es que lo consiguió. A lo largo de sus seis temporadas y las dos películas estrenadas en cines, Downton Abbey ha relatado la historia de los Crawley, una familia aristocrática inglesa, y sus sirvientes con un telón de fondo repleto de sucesos históricos reales entre 1912, fecha en la que se produjo el hundimiento del Titanic, y 1928, año en que transcurre la segunda cinta Downton Abbey: Una nueva era.

    Durante todo este tiempo, lugares concretos y algunas personalidades también han formado parte de la historia real, pero no todo es 100% real ni preciso en la descripción de cómo funciona un hogar aristocrático como Downton. Varios ejemplos de que la vida en el interior de aquellas mansiones de la época y las relaciones entre la aristocracia y sus sirvientes no siempre eran como se refleja en la serie los encontramos, de hecho, en el libro Nunca delante de los criados, de Frank Victor Dawes, que acaba de ser publicado por primera vez en español por la editorial Periférica. En él, los testimonios de centenares sirvientes desmontan la visión idealizada de aquellas dinámicas. ¿Qué más no era real en la famosa ficción histórica británica?

    ITV
    La historia real tras 'Downton Abbey': un recorrido por los sucesos que acompañan a la magistral serie

    La verdadera familia Crawley

    En la serie de Fellowes, Hugh Bonneville, Maggie SmithMichelle Dockery y Elizabeth McGovern, entre otros, encarnan a la familia protagonista, los Crawley, que son una familia ficticia. Al igual que las tramas de cada uno de los personajes que la componen y sus respectivas relaciones entre sí y con el servicio.

    Sin embargo, es interesante mencionar que, según el interesante artículo de History Extra utilizado como fuente para la redacción de este texto, los Crawley están basados en los Condes y Condesas de Carnarvon, que aún residen en el Castillo de Highclere utilizado para el rodaje de la serie. Este castillo se encuentra en Hampshire, aunque en Downton Abbey lo localizan en Yorkshire, donde reside la familia. En los libros de la actual Condesa de Carnarvon, Lady Almina y la verdadera Downton Abbey y Lady Catherine y la verdadera Downton Abbey, se describe cómo Almina Herbert, la hija ilegítima del Baron Rothschild, y una americana llamada Catherine Wendell se casaron con dos Condes de Carnarvon sucesivamente, trayendo nuevas riquezas y perspectivas a la propiedad.

    Lady Almina transformó Highclere en un hospital para heridos en la Primera Guerra Mundial, mientras que Lady Catherine acogió la visita de varios miembros de la realeza, ambos sucesos introducidos en la serie británica o en sus sucesivas películas. Aunque ambas mujeres nacieron fuera de la aristocracia británica, sus relaciones con sus sirvientes permanecieron siendo jerárquicas.

    La verdadera relación entre las familias aristocráticas y sus criados

    ITV

    Si has visto Downton Abbey ya sabes que las vidas personales de la familia Crawley y sus sirvientes están entrelazadas desde el comienzo de la serie. Robert Crawley, Lord Grantham, contrata a John Bates (Brendan Coyle), como su ayuda de cámara y, aunque otros miembros del clan y hasta el propio servicio lo cuestionan, entre ambos se crea una relación de confianza. Asimismo, Cora Crawley, Lady Grantham y sus hijas, Lady Mary, Lady Edith y Lady Sybil, también establecen sus propios vínculos con otros sirvientes durante el transcurso de la serie. De hecho, la propia Lady Sybil (Jessica Brown-Findlay) se casaba con el chofer, Tom Branson.

    Esta interacción tan habitual y casi natural en la serie, sin embargo, sencillamente no sucedió.

    Aunque Downton Abbey dedica la mayor parte de sus tramas a establecer una relación de interdependencia entre la familia aristócrata y los sirvientes, los recuerdos que comparten las personas que trabajaron como sirvientes en aquella época sugieren que estos clanes de nobleza rara vez se interesaban por la vida y opiniones de las personas que trabajaban para ellos. Sí es posible que surgiesen amistades o que incluso se produjesen relaciones románticas entre las distintas clases sociales, pero, como sostienen en History Extra, lo habitual era que entre ellos existiese una estricta jerarquía social en la que se esperaba que los sirvientes siempre supieran cuál era su lugar.

    El papel del servicio durante las cenas de gala

    Las cenas de etiqueta son un reconocible elemento en Downton Abbey y precisamente en ellas queda patente la estrecha relación que mantienen los Crawley con sus sirvientes. Ataviados con sus mejores galas y ante los platos más deliciosos, el clan protagonista sienta a su mesa a diversos invitados, a quienes atienden los sirvientes mientras escuchan todo tipo de conversaciones.

    Sin embargo, en la vida real, lejos de ser el detonante para que los criados mantuvieran sus propios debates -y por supuesto de llegar a soñar siquiera con ser parte de la conversación-, este tipo de cenas y celebraciones similares erán la máxima expresión de la desigualdad existente entre ambas clases sociales.

    Ni siquiera eran habituales en la vida real las animadas conversaciones entre los sirvientes que se muestran en la serie, según las experiencias de gente que trabajó en grandes mansiones en aquella época que han sido recogidas por los historiadores. De hecho, lejos del apoyo habitual de los Crawley a los suyos, lo habitual es que las familias no estuvieran conformes con que surgieran relaciones románticas entre las personas que trabajaban para ellos.

    En definitiva, los historiadores que han analizado la relación entre clases que se muestran en Downton Abbey han concluído que las tramas no están tan alineadas con la realidad histórica como con el propio objetivo de la serie de conectar con la audiencia. Algo que sin duda consiguieron Fellowes y su equipo.

    Si quieres estar al día y recibir los estrenos en tu mail apúntate a nuestra Newsletter

    facebook Tweet
    Links relacionados
    Te recomendamos
    Comentarios
    Mostrar comentarios
    Back to Top