Mi cuenta
    The Batman
    Críticas
    4,5
    Imprescindible
    The Batman

    El regreso del Detective

    por Alejandro G.Calvo

    El regreso de Batman a la gran pantalla, tras sus múltiples apariciones en las distintas sagas de BurtonSchumacher y Snyder, esta vez con Matt Reeves (Monstruoso, 2008) a los mandos del asunto, significa todo un revulsivo dentro de la, más bien confusa, línea de películas de DC / Warner, al presentar a un nuevo Batman que, si bien, está en consonancia con la mirada y el cuerpo que le otorgó Christopher Nolan en El caballero oscuro (2008), ahonda aún más en la aproximación a un personaje torturado presentado en un contexto terriblemente adverso, con un villano cruel, enloquecido y sumamente inteligente -también hay ecos del Joker de Heath Ledger en el Enigma de Paul Dano-, renueva su posicionamiento sobre el personaje al plantearlo más como un detective enmascarado que con un superhéroe capaz de resolver sus problemas lanzando batarangs y pegando puñetazos. Todo ello en un contexto extremadamente realista -de nuevo más cerca que Nolan que de Snyder, por ejemplo- donde Batman no deja de correr a la caza de un asesino imprevisible, siendo golpeado una y otra vez por sus rivales (creo que es la película en la que Batman más puñetazos y balas se acaba zampando).




    Reeves acierta de pleno en su planteamiento de la jugada. Con una puesta en escena cuidadísima, plagada tanto de imágenes sensuales -ese Bruce Wayne yendo en moto mientras suena el “Something in the way” de Nirvana- como de secuencias de alto poder adrenalínico donde el cineasta decide dejar la cámara fijada -en los laterales y en el interior del coche o de la moto- creando unas imágenes potentísimas donde la violencia es vivida más que observada, girando el vacío habitual de tanta escena grandilocuente en el cine de superhéroes contemporáneo, hacia una imagen física y violenta que gana más por la combinación inteligente de planos aislados que con la cansina secuencia larga y ampulosa de cualquier película que os venga a la cabeza.

    The Batman más que cine de superhéroes -tiene poco de “súper” aquí el héroe enmascarado- es cine negro contemporáneo con toques de terror absoluto. La conexión con los thrillers de David Fincher es más que nítida: tanto Seven (1995) -atmósfera pesimista, prácticamente toda la película pasa de noche en un Gotham anegado por la lluvia- como Zodiac (2007) -ya no sólo por los acertijos de Enigma, sino por la sensación de fatalidad que arrastra una investigación que o bien no parece llegar a ninguna parte y donde la mayoría de las pistas están trucadas-. Que el criminal enloquecido haga correr a Batman y a Gordon por toda la ciudad para siempre acabar llegando tarde a los crímenes, recuerda mucho también a los detectives protagonistas de Seven, marionetas en un juego que no acaban de entender y con un enemigo tremendamente hábil (incluso con su locura). Batman, por más superhéroe que se crea, aquí aparece desconcertado y apesadumbrado, no puede atrapar a Enigma a puñetazos, así que debe esforzarse mucho en afilar sus dotes de detective. Todo ello combinado con el ambiente puro del cine negro con ecos del M, el vampiro de Dusseldorf (1931) de Fritz Lang (recordemos que Reeves es el guionista de esa obra total del post-noir que es La otra cara del crimen (2000) de James Gray.

    Dado el corpus dramático de la cinta, con exploración a las heridas familiares de los Wayne inclusive, su tono negrísimo y su espíritu de thriller criminal, es cierto que The Batman se habría beneficiado de un metraje algo más reducido. Tres horas de película da espacio para muchas cosas y no todas acaban pesando igual en la balanza. No es lo mismo que la película siga los pasos de Enigma que los de Falcone (John Turturro) e igual aún había podido arriesgar más y ahorrarnos una gran escena final que, esta vez sí, se acerca al territorio común del cine de superhéroes. Es el único pero que le puedo poner a una película que, en líneas generales, me parece fabulosa, tensa y terrorífica cuando toca, apesadumbrada y fatalista cuando las sombras se hacen dueña de la función. Un gran acierto el de Matt Reeves.


    Warner Bros. Entertainment In
    DE QUÉ VA 'THE BATMAN'


    Bruce Wayne (Robert Pattinson) se enfunda cada noche en el traje de Batman para mantener a salvo a los ciudadanos de Gotham City, mientras busca vengar la muerte de sus padres cuando sólo era un niño. La ciudad se ha convertido en un hervidero de villanos, que tienen como objetivo final acabar con ese caballero oscuro que complica su existencia. El último en entrar en escena es el despiadado Enigma, un asesino en serie que ha desatado una preocupación general entre los habitantes de Gotham. Para enfrentarse a él, Batman debe aliarse no sólo con el comisario Gordon, sino también con Selina Kile (Zoë Kravitz), el alter ego de Catwoman, cuyo métodos no terminan de convencerle.


    ¿Quieres leer más críticas?

    Comentarios

    Mostrar comentarios
    Back to Top