Mi cuenta
    El Piano
    Críticas
    4,0
    Muy buena
    El Piano

    Pagando en carne

    por Covadonga G. Lahera
    Tras haber filmado unos cuantos cortos en los ochenta y habiéndose aproximado también a la televisión a finales de dicha década, Jane Campion comenzó su carrera cinematográfica con Sweetie y Un ángel en mi mesa. Fue El piano su consagración internacional, le valió la Palma de Oro en el festival de Cannes (ex aequo con Adiós a mi concubina) y otros tantos premios en festivales de categoría, incluyendo tres Óscars de Hollywood. Sin embargo, parece que la realizadora de Wellington quedó engullida por aquel rotundo éxito y filmes posteriores como Retrato de una dama, Holy Smoke, En carne viva o Bright Star no estuvieron a la altura de las expectativas.

    La historia que El piano cuenta se sitúa en la mitad del siglo XIX y su ambientación se mantiene fiel a la estética de un Romanticismo algo recargado, así como arrebatado, tono que va adquiriendo el melodrama sentimental que pone en escena, y que se va dosificando con eficacia logrando absorber al espectador. Una pianista, muda de nacimiento, se dirige con su hija desde su Escocia natal a Nueva Zelanda, donde contraerá un matrimonio concertado por su padre. De pronto aparecerá otro hombre con el que iniciará una irrefrenable aventura sexual. Es la contrucción de esta relación el punto fuerte del filme de Campion, así como su dirección de actores, donde Harvey Keitel y Holly Hunter sellan un par de interpretaciones llenas de matices donde a la vulnerabilidad de ella se contrapone la naturaleza bruta y salvaje de él.

    A favor: La construcción del triángulo y las interpretaciones de los implicados, destacando la progresiva atracción que ponen en escena Hunter y Keitel, sin desmerecer la de una pequeña Anna Paquin. Y, por supuesto, la celebérrima partitura de Michael Nyman.

    En contra: Que toda su confección parezca tan perfecta y que una realizadora que tanto prometía no haya trascendido, ni repetido, semejante acabado con sus obras posteriores.
    ¿Quieres leer más críticas?

    Comentarios

    Mostrar comentarios
    Back to Top