Mi SensaCine
    Blanca Suárez ('El verano que vivimos'): "Actuar con acento es como cuando trabajas en otro idioma"
    Por Andrea Zamora — 2 dic. 2020 a las 22:00

    Hablamos con la intérprete, el director Carlos Sedes y el resto del reparto -Pablo Molinero, María Pedraza, Javier Rey, Guiomar Puerta y Carlos Cuevas- durante la 68ª edición del Festival de San Sebastián. ¡Estreno este viernes!

    Dos historias. Una ambientada en Jerez de la Frontera en el año 1958. Otra en el presente. Un triángulo amoroso del pasado. Y un viaje por carretera en la actualidad para descubrir qué ocurrió a finales de los años 50 entre los viñedos andaluces. El verano que vivimos, la nueva película del director Carlos Sedes con Blanca Suárez como protagonista, se mueve en dos tiempos para narrar un romance imposible. El filme, también con Javier Rey, Pablo Molinero, María Pedraza, Guiomar Puerta y Carlos Cuevas en su reparto, llega a las salas de cine españolas este viernes 4 de diciembre. En SensaCine, durante nuestro paso por la 68ª edición del Festival de San Sebastián, hablamos con el realizador y el elenco sobre lo que ha supuesto actuar poniendo acento, cómo se fue desarrollando la idea de la película a partir de una historia real y si el confinamiento nos ha hecho darle un nuevo valor a la cultura. 

    Alejandro Sanz ('El verano que vivimos'): "El cine y la música son un matrimonio perfecto"

    “Nos quedamos con el concepto nada más”, afirma Sedes sobre el origen de la historia de El verano que vivimos. “Nos gustaba mucho el concepto. El hecho de que algo tan triste como puede ser el recordatorio de una esquela o de un fallecimiento, pues este hombre, que la sigue publicando, lo convirtió en una declaración bellísima de amor. Una poesía”. 

    La noticia se conoció en 2017. Desde hace más de 20 años, un hombre llamado José Luis Casaus envía a El País una esquela para ser publicada cada 21 de marzo. Todas ellas están dedicadas a su esposa Elena Lupiañez Salanova, fallecida en 1994. Y este hecho real es el germen de El verano que vivimos. Isabel (Puerta), una joven estudiante de periodismo, comienza sus prácticas en un diario de un pequeño pueblo costero de Galicia. Allí descubre que, siempre en la misma fecha y siempre dirigidas a una tal Lucía, alguien envía una esquela que, más que el anuncio de una muerte, parece una carta de amor. Isabel sabe que detrás de eso hay una historia y decide embarcarse en un viaje por España junto a Carlos (Cuevas) para descubrir qué ocurrió en el triángulo amoroso formado por Lucía (Suárez), su prometido Hernán (Molinero) y el amigo y arquitecto de este último Gonzalo (Rey). 

    Acento andaluz y pisar la uva

    En el filme, Suárez, Molinero y Pedraza dan vida a tres personajes andaluces. Para interpretarlos tuvieron que poner acento. “Fue de las cosas que a mí más me preocupaban”, afirma Molinero sobre la experiencia. “Lo del acento estaba en todas las escenas y era algo que, cuando estás probando, te sale por peteneras”. 

    Como cuenta Suárez: 

    Al final, es como cuando trabajas en otro idioma, que no es el tuyo materno y que tampoco, obviamente, dominas. Es un poco hándicap y es un punto donde estás dirigiendo tu energía y se la estás quitando a la actuación. Es un poco como equilibrar esa balanza e intentar hacerlo todo lo mejor que sepas

    Pedraza, por otro lado, disfrutó poniendo acento, algo que le permitió conectar con sus raíces andaluzas. “Yo soy muy payasa”, comienza. “Me apetecía mucho. Tengo raíces andaluzas por mi padre, que es cordobés. Me apetecía hacer un guiño a Andalucía también. Me encanta. Me flipa la esencia de Andalucía. Y me parecía muy divertido”, añade. 

    En el filme, Molinero, Rey y Suárez tienen una escena en la que los tres hacen la pisada de la uva, una labor que se lleva a cabo durante la vendimia y que consiste en pisar las uvas para extraer el mosto y elaborar el vino. “Era la primera vez”, cuenta Suárez al hablar sobre esa escena. “Pierdes el equilibrio un poco”, añade Rey. “A veces pisas ramas… Es una sensación un poquito… Menos mal que es uva, pero parece que estás chafando insectos o caracoles. Es una sensación extraña”, recuerda Molinero. 

    Volver a las salas de cine

    Ante la situación actual provocada por la crisis del coronavirus y la baja asistencia a las salas de cine, ¿siente el reparto cierta responsabilidad a la hora de volver a llenarlas? “Responsabilidad como tal, directa, no. Nosotros tenemos la responsabilidad de hacer buenas películas y esta es una muy buena película”, responde Rey. “Como ciudadanos y como espectadores de cine, el poder recalcar y tener un medio para afianzar la seguridad de la gente para ir a las salas de cine y que se pueda disfrutar, tanto cine como teatro, cualquier tipo de espectáculo con todas las medidas de seguridad… Yo creo que, poco a poco, lo estamos haciendo entre todos. Estamos perdiendo el miedo y la gente se está acercando más a las salas. Y más que lo hará de aquí a final de año porque nos estamos acostumbrando a esta situación y la gente desea ver pelis en cine”, añade. 

    Durante el confinamiento, la cultura ha sido una herramienta para poder desconectar durante un momento de la realidad. ¿Ha hecho eso que le demos un nuevo valor? “No lo sé porque el ser humano es cíclico y cae tantas y tantas veces con la misma piedra”, afirma Cuevas. “Pero sí. Es una vez más evidente de la importancia y de lo necesario de la cultura y por eso me parece muy especial estrenar la película en estas circunstancias. Además, una película muy luminosa. Una película muy optimista. Que creo que la gente y los cinéfilos que han echado de menos sentarse en una sala de cine lo van a agradecer”, concluye. 

    Sobre estas líneas, no te pierdas nuestra entrevista completa con el reparto y director de El verano que vivimos y, a continuación, el tráiler de la película. 

     

    facebook Tweet
    Links relacionados
    Te recomendamos
    Comentarios
    Mostrar comentarios
    Back to Top