Mi cuenta
    Willem Dafoe ('Togo'): "Lo más bello de mi profesión es que siempre estás empezando de nuevo"
    Por Alejandro G. Calvo — 21 abr. 2020 a las 14:48

    El actor norteamericano es el protagonista de uno de los lanzamientos estrella en la plataforma Disney+. ¡Ya disponible en la plataforma en 'streaming'!

    Viernes, 17.45h. Estoy encerrado en la habitación a modo de improvisado despacho. O la habitación es pequeña, o la cama es grande, sea como sea no hay espacio ni para mesillas de noche, no hablemos de una cómoda. Oigo a los niños gritar en el salón y vuelvo a rezar (es un decir) cuatro padrenuestros para que no se me cuelen en el habitáculo cuando Willem Dafoe esté en línea. Tengo dos móviles: uno para escuchar en manos libres, otro para grabar el audio (todo el material del periodista se quedó en la oficina, varado por el coronavirus); y veinte preguntas garabateadas en inglés en una libreta de 2004 que he encontrado ordenando la librería. Nunca he entrevistado a Willem Dafoe, quien acaba de estrenar en Disney+ Togo. Es uno de mis actores favoritos. También uno de los mejores de la historia del cine moderno. Estuve cerca cuando presentó Pasolini (2014) en San Sebastián, pero ahora mismo, ni siquiera recuerdo qué es lo que pasó, qué impidió esa entrevista. Solo pienso que ojalá mi mujer sea capaz de retener a los enanos durante quince minutos, que es lo que está previsto que dure la llamada. 17.53h. Suena el primer móvil. Aprieto el botón rojo de grabar en el segundo. Le doy al manos libres. Antes de que pueda decir nada suena la voz añeja del actor de Platoon (1986). "Hi, Alejandro". "Hello, Mr. Dafoe". Empieza la fiesta.

    Viendo Togo me ha recordado a películas canónicas de la historia del cine en la que se ve como un hombre se enfrenta a la naturaleza nevada más salvaje. Pienso en Dersu Uzala (1975) del maestro Akira Kurosawa o en Nanuk, el esquimal (1922) del pionero Robert J. Flaherty. ¿Te atrajo esa parte de lucha a la hora de aceptar el papel?

    Siempre que escojo un papel pienso: "¿qué podré aprender de ello? ¿Es esta una aventura a la que me quiero enfrentar?". Y Togo respondía muy bien a estas preguntas. De entrada sabía que debía aprender el cómo ser un buen conductor de perros de nieve. Sabía que íbamos a rodar en paisajes preciosos. Que la naturaleza iba a ser un factor tremendamente clave en la película. Entendía que iba a tener que hacer secuencias de acción, que es algo que siempre me parece excitante. Y, bueno, era una buena historia y la gente que estaba detrás de ella también lo era. Además me encanta hacer películas en espacios naturales. Trabajar en contacto con la naturaleza es siempre un desafío; piensa que como el tiempo cambia cada día, uno nunca sabe a ciencia cierta qué se va a encontrar y cómo va a afectar eso a tu trabajo.

    ¿El rodaje fue tan duro como uno puede imaginar viendo las imágenes de la película?

    Sí lo fue. Fue duro trabajar con animales que, aunque son profesionales, solo están entrenados hasta un cierto punto. Tienes que estar muy pendiente de ellos y si, al mismo tiempo, estás rodando en lo alto de una colina, en el borde de un acantilado… ¡Cuando el tiempo cambia en dos minutos! ¡Y en esas localizaciones el tiempo puede ser brutal! Te puedo asegurar que es todo un desafío. Pero es algo que hay que hacer. Porque hay que transmitir cierta verdad en las imágenes de la película. No se trata únicamente de contar una historia. Hay que ir más allá. Así que tú tienes que vivir una experiencia donde la audiencia se pueda involucrar de la forma más veraz posible.

    La película arranca como si fuera un wéstern en la nieve. Con un buscador de oro sin suerte anclado en un pequeño pueblo en la última frontera de Alaska que debe reinventarse para sobrevivir. Curioso, porque usted sólo tiene una pequeña colaboración en el mundo del wéstern, con Michael Cimino en La puerta del cielo (1980).

    Es gracioso que me preguntes por ello porque ahora mismo estoy en conversaciones para hacer algunos wésterns. Yo nunca he hecho un wéstern como tal. Así que sí estoy contigo de que Togo tiene esa esencia, sobre todo en el espíritu de la frontera, en la ética de los personajes, en el desafío al que se enfrentan... Todo ello tan habitual en los wésterns. Me gustan muchísimo los wésterns. Es muy difícil hacer un wéstern a día de hoy. La manera de pensar es distinta, la manera de comportarse es distinta, la ética es distinta. Pero hay algo en los wésterns que conecta con nosotros. Será por su conexión histórica, por sus salvajes desarrollos, sus hábitats naturales… Siempre es algo que a mí me ha atraído mucho.

    ¿Es cierto que Diesel -el perro que da vida a Togo en la película- es un descendiente natural del Togo original? ¿Fue fácil trabajar con él?

    Exacto. Es la quinta generación de descendientes del Togo original. Y trabajar con él… [se para, se troncha] ¡Fue un desafío! Se supone que nunca debes hablar mal de tus compañeros de trabajo, así que no hablaré mal de él. Pero él es un perro y queríamos que fuera un actor, así que tuvimos que ser muy pacientes con él. Tuvimos que introducirnos en su mundo para poder comunicarnos con él. Fíjate, para las escenas de acción se usaban otros perros. Estaban entrenados, eran una pasada, obedientes, ágiles, determinados, cariñosos… Pero Diesel era, bueno, ¡un perro de Hollywood! [se troncha otra vez]. ¡Diesel era una estrella!

    Mirando tu carrera está claro que tienes fidelidad máxima con algunos directores, como Abel Ferrara, Paul Schrader o Wes Anderson, sin miedo a hacer con ellos películas realmente complejas como la reciente Siberia (2020) de Ferrara o Como perros salvajes (2016) de Schrader. Pero, ¿cómo es cuando te enfrentas a un nuevo director como Ericson Core?

    Bueno, conocer a un nuevo director también es un desafío. Con alguien con quien ya tienes pasado y complicidad todo suele ser más agradable. Hay confianza. Hay entendimiento mutuo. Es casi como un viejo matrimonio. Os conocéis perfectamente el uno al otro. Pero cuando trabajas con un nuevo director siempre existe la posibilidad de que vuelva a surgir ese primer amor. Ese flechazo. Me ha pasado con muchos. Los más recientes: Ericson Core y Robert Eggers, con quien hice El faro (2019). En mi caso, cuando es un nuevo director, me fijo mucho en el proceso preproducción, buscando siempre que haya buen entendimiento entre ambos, que estemos alineados. Con Ericson fue fácil, porque no sólo es director, también sabía un montón sobre animales, sobre la naturaleza, es un hombre de acción y sabe rodar la acción… Yo no lo conocía antes de Togo y fue muy agradable y enriquecedor trabajar con él. 

    Realmente has trabajado con prácticamente todos los cineastas importantes de la época moderna, porque además de los citados, también lo has hecho con Werner Herzog, Martin Scorsese, David Lynch, David Cronenberg, Lars von Trier, Wim Wenders, John Waters, Oliver Stone… ¿Hay alguno con el que no lo hayas hecho todavía y lo estés deseando?

    Por supuesto. Mira, a mí siempre me ocurre lo mismo. Cuando veo una buena película por primera vez y no he trabajado aún con el director, pienso: "¡A ver si me llama para la siguiente!" Porque te preguntas: "¿Cómo habrá hecho algo tan hermoso?". Necesitas saberlo. Así que la mejor forma de saberlo es trabajando con él. Luego ya hay muchos aspectos a considerar: si encajas en el proyecto, si te vas a entender, etc… Pero, sí, quiero trabajar con muchos directores con los que aún no lo he hecho pero o no ha surgido la ocasión o ni siquiera me lo han propuesto. Estas cosas no se pueden forzar. Tienen que surgir de forma natural. Lo más bello de mi profesión es que siempre estás empezando de nuevo. En cuanto acabas una película y empiezas otra, y yo he hecho unas cuantas. Te lo juro por Dios, siempre me pregunto: "¿Qué tengo que hacer? ¿Cuál es mi trabajo? ¿Cómo hay que hacerlo?". Es como una amnesia que surge natural a cada nuevo rodaje. Yo siempre trato de encontrar algo nuevo que hacer. Y no sólo por hacer cosas diferentes o sorprenderme a mí mismo. La razón más importante es que tu entrega será mucho mayor, más profunda, más intensa, cuando estás aprendiendo cosas nuevas, cuando estás yendo a lugares donde no habías estado antes. Imagina despertarte y que tengas que enfrentarte a un mundo nuevo, un mundo al que no te habías enfrentado antes. Quizás es todo una ilusión, pero da igual, porque si tú estás motivado y emocionado acabas conectando con ello, y ese mundo ajeno acaba convirtiéndose en tu mundo. Es entonces cuando hacer una película se convierte en un proyecto feliz, bello y lleno de sorpresas.

    Togo ha sido una película producida directamente para Disney+. Me gustaría saber si eso cambia de alguna forma la producción de la película y la preparación para ella en sí.

    Nada en absoluto. Nosotros sabíamos que la película se estaba haciendo para Disney+ y que el objetivo era que la película motivara a la gente a suscribirse a la plataforma para así poder verla. Pero eso no varió en absoluto la forma en la que se suelen hacer las películas. Por un lado el director contó con el apoyo absoluto del estudio para trabajar en libertad y, por otro, toda la producción de la película, en cualquiera de sus fases, seguía los parámetros de una película que se estrena en salas de cine. Así que Togo, realmente, tal y como está realizada, con muy pocos efectos digitales y una fotografía increíble, podría proyectarse en la pantalla de cine más grande construída. Está claro que la forma en que la gente ve películas siempre está cambiando. Pero tanto a nivel de presupuesto, de localizaciones, de puesta en escena, de compromiso del equipo… Es exactamente el mismo, se trate de una película que se proyecte en una pantalla grande o una pequeña. A mí me hubiera gustado que también se estrenara en cines (que es como yo la pude ver), porque es una película realmente bella, pero entiendo que se quiera esta exclusividad para la plataforma porque, al fin y al cabo, el cine también es un negocio.

    Empieza ahora tu prueba gratuita de 7 días en Disney+ y consigue acceso ilimitado a películas, series, Disney+ Originals exclusivos y clásicos inolvidables de los mejores creadores de historias del mundo. 

    facebook Tweet
    Links relacionados
    Te recomendamos
    Comentarios
    Mostrar comentarios
    Back to Top