Mi cuenta
    Ron Howard retrata en 'Trece vidas' el estremecedor caso de los niños atrapados en la cueva: “No quería que esto fuera una versión de Hollywood”
    3 ago. 2022 a las 15:33
    Custodio Guerrero
    Custodio Guerrero
    -Redactor de series
    “En esta vida hay que ver de todo”. Esta es la filosofía de Custodio Guerrero. Desgrana teorías, intenta estar atento a un posible nuevo éxito seriéfilo y es fan del anime.

    La película protagonizada por Colin Farrell y Viggo Mortensen se estrena en Prime Video este viernes 5 de agosto.

    Trece vidas narra el estremecedor caso real de los niños de Tailandia que quedaron atrapados en una cueva en 2018. Todo el mundo se volcó en intentar salvar a los 12 niños que se adentraron en dicha cueva junto a su joven entrenador de fútbol y en el que quedaron más de dos semanas atrapados.

    Trece vidas
    Trece vidas
    Fecha de estreno 5 de agosto de 2022 | 2h 27min
    Dirigida por Ron Howard
    Con Colin Farrell, Viggo Mortensen, Joel Edgerton, Tom Bateman, Josh Helman
    Usuarios
    3,4
    Ver en Amazon Prime Video

    Ron Howard se encarga de dirigir esta película con un reparto principal formado por Viggo Mortensen, Colin FarrellJoel Edgerton y Tom Bateman, entre otros, y que llega a la plataforma de streaming Prime Video este viernes 5 de agosto.

    Por esta razón, SensaCine ha tenido la oportunidad de entrevistar a Ron Howard, ganador del Oscar por Una mente maravillosa, donde nos ha explicado las dificultades de poder adaptar una historia real como película o cómo los actores decidieron involucrarse tanto en el filme que decidieron hacer también las tomas bajo el agua y no dejárselos a dobles especialistas en ello.

    ¿Cuál es la parte más difícil de rodar una película basada en una historia real?

    Bueno, siempre sientes una gran responsabilidad de sacar a la luz la verdad de la historia. Tienes que hacerlo lo más convincente posible. Es una versión de la historia real, pero con guión. Entonces hay una ficción de ciertas escenas, pero aún así estás tratando de llegar a una verdad fundamental. Así que eso lo primero y lo más importante.

    En este caso, sentí una gran responsabilidad culturar al tratar de transmitir lo que significa este hecho para Tailandia y cómo la cultura del país realmente influyó en ello. Y fue algo de lo que me informaron por primera vez los buzos occidentales. Me dijeron que la espiritualidad de la región, el compromiso con la idea del karma y el valor de eso lo sintieron de alguna manera.

    Estaban creando una especie de energía y los buzos occidentales no son muy espirituales que digamos. Son muy prácticos. Pero todos tenían que reconocer que había algo único en la energía que rodeaba este rescate, gracias sobre todo a la gente de Tailandia y a su cultura.

    Al ver la película es difícil no sentir un poco de angustia por sus protagonistas ¿Tuviste la misma sensación al rodarla?

    En verdad sí que sentí mucha empatía por todo en general, ya que son unos niños atrapados en una cueva. Los buzos participando en el rescate sabiendo que es casi imposible que haya posibilidades de sacarles de manera segura, el desamor de los padres, las responsabilidades de los voluntarios que estaban ahí, los políticos involucrados...fueron muchas versiones de coraje y decisiones de riesgo que estaban a ojos de cualquiera. Cuando más aprendí de esta historia, sentí que el público la encontraría fascinante.

    ¿Hay algo que te impactó mucho sobre el rescate pero que no pudiste tratarlo en la película?

    Cualquier cosa sobre el rescate que era impactante encontré una manera de introducirlo en la película. Pero creo que la frustración que había allí. Había mucha gente tratando de ayudar. Personas explorando otras cavernas y túneles de la cueva. También había gente que traía ideas que al final no funcionaron. Como media docena de grupos diferentes experimentando con nuevas ideas.

    Hubo muchos detalles realmente geniales e interesantes para los que simplemente no había espacio. Nada de eso fue realmente impactante, pero pensé que todo era fascinante. Por lo que creo que todas las versiones de esta historia que se han contado y se contarán son todas relevantes porque es una historia tremendamente interesante e intrincada. Esta es la historia contada a través de mi filtro y espero que la gente lo encuentre atractivo, emotivo e interesante.

    Prime Video

    ¿Llegaste a hablar con las personas que estuvieron involucradas en el rescate?

    Hablé con varias. Con los buzos, el ingeniero que subió a la montaña y otras personas que en realidad iban a ser personajes de nuestra película, pero que estaban dispuestas a estar disponibles para hablar. Y, por supuesto, se hizo mucha investigación. Los investigadores se reunieron con quien hiciese falta. Luego, además de todo lo demás, lo miembros del reparto se comunicaron con personas que habían estado cerca de la operación. Se aprendieron muchos detalles de esta manera.

    ¿Cómo fue el proceso de rodar en el interior de la cueva?

    No pudimos trabajar en la cueva real y la COVID-19 no nos permitió ir a Tailandia cuando comenzamos a rodar. Eventualmente pudimos ir y rodar algunas escenas, por las que estoy muy agradecido. Así que construimos la cueva, la boca de la cueva y todos los interiores. Todo eso fue decorado.

    Molly Hughes, que es nuestra diseñadora de producción, lo hizo genial. Traté de hacerlo lo más auténtico posible. Y cuando se trataba de los momentos bajo el agua, trabajamos muy estrechamente con los buzos para que pudieran describirnos en detalle qué secciones de la cueva les crearon la mayor cantidad de problemas y dónde estaban los mayores riesgos y desafíos. Y esas fueron las partes de la cueva que, por supuesto, construimos y escenificamos.

    Los actores tuvieron que hacer un entrenamiento exhaustivo para el rodaje de esas escenas bajo el agua ¿Verdad?

    Ninguno de los actores es ajeno a ese tipo de preparación física para un papel. Y todos habían sido buzos antes. Tuvieron que volver a certificarse como tal por temas de seguros y demás. Y luego comencé a trabajar con los verdaderos buzos que vinieron a Australia.

    Trabajaron como asesores técnicos, no solo en el buceo en el equipo, sino también en el medio ambiente. Como el campo base y todo lo que se observó sobre la mecánica del rescate y demás. Pero a medida que nuestros actores comenzaron a aprender las técnicas de buceo, vinieron a mi y, liderados por Viggo Mortensen, dijeron: 'Queremos hacerlo todo. Como ahora hemos aprendido las técnicas, podemos hacerlo con bastante seguridad'.

    Les dije que no había tiempo, pero siguieron explicando que trabajarían horas extra. Lo que fuese necesario, pero que querían hacerlo. Y eso fue algo que nunca podría haberles pedido. Pero cuando se ofrecieron, aportó mucho a la película. Así que les estoy muy agradecido. Incluso terminaron haciendo parte de la fotografía porque se adaptaron tanto allí abajo que a veces en esos espacios reducidos era francamente más fácil darle una cámara a uno de ellos y dejar que fotografiasen al otro buzo que conseguir que se metiese dentro un operador de cámara.

    ¿Tuviste algún problema para rodar alguna de las escenas de la película?

    Solo tuve un montón de preocupaciones, pero sin grandes problemas. El rodaje en la cueva fue más lento de lo que esperaba y mucho más difícil por parte de los actores. Había rodado mucho bajo el agua antes, pero cuando empiezas a poner a la gente en esos espacios reducidos, incluso si son decorados, tienes que tener mucho cuidado. Hay que ser muy reflexivo y metódico. Eso fue difícil.

    Prime Video

    También fue un gran desafío al tratar de recrear el ambiente del campamento base. Requirió mucha investigación. Nuestros directores asistentes y el equipo en general tuvo que ensayar con la gente. No podían simplemente entrar y elegir un accesorio y hacerlo convincente. Tuvimos que echar un vistazo a las imágenes de las noticias y ver qué estaba haciendo la gente.

    Y eso solo es para el trabajo de campo. Pero temíamos como 25 o 30 escenarios que podíamos hacer de una manera muy auténtica. Era importante para mi hacerte sentir como si realmente estuvieras allí. El otro gran desafío fue el idioma. No hablo tailandés y tenía que hacerlo.

    No solo delegué a mis coproductores que eran tailandeses y a los directores de fotografía, sino también a los actores. Y muchos eran actores del norte de Tailandia, que tienen su propio dialecto y cultura. Comenzaron a explicarme que algunas cosas en el guion eran culturalmente inconsistentes con la forma en que se dirían las cosas, la forma en la que rezan o cómo tratan a la autoridad.

    Por lo que tuvimos que analizar eso con mucho cuidado y consideración. Y tenían que confiar en mí en que quería sacar a la luz la verdad. No quería que esto fuera una versión de Hollywood. Quería que el público tailandés la viera y sintiera que podría haber sido hecha por un equipo de cine tailandés. Que de alguna manera lo fue porque muchos del equipo eran tailandeses y los actores también.

    Si quieres estar al día y recibir los estrenos en tu mail apúntate a nuestra Newsletter
    facebook Tweet
    Links relacionados
    Te recomendamos
    Comentarios
    Mostrar comentarios
    Back to Top