Nota películas
Mi SensaCine
    'Los Bridgerton': así ha manejado Netflix la escena más controvertida de los libros
    Por Alicia P. Ferreirós — 29 dic. 2020 a las 22:00
    facebook Tweet

    La serie introduce algunos cambios en la escena en la que Daphne fuerza a Simon, un momento que ya en su día causó un gran rechazo entre sus lectores.

    Netflix

    Los Bridgerton, la primera serie de Shonda Rhimes para Netflix, se ha convertido rápidamente en una de las series más populares de la plataforma de 'streaming' tras el debut de su primera temporada al completo al pasado viernes día de Navidad. Pero, a pesar de contar con el sello de la creadora de Anatomía de Grey, Cómo defender a un asesino y Scandal, entre otras, si alguien sabía antes que nadie que la ficción llegaba cargada de salseo, escenas subidas de tono y adictivas idas y venidas entre distintos miembros de la alta sociedad londinense, eran sin duda los lectores de la obra de Julia Quinn de la que Los Bridgerton es adaptación.

    Publicada a lo largo de los primeros 2000 por la autora de novelas románticas estadounidense, la saga literaria conocida como "Serie Bridgerton" está formada por ocho libros, cada uno de ellos enfocado en uno de los hermanos de la familia protagonista. Todas ellas con la condición de 'bestseller' y con el honor de haber reunido a una auténtica legión de lectores en todo el mundo, las historias de Quinn sobre esta poderosa familia del periodo de Regencia constituyen material más que de sobra para que el nuevo hit de las series originales de Netflix logre multiplicar su público también en pantalla.

    Como siempre que una obra de éxito es objeto de algún tipo de adaptación, la serie de Netflix rápidamente ha sido objeto de escrutinio de los lectores de la saga literaria, que no han tardado en encontrar las diferencias introducidas por el 'showrunner' Chris Van Dusen para su conversión en un título televisivo que estaría viendo la luz en 2020. Y, también como siempre, algunos han aceptado estos cambios mejor que otros.

    Una de las escenas que ha modificado la serie de Shondaland para la prestigiosa plataforma de 'streaming' ha sido precisamente una de las más controvertidas de las novelas: uno de los numerosos encuentros sexuales que la pareja estrella de la ficción, Daphne (Phoebe Dynevor) y Simon (Rège-Jean Page), protagonizan tras contraer matrimonio. Sin embargo, aunque en la serie de Netflix es descrita como una escena en la que Daphne fuerza una situación e ignora la voluntad de su marido para conseguir su propósito, en la novela de Quinn el momento en cuestión ni siquiera empieza como una relación consentida. Un encuentro que en su día causó estragos e indignación entre los fans de las novelas románticas.

    Si ya has visto Los Bridgerton al completo, sabrás que Daphne y Simon protagonizan un momento álgido en su tóxica relación cuando, tras su matrimonio y en plena luna de miel, hacen el amor por primera vez. Durante todo un episodio, la pareja se deja llevar por la pasión en todo momento y lugar mientras una inexperimentada Daphne, ignorante de todo lo relacionado con el sexo, comienza a sospechar sobre el comportamiento de Simon, que se aprovecha de la falta de conocimiento de su esposa para lograr su propósito. Una vez enterada de cómo su marido está intentando a toda costa evitar que se quede embarazada, Daphne decide pasar a la acción, se apodera de una de sus relaciones sexuales y le impide controlar la situación como había estado haciendo hasta ahora en contra de su voluntad, forzándole a terminar en su interior. Es entonces cuando, viendo la reacción de Simon, descubre que sus sospechas eran ciertas: No es que no pueda tener hijos, es que no quiere tenerlos.

    En las novelas de Julia Quinn, sin embargo, la escena que pone en peligro la decisión por la que Simon condicionado toda su vida no comienza como un encuentro sexual que acaba en abuso, sino que se trata una relación forzada y sin consentimiento desde el primer momento. Tras haber discutido, Daphne viola a Simon, borracho y adormilado. Tal y como publica Vanity Fair en un interesante artículo sobre la escena en cuestión, únicamente es necesario darse un paseo por la comunidad virtual 'Goodreads' para comprobar que las reacciones negativas de los lectores se multiplican a la hora de hablar de la escena en particular. Y también hacia la tóxica relación entre los protagonistas en general.

    A lo largo de las siguientes novelas, Julia Quinn comenzó a ser más explícita a la hora de mostrar el consentimiento y, de igual modo, Netflix ha optado por modificar el momento y presentar la escena, clave en el transcurso de la historia, de otra manera. No obstante, el encuentro sexual que comenzaba con consentimiento, acaba teniendo un desenlace que está muy lejos de ser consentido y anula la voluntad de Simon. Y, como tal, la controversia, como ya ocurrió en hace años en el foro literario, se ha trasladado a las redes sociales.

    facebook Tweet
    Links relacionados
    Te recomendamos
    Comentarios
    Mostrar comentarios
    Back to Top