Mi cuenta
    "El silencio se podía cortar". Blanca Portillo y Luis Tosar no se conocían y lo utilizaron para su encuentro como víctima y terrorista en 'Maixabel'
    22 sept. 2021 a las 12:39
    Andrea Zamora
    Andrea Zamora
    -Redactora
    Fan de la fantasía, el ‘thriller’ y la ciencia ficción. Vive entre los muros del Hogwarts, los mundos inventados y las historias de superhéroes.

    Hablamos con los protagonistas de la nueva película de Icíar Bollaín, que llega a las salas de cine este viernes, 24 de septiembre.

    La primera vez que Blanca Portillo y Luis Tosar mantuvieron una conversación, más allá de un simple saludo, ha quedado grabado para la eternidad. Antes de lanzarse frases el uno al otro, Icíar Bollaín dijo "acción", y las palabras que salieron de sus bocas estaban escritas en un guion. El primer encuentro entre Portillo y Tosar también fue la primera vez que Maixabel Lasa e Ibon Etxezarreta estuvieron en una misma habitación. Como si el tiempo y el espacio se hubiesen plegado.

    Maixabel
    Maixabel
    1h 55min
    Dirigida por Icíar Bollaín
    Con Blanca Portillo, Luis Tosar, María Cerezuela, Urko Olazabal, Bruno Sevilla
    Medios
    3,7
    Usuarios
    3,0
    Cartelera y Entradas (264)

    Los dos actores protagonizan Maixabel, la nueva película de Bollaín que llega a las salas de cine el 24 de septiembre y que compite por la Concha de Oro en el Festival de San Sebastián. El filme cuenta los encuentros entre Maixabel Lasa y uno de los asesinos de su marido, Ibon Etxezarreta, miembro de ETA que rompió con la banda tras ser encarcelado. Un suceso que, en la película de la directora de La boda de Rosa (2020), es crucial. Todo conduce a eso. Es el corazón del filme. 

    Fue Portillo, quien interpreta a Maixabel, la que tuvo la idea de aprovechar que no había coincidido nunca antes con Tosar, Ibon en el filme, para esa esperada secuencia. "No nos habíamos visto en cinco semanas [de rodaje]", cuenta la actriz a SensaCine -puedes ver la entrevista completa en vídeo sobre estas líneas- en el certamen donostiarra.

    Y cuando ocurrió, cuando sus miradas se cuzaron, fue un momento para el recuerdo. "Por primera vez vi esos ojos que tanto miedo me daban", añade la actriz sobre su primer encuentro con su compañero de reparto. La intérprete reconoce que pocos actores en el mundo le dan pánico. "Uno: él", dice señalando a Tosar.

    Como continúa Portillo:

    Hay algo en su mirada, en su manera de trabajar, de hacer, que yo cada vez que le veo en una pantalla, me sobrecoge

    Esa admiración y miedo de la actriz hacia Tosar, y no verse hasta el momento del encuentro de sus personajes, hicieron que la expectación lo inundara todo. "Había un silencio que se podía cortar", recuerda Portillo. "Fue increíble. Yo estaba sentado, esperando, y de repente apareció Maixabel. Fue como una aparición mariana. Me vino una especie de llanto", añade Tosar. 

    UN PROYECTO DIFÍCIL Y COMPROMETIDO

    Aceptar un personaje como Maixabel o como Ibon en una película sobre las víctimas y la disidencia de ETA, con las críticas tan polarizadas que eso provoca, no parecía un "sí" fácil. "No dudé", afirma Portillo sobre embarcarse en este proyecto. Luego, la cosa cambió. Le entró pánico. "Qué difícil esto, qué comprometido, qué delicado, qué miedo, qué susto". Pero Bollaín y la propia Maixabel estuvieron ahí para sujetarla: "Para decir: ‘'cálmate, que vamos a ir poco a poco'. Pero es una responsabilidad importante". 

    Icíar Bollaín apuesta por acercarse a las víctimas y la disidencia de ETA en 'Maixabel'

    Tosar incluso llegó a rondarle por la cabeza que la película no llegase a hacerse: "Intenté o deseé en algún momento que el proyecto se cayese".  No obstante, para el actor era un trabajo al que no podía negarse: "No podías decir que no, era un material maravilloso"

    Cuando se anunció en la prensa que Maixabel Lasa había decidido llevar a cabo encuentros con los asesinos de su marido a través de la Vía Nanclares -un proyecto de reinserción de los presos etarras arrepentidos y decididos a alejarse del entorno de ETA y del uso de la violencia- , Portillo pensó que era una opción "interesantísima". "Luego te cuestionas: '¿Yo lo haría?' Es una pregunta que se nos pasa a todos por la cabeza", explica la actriz. 

    Tener el testimonio de la protagonista de esos encuentros de primera mano le hizo darse cuenta, todavía más, de lo valioso que fue: 

    Hablando con ella me sorprende la claridad, la coherencia de por qué ha hecho ese recorrido, y cómo lo ha hecho y lo que ha supuesto para ella y para la otra persona [...] Una vez que te metes dentro y empiezas a saber dices: 'Esto es una cosa importantísima

    Tosar, por su parte, espera que la película sirva para que la gente cambie su opinión al respecto de esos encuentros. "Ojalá", afirma. "Si el espectador está lo suficientemente abierto y desprejuiciado como para verla desde el lugar en el que nosotros hemos intentando contarla, que es desde el testimonio más puro de la gente que ha inspirado los hechos, creo que a determinadas personas podría abrirles el camino. Pero tiene que haber una voluntad de hacerlo"

     

    facebook Tweet
    Links relacionados
    Te recomendamos
    Comentarios
    Mostrar comentarios
    Back to Top