Mi cuenta
    Disney+ · De cómo la madre de Ariel murió atropellada por un barco y otras revelaciones de las segundas (y terceras) partes de Disney
    Por Alicia P. Ferreirós — 22 jun. 2019 a las 17:40
    Actualizada el 1 abr. 2020 a las 16:47

    Tras hacer un repaso por muchas de estas secuelas, tenemos que hablar de algunas cuestiones que todo amante de las películas de la compañía tiene derecho a saber.

    El estreno de Toy Story 4 supuso la convergencia de varias generaciones juntas en una misma sala de cine, los seguidores de la saga y, por supuesto, los amantes del cine de animación que se emocionaron ante la idea de una nueva película de la franquicia que ya nos cautivó hace ahora 24 años años con el estreno de la primera película, Toy Story (Juguetes), en 1995 y volvió a hacerlo en dos ocasiones más con Toy Story 2 (1999) y Toy Story 3 (2010). El puesto que concederemos a Toy Story 4 en nuestro ranking particular depende de cada uno, pero una cosa tenemos clara: esta nueva entrega de Toy Story es una buena película, digna de la famosa saga y mejor en algunos aspectos. 

    Toy Story 4 no es la única secuela de una mítica película de animación Disney·Pixar que ha tenido el honor de estar entre las más esperadas antes de su estreno. La ansiada Frozen II también tuvo la misma suerte. Incluso la nueva versión de El Rey León, dirigida por Jon Favreau y con un formato completamente nuevo muy cerca de la acción real en el que no vemos personas de carne y hueso pero sí animales hiperrealistas realizados por ordenador.

    Sin embargo, no siempre ha existido esa pasión por parte de los amantes de las cintas de animación ante las secuelas de las películas de Disney. Pero no sólo entre los espectadores, si no tampoco por parte del propio estudio, que hace ahora un cuarto de siglo -hasta aproximadamente la primera década de los 2000- comenzó a producir una larga lista de segundas (y terceras) partes de sus más exitosas películas con un objetivo puramente comercial y sin ninguna intención de que llegasen a las salas de cine

    Disney+ ya ha llegado a España y eso supone que puedes recordar todas estas secuelas de nuevo gracias al servicio en 'streaming'. 

    De 'El retorno de Jafar' a 'El comienzo de la Sirenita'

    Podemos situar como el punto de inicio de este "periodo de secuelas" El retorno de Jafar, la segunda parte de Aladdín (1992) que Disney llevó directamente hasta los hogares de los espectadores en 1994. No deja de resultar curioso que el estudio comenzase a desarrollar segundas partes a diestro y siniestro dentro de la misma etapa en la que se atribuyó al estudio un "renacimiento" por el estreno de varias películas de gran éxito tanto entre la crítica como a nivel comercial, pero así fue. De hecho, todos los largometrajes animados que Disney produjo en esa "época dorada" -La Sirenita (1989), La Bella y la Bestia (1991), Aladdin (1992), El rey león (1994), Pocahontas (1995), El jorobado de Notre Dame (1996), Hércules (1997), Mulán (1998) y Tarzán (1999)- contaron con secuela o precuela y, en algún caso, incluso con ambas.

    Disney
    'El Retorno de Jafar' (1994)

    Si dejamos a un lado la secuela de Enredados, Enredados otra vez (2017), por haber sido estrenada -a través de Disney Channel- casi una década después de que Disney decidiese centrar su estrategia para consumo doméstico en su franquicia de películas sobre hadas protagonizadas por la adorable Campanilla, podemos situar el final de este periodo de películas producidas directamente para vídeo en El comienzo de La Sirenita (2008), una precuela de la famosa historia protagonizada por Ariel que precisamente es la que ha dado lugar a la redacción de este artículo.

    A partir de ese momento, un menor número de nuestras queridas cintas de Disney -como la propia Toy Story, la ya mencionada Frozen o ¡Rompe Ralph!- ha tenido el honor de volver a llevarnos a una sala de cine para contarnos una nueva historia protagonizada por esos personajes que nos calaron tan hondo en las primeras. En esta nueva etapa, estas segundas -o terceras, o incluso cuartas- películas consiguen despertar tanto o más interés que las originales e, incluso, muchos te dirán que las superan. Por el contrario, si echamos la vista atrás, es fácil darse cuenta de que la mayoría de las secuelas de películas de Disney producidas en los 90 y los primeros 2000 no son precisamente obras maestras.

    No podemos negar, eso sí, que nos llama la atención verlas o, como mínimo, que alguien nos cuente qué les deparó el destino a Aladdin y Jasmine, a Ariel y Eric o a la Cenicienta y su príncipe. Algunas de ellas, como la pionera El retorno de JafarEl libro de la selva 2 (2002), El Rey León 2: El tesoro de Simba (1998), El jorabado de Notre Dame 2: El secreto de la campanaBambi 2: El príncipe del bosque retomaban las tramas un tiempo después de la película original para contarnos una nueva historia con escasas pretensiones y a menudo no demasiado interesantes, pero que se dejaban ver.

    Sin embargo, tras haber dedicado un tiempo a hacer un repaso por muchas de estas segundas y terceras partes, algunas títulos sí han conseguido "volarme la cabeza" con inesperadas revelaciones que todo amante de las películas Disney tiene derecho a saber. ¡Toma nota!

    La madre de Ariel murió atropellada por un barco

    'El origen de la Sirenita' (2008)

    Esta sirena tan parecida a Ariel que puedes ver sobre estas líneas es la Reina Athena, la esposa del Rey Tritón y madre de la popular princesa Disney y sus hermanas. Aunque tan solo aparece en los primeros minutos, el personaje es presentado al comienzo de la tercera parte de La Sirenita, que, bajo el título El comienzo de Ariel, se trata de una precuela de la cinta original.

    La película está ambientada unos años antes y en ella descubrimos el motivo por el que el Rey Tritón ha desarrollado esa animadversión hacia los humanos. Además, la música está prohibida en Atlántica y ese es precisamente el hilo conductor del largometraje, en el que Ariel y sus amigos -¡ojo, que también asistimos al momento en que conoce a Flounder!- tratan de darle la vuelta a la situación. Mientras la joven sirena descubre un club secreto en el que todo tipo de criaturas marinas bailan al son de la música de forma clandestina, la villana de esta película -que es la cuidadora de las hijas de Tritón- trata por todos los medios de acabar con Sebastián y quedarse con su puesto.

    Lo que es la trama general de la película no despierta un especial interés, pero hay que reconocer que consigue dejarnos con la boca abierta matando a la madre de Ariel en sus primeros instantes y, nada más y nada menos, que siendo brutalmente atropellada por un barco. El trágico suceso tiene lugar mientras los habitantes de Atlántica disfrutan de un rato agradable en la superficie, cuando una tormenta y la llegada de un barco pirata les hace volver rápidamente al fondo del mar. Sin embargo, Athena es aplastada contra una roca al intentar recuperar una cajita de música que le había regalado Tritón. ¡Cuánta crueldad!

    El padre de Aladdin está vivo y es un "pez gordo"

    'Aladdin y el Rey de los Ladrones'

    La segunda parte de Aladdín, El Retorno de Jafar, es probablemente la secuela más popular de esa época en que las continuaciones de los clásicos Disney salían de debajo de las piedras. Quizá fuese porque fue la primera del estilo pero, a pesar de haber sido lanzada únicamente para consumo doméstico, lo cierto es que logró cierta popularidad o, como mínimo, mucho más que otras que incluso ni sabías que existían.

    En El Retorno de Jafar, como su propio nombre indica, Aladdin y Jasmine han de enfrentarse al regreso de su malvado enemigo, pero si hay una secuela de Aladdin que nos hace una revelación inesperada esa es la tercera parte, Aladdín y el Rey de los ladrones (1996), en la que se profundiza sobre el pasado de Aladdin. ¿Y qué descubrimos? Que su padre siempre había estado vivo y que es es líder de la conocida banda de "Los 40 ladrones".

    ¿Recuerdas que en la original Aladdin consumía su primer deseo en convertirse en un Príncipe y vivir rodeado de riqueza para conquistar a Jasmine? Bien, pues resulta que Aladdin siempre había sido un "príncipe", concretamente "el príncipe de los ladrones". En la película, tras descubrir que su padre, Cassim, está vivo y que es el Rey de los ladrones, Aladdin se ve inmerso en un complicado conflicto familiar, puesto que Cassim se lleva un preciado objeto de palacio para hacerse con el tesoro más preciado de todos: la mano de Midas que todo lo convierte en oro.

    Timón y Pumba siempre estuvieron ahí

    'El Rey León 3: Hakuna Matata'

    No lo sabíamos, pero Timón y Pumba siempre estuvieron ahí.

    Una de las segundas partes de Disney más divertidas y originales es la tercera entrega de El Rey León, El Rey León 3: Hakuna Matata, que transcurre durante la misma línea temporal que la película original. Sin embargo, la cinta es una fantasía para los amantes de Timón y Pumba, ya que la historia transcurre desde la perspectiva de los carismáticos personajes. En ella tenemos la oportunidad de conocerlos y descubrir sus historias personales antes de verlos convertirse en amigos inseparables.

    La historia de la tercera película básicamente profundiza en lo que El Rey León nos cuenta en su momento estrella al ritmo de 'Hakuna Matata', pero también nos permite revisitar míticos momentos de la original cambiando nuestras percepciones de las escenas en cuestión al descubrir cómo fueron las cosas realmente. Durante la presentación de Simba, por ejemplo, el detonante de la reverencia conjunta de todos los animales de la sabana fueron las flatulencias de Pumba -que ya hablaba de su problemilla en la primera peli- provocando un desmayo generalizado.

    También estuvieron presentes sin que lo supiéramos en el famoso numero musical con el que Simba y Nala consiguen despistar a Zazú para escaparse al Cementerio de Elefantes, y lograron sobrevivir a la estampida de ñúes que acabó con el asesinato de Mufasa por parte de Scar.

    En el castillo de la Bestia había un órgano que era el principal villano de la historia... pero se les olvidó contárnoslo en la primera película

    'La Bella y la Bestia 2: Una Navidad encantada'

    Aquellos que no están nada de acuerdo con el hecho de que pueda haber algo de romanticismo en la historia de amor de una joven secuestrada y su captor, querrían arrancarse los ojos con la segunda parte de La Bella y la Bestia, La Bella y la Bestia 2: Una Navidad encantada (1997), una historia que, como su propio nombre indica, se sitúa en Navidad y que, al contrario que otras secuelas Disney, nos lleva directamente hasta la cinta original para contar una anécdota navideña que no se incluía en la primera película.

    Es decir, lo que vemos en La Bella y la Bestia 2 pasa en la película original, pero no nos lo habían contado. Y ahí está precisamente el 'mindblowing' del asunto, ya que lo que en ella acontece no solo provoca más problemas en el castillo encantado que el gañán de Gastón, sino que pone en jaque la posibilidad de que la maldición pueda romperse.

    Si el villano de la original era un presumido y fortachón habitante de la aldea que quería casarse con Bella, en esta segunda película descubrimos que el verdadero enemigo estaba en casa: un siniestro órgano con mucho interés en que el hechizo perdure para siempre.

    También crispa un poco, todo sea dicho, que se "olviden" del viaje de Bella en La Bella y la Bestia a la hora de sentirse cada vez más cómoda y acabar enamorada de Bestia, ya que aquí la vemos completamente volcada con sus amigos, la Navidad y hasta ilusionada por celebrar una fiesta.

    ¿Quién es esta señora y qué habéis hecho con Pocahontas?

    'Pocahontas II: Viaje a un nuevo mundo'

    ¿Quién es esta señora y que habéis hecho con Pocahontas? Pocahontas II: Viaje a un Nuevo Mundo (1998) es decepcionante desde el primer minuto hasta el último principalmente porque en ella hay una intrusa haciéndose pasar por la verdadera Pocahontas.

    Al comienzo de la historia, un nuevo personaje llamado John Rolfe llega al Nuevo Mundo para convencer al Jefe Powhatan de viajar a Inglaterra para reunirse con el Rey y firmar la Paz. Sin embrago, quien lo acompañará hasta Gran Bretaña será la propia Pocahontas, que acaba de enterarse de la muerte de su amado John Smith. A su llegada a Inglaterra, Pocahontas, quien ya había demostrado en la primera película ser más civilizada que cualquiera de ellos, tiene que cambiar de aspecto y aprender los modales de la alta sociedad en una serie de escenas que nos hacen rasgarnos las vestiduras porque no pegan nada con el personaje.

    Durante toda la película la princesa india está completamente fuera de lugar y encima, cuando descubre que John Smith está vivo, ni quiera les brindan un final feliz.

    Cenicienta se empodera en la segunda película...

    'Cenicienta 2: La magia no termina a medianoche'

    Al contrario que otras segundas partes de Disney, La Cenicienta 2: ¡La magia no termina a medianoche! (2002) fue producida 50 años después de La Cenicienta, estrenada en 1950. La estructura también es diferente respecto a otras, ya que se divide en tres partes, concretamente en torno a tres relatos con que los ratones Gus y Jaq buscan ampliar la historia principal.

    El primero de ellos, ambientado el primer día en palacio de Cenicienta, es el que nos llama especialmente la atención ya que parece olvidar por completo el carácter sumiso de su protagonista para presentarnos a una Cenicienta que debía estar tan hasta el moño de su madrastra y sus hermanas que sólo ha necesitado 24 horas para empoderarse y poner resistencia a que la traten como una marioneta. Bravo por ella. Resulta un poco sorprendente que, después de tantas ansias por casarse con su Príncipe, no tarde ni un día en pasar de las costumbres y los protocolos de palacio y que rápidamente vuelva a ponerse su ropa de criada porque pasa de los vestidos de princesa con los que tanto había soñado en la cinta original. Se nota que de una película a otra pasó medio siglo y que muchas cosas cambiaron en las mentes de los creadores de Disney.

    ...Y las líneas temporales alternativas llegan a Disney con 'La Cenicienta 3'

    Al más puro estilo Regreso al Futuro II -en la que Biff consigue hacerse con un almanaque deportivo que le permitirá cambiar el pasado y el futuro-, en la tercera parte de Cenicienta, Cenicienta 3: Qué pasaría si... (2007), la malvada madrastra de Cenicienta roba la varita mágica del Hada Madrina de la joven mientras celebran el primer Aniversario de aquel baile inolvidable.

    Lo primero que hace Lady Tremaine es viajar al pasado para cambiar el transcurso de los acontecimientos. Y lo consigue. Cuando los encargados de dar con la propietaria del zapato de cristal llegan a su casa, el famoso tacón encaja perfectamente en el pie de una de sus hijas, Anastasia, que se convierte rápidamente en la prometida del Príncipe. El futuro Rey se muestra extrañado de lo diferente que es Anastasia de la mujer a la que conoció en el baile, pero, si le cabe el zapato, se supone que no hay más que hablar.

    Mientras, Cenicienta hace todo lo que está en su mano por demostrarle a su Príncipe que es ella la mujer que busca y tenemos que reconocer que la introducción de giros en el tiempo hacen de esta secuela algo un poco más original.

    Empieza ahora tu prueba gratuita de 7 días en Disney+ y consigue acceso ilimitado a películas, series, Disney+ Originals exclusivos y clásicos inolvidables de los mejores creadores de historias del mundo

    facebook Tweet
    Links relacionados
    Te recomendamos
    Comentarios
    Mostrar comentarios
    Back to Top