Mi cuenta
    Los mejores estrenos de 2019 (hasta ahora)
    Por Alejandro G. Calvo — 6 may. 2019 a las 10:15
    Actualizada el 13 dic. 2019 a las 10:20

    A mitad de año seguimos con la lista de mejores películas, que iremos actualizando con cada nueva grata sorpresa.

    Con la temporada de premios ya terminada, llega el momento de analizar todos los estrenos que hemos visto y decidir cuáles son las mejores películas. Sin ningún orden en particular, más allá de su fecha de estreno en España, en SensaCine hemos elaborado esta lista resumiendo los mejores estrenos del año. ¿Estás de acuerdo?

    En los próximos meses llegan otras cintas a la cartelera como Vengadores: Endgame, Pokémon Detective Pikachu, Toy Story 4Once Upon a Time in Hollywood El Joker podrían sumarse a la lista próximamente. 

    'EL VICIO DEL PODER' de Adam McKay

    Adam McKay, firmante de algunas de las comedias más deliciosamente chifladas del Siglo XXI: El reportero: La leyenda de Ron Burgundy (2004), Pasado de vueltas (2006), Hermanos por pelotas (2008), tras el éxito de La gran apuesta (2015), vuelva a diseccionar los últimos años de la historia de Norteamérica a través de la figura del inefable vicepresidente de la administración Bush Jr., Dick Cheney. Juego de despachos con la guerra (y las torturas) como telón de fondo sumamente lucrativo, ésta es una de esas películas que te hacen dejar de creer en la política (para creer aún más en el cine).

    'BORDER' de Ali Abassi

    A su paso por la sección 'Un certain regard' del Festival de Cannes 2018, la crítica corrió a llamar la cinta como el “porno-trol” definitivo. Basada en un relato de John Ajvide Lindqvist (también autor de la novela que dio pie a la brutal Déjame entrar (2008)), Border es una doble película: por un lado un thriller criminal con una policía-trol capaz de detectar con su olfato sentimientos, por otro una historia de amor salvaje, muy física, muy orgánica, entre dos seres perdidos y alienados, tratando de enfrentarse a la vida de manera radicalmente diferente.

    'GLASS' de M. Night Shyamalan

    Virtual cierre de la trilogía emprendida por M. Night Shyamalan con El protegido (2000) y Múltiple (2016), puede ser la película de superhéroes más excitante y extraña de los últimos tiempos. Retrato de la condición superheroica desde un lado, prácticamente, existencialista, además de ser un ejercicio meta-cómic que ahonda en los mecanismos narrativos y dramáticos del mismo, es la película perfecta anti-Marvel y anti-DC. Aquí la espectacularidad va por dentro.

    'LA FAVORITA' de Yorgos Lanthimos

    La conquista de Hollywood del enfant terrible del cine griego Yorgos Lanthimos era cuestión de tiempo. Más calmado y austero que en las precedentes Langosta (2015) y El sacrificio de un ciervo sagrado (2017), pero manteniendo incólume su particularísimo sentido del humor macabro (aquí marcado por la degradación física de la Reina, así de las distintas villanías que se realizan el dúo Stone / Weisz). Tremendo juego actoral, donde Olivia Colman brilla por sí sola, que convierten a esta Eva al desnudo (1950) contemporánea en uno de los hits de la temporada.

    'EL BLUES DE BEALE STREET' de Barry Jenkins

    Se ha quedado fuera de los Oscar y en cartelera muy poca gente le ha hecho caso, otorgando al ganador del Oscar Barry Jenkins la condición de patito feo de la temporada de premios. Basada en la seminal novela de James Baldwin, El blues de Beale Street es casi una clase avanzada de puesta en escena cinematográfica. Exquisitez formal al servicio de una historia que se deshace por momentos y que, narrativamente, juega a la contra: Jenkins busca plasmar las emociones en primer plano peleando por lo íntimo y lo sensible. Mucho más cerca de Max Ophüls o Douglas Sirk que de cualquier otro cineasta contemporáneo.

    'LA CASA DE JACK' de Lars Von Trier

    Lo que, aparentemente, era una película que seguía los pasos de un psycho-killer en su quehacer diario de matar cuánta más gente mejor, en manos de Lars Von Trier acabó convirtiéndose en una diagrama expiativo sobre su condición de creador artístico. Lars es el asesino, sus películas son crímenes salvajes, su odio al mundo es lo que le empuje a seguir creando/matando. Una hiperbólica metáfora no apta para todos los estómagos ni sensibilidades.

    'GREEN BOOK' de Peter Farrelly

    Mirándola friamente podría decirse que el debut en solitario de Peter Farrelly es algo así como Paseando a Miss Daisy (1989) intercambiando los papeles: ahora el personaje rico y acomodado es el afroamericano, mientras que el chófer es un italoamericano de modales zafios pero corazón de oro. Feel good movie de libro, logra evitar caer en demasiados efectos melodramáticos como para que no podamos disfrutarla en su justa medida. Lo mejor: Mahersahala Ali  y Viggo Mortensen, el placer de actuar por actuar.

    'PÁJAROS DE VERANO' de Ciro Guerra

    Vendida en Cannes como un Gangs Of New York (2002) en zona indígena, la película de Ciro Guerra triunfa tanto en su costumbrismo representativo –los momentos íntimos y/o de comunión entre varios son impresionantes- como en su hiperviolencia en espiral, Pájaros de verano se sitúa en ese límite rarísimo del cine fronterizo que adora el cine americano a lo Tarantino/Scorsese. Vaya, que muy bien.

    'MULA' de Clint Eastwood

    A punto de cumplir 89 años, Clint Eastwood sigue irreductible, infatigable. Es cierto: su cuerpo luce frágil y arrugado como nunca, ahí es nada, un hombre agarrado al crepúsculo cinematográfico –ese relato que se consume como el fin de una era, en una zona donde parecen hacer las paces la rabia, el dolor y la resignación- que sigue entregando grandes películas como si fuera lo más fácil del mundo. Mula es la última aventura de un agricultor reconvertido a traficante cuya bonhomía logra conquistar a narcos y DEA por igual, en una aventura de épica íntima con la que Eastwood demuestra que no hay nada como tener mala leche en tiempos de dictadura moral.

    'MIRAI, MI HERMANA PEQUEÑA' de Mamoru Hosoda

    Mamoru Hosoda lleva años demostrando que, hoy por hoy, es el mejor relevo de Hayao Miyazaki dentro del (maravilloso) mundo del anime. Sus películas se cuentan por obras maestras: La chica que saltaba a través del tiempo (2006), Summer Wars (2009), Wolf Children (2010), El niño y la bestia (2015)… y, posiblemente, con Mirai haya logrado su mejor película. Relato sobre la infancia y la fraternidad, toda la película está contada a través de la personalísima mirada de su protagonista: un joven de 4 años al que el mundo le explota, cuando nace su hermana pequeña. Fantasía doméstica hipersensible en un relato íntimo que busca retratar el mundo.

    'DOLOR Y GLORIA' de Pedro Almodóvar

    Cerca de los 40 años de carrera –Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón es de 1980-, el cineasta español más importante de nuestra historia (con permiso de Luis Buñuel), a punto de cumplir los setenta años de edad, nos entrega su película más personal hasta la fecha. Dolor y gloria mira al presente y pasado del cineasta que, transmutado en Antonio Banderas en la ficción (grande Antonio), tanto para limar heridas, volcar sueños y radiografiarse a sí mismo en su cada vez más marcada soledad. Como los últimos Oliveira, Ruiz, Ford, Ozu… Almodóvar hace de lo difícil, fácil, y de lo complejo, algo tremendamente sencillo.

    'NOSOTROS' de Jordan Peele

    Después de convencer a propios y ajenos con Déjame salir (2017) –uno de los films evento de 2017-, Jordan Peele (director) y Jason Blum (productor) regresan con una película serpenteante, tan terrorífica como divertida, con los suficientes twists argumentales como para que se nos rompa el cuello en el próximo giro. Parece un capítulo de La dimensión desconocida (1959-1964) perfectamente adecuado a los problemas capitales de las sociedades occidentales del Siglo XXI. Paranoia, dopplegänger, barbarie y su punto gore para una de las cintas que más dará que hablar en 2019.

    '¡SHAZAM!' de Davd F. Sandberg

    La sorpresa superheroica del 2019 llegó por partida doble con ¡Shazam! Y decimos por partida doble, porque (1) la película funciona como un tiro en su condición de revival teen ochentero y porque (2) marca la nueva tendencia Warner-DC (como en Aquaman, 2018) de otorgar una mayor libertad estilística a sus obras. Eso no quiere decir que la película del Capitán Marvel original –sí, lo siento Brie Larson- sea perfecta: se va de duración y la pelea final está montada un pelín farragosa –identificar a cada pecado capital es una tarea prácticamente imposible- pero es que cuando funciona, ¡es la caña! Con ecos a Big (1988), donde un adolescente debía aprender a ser un adulto por acto de magia, ¡Shazam! mantiene su ironía y elimina su melancolía, porque aquí lo que importa de verdad son las risas.

    'VENGADORES: ENDGAME' de Joe y Anthony Russo

    Y llegó la despedida, aunque en forma devendetta titánica. Los hermanos Russo ribetean su excelente trabajo en la franquicia –se estrenaron con una de las mejores películas:El soldado de invierno (2014) para luego sustituir a Joss Whedon en la champions vengadora- con un díptico –Infinty War / Endgame- que ya es Historia del cine. Si IW era la crónica anunciada de una derrota épica (casi un réquiem de tapadillo), Endgame es la resurrección de la aventura primigenia, además de un homenaje declarado a los fans y una de las mejores experiencias metalingüísticas, en el mundo fílmico, vistas nunca. Además, trasgreden normas básicas de las sagas: cambiando físicos y caracteres de los personajes principales, llegando a cabrear a los fans. Pero sin eso: el mundo no cambia. Y Marvel nos debe otros diez años de lujuria fílmica. Así que: tremendo invento.

    'DOBLES VIDAS' de Olivier Assayas

    ¿Qué puede ser más radical que una película de conversaciones en estos tiempos extraños de verborrea? Olivier Assayas, quintaesencia actual del auteur fílmico, se atreve en Dobles vidas a lidiar con la comedia francesa de enredos en un trabajo donde dispara contra la alta cultura y también contra sus principales amenazas. Así, entre libros, comidas con vino y no pocas infidelidades y rectángulos amorosos, el director de Después de mayo, Viaje a Sils Maria o Personal Shopper reflexiona sobre cuestiones en apariencia tan triviales como si es mejor leer en papel o en e-book. Las sentencias al respecto esas diatribas (y otras más) que salen de la boca de cada uno de los personajes –interpretados por Guillaume Canet, Juliette Binoche, Vincent Macaigne y Nora Hamzawi– dicen tal vez demasiado de las contradicciones de Europa (y su cultura) en el siglo XXI, pero no les falta ni un ápice de razón. Una exquisitez.

    Paula Arantzazu Ruiz

    'GRACIAS A DIOS' de François Ozon

    Como le sucede a Olivier Assayas, François Ozon es otro de los grandes camaleones del cine francés y ha sabido dejar su huella autoral en cintas de todo género, sean películas de corte íntimo como Frantz; thrillers eróticos como El amante doble; o propuestas de hondo calado como Gracias a Dios, donde aborda la pedofilia en la jerarquía eclesiástica a partir del terrible caso real del padre Preynat, acusado en 2016 de agredir sexualmente a 70 jóvenes entre 1986 y 1991. Ese 'gracias a Dios' del título hace referencia a la declaración del cardenal Philippe Barbarin en la rueda de prensa en la que se exculpaba de esos crímenes, aliviado, porque habían prescrito. Sin duda, una nada velada crítica por parte de Ozon a las vergüenzas de la Iglesia. La película, no obstante, es delicada y respetuosa con las víctimas, aunque rotunda y nada complaciente, como tampoco nada gratuita, con los espectadores. Por algo Ozon consiguió el Oso de Plata–Gran Premio del Jurado en la pasada Berlinale.

    Paula Arantzazu Ruiz

    'LOS HERMANOS SISTERS' de Jacques Audiard

    ¿Se puede realizar un wéstern en el Siglo XXI que, alejándose por completo de las formas del relato clásico –esas que configuraron la historia del género y del propio cine-, siga funcionando a la perfección al mantener sus códigos internos intactos? Madre mía, qué preguntita. Pero lo cierto es que sí: Jacques Audiard –Palma de Oro en Cannes 2015 con Dheepan- mezcla lo poético con lo impresionista en un relato salvaje de dobles parejas: la de los dos buscadores de oro fugitivos y las de los dos hermanos sicarios a la caza. Joaquin Phoenix, John C. ReillyJake GyllenhaalRiz Ahmed bordan sus papeles, tan humanos como bestias, en un cuento con sabor a pólvora, ácido y licor barato que se va directo a nuestro top del año.

    'JOHN WICK: CAPÍTULO 3 – PARABELLUM' de Chad Stahelski

    Pocos podrán negar que Keanu Reeves es el gran hombre del año 2019. Y todo debido a que, visto lo visto en la tercera entrega de John Wick (2014) –recordemos: no llegó ni a estrenarse en salas en España-, es hoy por hoy uno de los mejores 'action man' del cine contemporáneo (28 años después de Le llaman Bodhi (1991), ¡tremendo a todos los niveles!). John Wick 3 tiene todo lo que podíamos pedirle a la película y mucho más –esas coces de caballo, esos villanos fans del protagonista-, adrenalina desesperada, larguísimas 'set-pieces' de acción física, perros protagonistas y, en medio de todo ello, un Keanu Reeves totémico, brutal, apasionante. Nuestro 'meme' favorito del año.

    'ROCKETMAN' de Dexter Fletcher

    Qué injusta ha sido la taquilla con Rocketman que, tras el éxito demencial de Bohemian Rhapsody (2018) –el horrendo 'biopic' de Queen-, parecía que iba a ser uno de los grandes 'hits' del 2019 y se ha quedado a las puertas de casi todo. Es cierto: Elton John no es Freddie Mercury –ni su vida ha sido tan trágica, ni sus 'hits' son tan fácilmente digeribles para el gran público-, pero Rocketman está lejos de ser el “cantajuegos” que era Bohemian Rhapsody: es un musical de aroma clásico que combina a la perfección el significado de las canciones de John con los avatares de su propia vida. Y, joder, qué canciones: 'Tiny Dancer', 'Your Song', 'Goodbye Yellow Brick Road', 'I’m Still Standing'… ¡Hasta Taron Egerton borda su papel (por primera vez)! En fin, qué injusto.

    'YESTERDAY' de Danny Boyle

    El gran Richard Curtis –recordemos: Love Actually (2003), Una cuestión de tiempo (2013)- le sirve en bandeja a Danny Boyle un guion delicioso a matar a partir de una ideaca XXL: en un mundo donde The Beatles nunca existió, sólo una persona parece recordarlos (que, para colmo, es un cantante frustrado). Dicho así la película podría ser solo un ejercicio nostálgico para celebrar la música de John, Paul, George y Ringo, pero no, es una comedia con momentos divertidísimos –p.ej: la primera vez que suena 'Let It Be', el encuentro en la cocina con Ed Sheeran- y otros tanto un poco azucarados –la declaración en el estadio, ay, ay. Pero la película funciona tan bien y va tan engrasada que se lo perdonamos todo. Inclusive ese cameo que no hay Dios que lo entienda.

    'AN ELEPHANT SITTING STILL', de Hu Bo

    Les Bookmakers / Capricci Films

    En un año en que han llegado notabilísimos filmes chinos –Largo viaje hacia la noche, de Bi Gan; La ceniza es el blanco más puro, de Jia Zhan-ke; y Sombra, de Zhang Yimou–, An Elephant Sitting Still, de Hu Bo, es una supernova en la historia del cine de ese país: el descomunal brillo de una estrella muriéndose. Porque la película es el debut y único largometraje de un joven cineasta que se quitó la vida antes de que su trabajo se estrenara en el Festival de Berlín de 2018, y, por ello, la cinta puede leerse como la carta de despedida del director. Primero porque está basada en un cuento propio y, segundo, porque el desasosiego con el que narra la vida de los cuatro protagonistas, vidas sin horizonte en una enorme ciudad industrial al norte de China, ofrece pistas de su trágico final con una maestría cinematográfica solo reservada a los más grandes. No en vano, An Elephant Sitting Still ha sido loada por maestros como Wang Bing, Béla Tarr, Gus Van Sant o Hou Hsia-hsien.

    Paula Arantzazu Ruiz

    'LA CIUDAD OCULTA', de Víctor Moreno

    Diego Rodríguez Blázquez

    Con Edificio España, Víctor Moreno nos habló de un país en crisis y vacío, sin una estructura sólida que lo sostuviera; y en La ciudad oculta, su nuevo largometraje, nos propone recorrer el subterráneo de Madrid como si de un filme de ciencia-ficción se tratara. Debajo de la alcantarillas, nos dice el director canario, hay un mundo abstracto de túneles infinitos y horizontes inéditos; más allá de las cloacas, el vacío negro del subsuelo conforma un escenario en el que sobrevive la materia de las pesadillas. Hipnótico y alucinado,  La ciudad oculta no sólo es un maravilloso reto técnico, sino también un generosísimo trabajo de experimentación audiovisual, amén de una "odisea apta para todos los públicos", tal y como afirma el compañero Philipp Engel en la crítica de la película.

    Paula Arantzazu Ruiz

    'LOS DÍAS QUE VENDRÁN', de Carlos Marques-Marcet

     

    Avalon

    Los vaivenes emocionales de una generación con miedo a madurar son la materia prima que ha trabajado Carlos Marques-Marcet en sus películas 10.000km, Tierra firme y la recientísima Los días que vendrán; tres escenarios afectivos diferentes con el horizonte del embarazo como posibilidad y como conflicto. Una espontánea trilogía generacional, en suma, concluida con este tercer filme que tiene algo de milagro, como milagrosa es la vida que crece en el cuerpo de María Rodríguez Soto y de Vir, su personaje en la película. Aprovechándose del embarazo real de la pareja actoral, Rodríguez Soto y David Verdaguer, Marques-Marcet ensambla con precisión planos, tensiones y anhelos, logrando una de esas cintas repletas de verdad. Como dice el compañero Quim Casas en la crítica para este medio, Los días que vendrán es “un filme que lo es todo”.

    Paula Arantzazu Ruiz

    'MIDSOMMAR', de Ari Aster
    Csaba Aknay, Courtesy of A24

    ¿Tú novio es un tonto del culo irremediable? ¿Sus amigos son una panda de snobs supersalidos? ¿Tú hermana bipolar ha asesinado a tus padres de forma atroz para luego suicidarse? ¡Entonces vente al Midsommar! ¡La fiesta floral sueca definitiva! ¡Celebraremos San Juan con asesinatos atroces y todo tipo de psicoactivos lisérgicos! Vaya: te vamos a romper la cabeza por dentro y por fuera. O eso es lo que pretende hacer Ari Aster con su película (ya lo logró en la magnífica Hereditary (2018)): Midsommar sería el modelo Road Trip (2000) que acaba peor que Hostel (2005) pero con unas formas y una plástica que miran tanto a Stanley Kubrick como a Georges Franju. Aster busca tener su huella propia y, en tan sólo dos películas, ya podríamos asegurar que lo ha conseguido.

    ÉRASE UNA VEZ EN… HOLLYWOOD, de Quentin Tarantino

    Sony Pictures Entertainment Deutschland GmbH

    No sé si será la mejor película de 2019 –aún nos quedan por ver Ad Astra de James Gray, Joker de Todd Philips, Géminis de Ang Lee y Star Wars: El ascenso de Skywalker de J.J. Abrams- pero desde luego es la más cool de largo y tendido. Tarantino sigue creando su particular tarantinoverse con una nueva ucronía pop: los stunt-man de este mundo nos salvarán del apocalipsis. Normal que Cliff Booth (Brad Pitt) arranque jadeos cuando se quita la camiseta para arreglar la antena de Rick Dalton (Leonardo DiCaprio). C’era una volta in… Hollywood (anda que no mola el título en italiano) es (y será dentro de 100 años) pura pasión por el cine. Por hacerlo y por verlo. Largas secuencias donde el placer de rodar copula con el placer de disfrutarlo. A veces no pasa nada, a veces parece una de terror, en otras es una salvajada de llorar, en otras nos permitimos homenajear en neón a Sergio Corbucci y Joaquín Romero Marchent. Tarantino, más sobrado que nunca, más listo que nunca, más bueno que nunca. 

    facebook Tweet
    Links relacionados
    Te recomendamos
    Comentarios
    Mostrar comentarios
    Back to Top