Mi cuenta
    16 actores que se hicieron famosos después de los 40
    9 oct. 2021 a las 10:30
    Lorena Vialás
    Lorena Vialás
    -Redactora y editora
    Seriéfila empedernida desde su adolescencia. Sabe que una serie le ha enganchado cuando invitaría a sus protagonistas a tomar un café.
    Escrito con:
    Alicia P. Ferreiros

    El éxito no llega de la noche a la mañana, pero con esfuerzo, perseverancia y mucha pasión por la actuación, estas estrellas de Hollywood lograron su merecida fama (y algunos de ellos hasta el Oscar).

    Aunque a menudo se habla de las jóvenes promesas, intérpretes en la adolescencia que cautivaron al pÚblico y comenzaron a construir su carrera desde muy jovencitos, o incluso desde niños, hay muchas grandes estrellas cuya historia es justo la contraria: Se hicieron populares y consiguieron el éxito ya en plena madurez, ya superados los 40 años. Y de ellos hay a puñados en Hollywood.

    Y la realidad es que sus historias resultan, en ocasiones, incluso más emocionantes y empoderadoras, puesto que alcanzaron el éxito tras mucha dedicación y empeño en hacer lo que más les gustaba, mientras compaginaban su pasión con otros trabajos, o sencillamente se dieron cuenta de que les picaba el gusanillo de la interpretación más tarde. Detrás de cada actor, al fin y al cabo, hay una historia concreta.

    Licencia para cambiar: Las 'chicas Bond' de 'Sin tiempo para morir' acaban con el sexismo del agente 007

    Algunos de los actores y actriz que conforman la lista que os presentamos a continuación quizá os sorprendan, puesto que algunos de ellos incluso han llegado a ganar el Oscar, como Kathy Bates, Viola Davis o Morgan Freeman, mientras que otros los tenemos tan interiorizados desde hace tiempo que nos cuesta imaginar que realmente no hace tanto tiempo que comenzaron a triunfar, como Bryan Cranston o Christoph Waltz.

    Toma nota a continuación de 16 actores y actrices que alcanzaron el éxito pasados los 40:

    Bryan Cranston

    Cuando Bryan Cranston comenzó a interpretar al padre de Malcolm, Hal, en la ‘sitcom’ Malcolm in the Middle, ya tenía bien cumplidos los 40. No era su primer trabajo pero sí por el que se dio a conocer al gran público. Pero realmente su papel más famoso mundialmente es el interpretado en la archifamosa serie Breaking Bad, en la que dio vida al ya icónico profesor y padre de familia convertido en capo del narcotráfico Walter White. Cuando consiguió ese papel Cranston ya tenía 52 y aunque había aparecido en otras famosas series y películas fue la ficción de AMC la que lo hizo famoso en todo el mundo y por la que será eternamente recordado.

    Billy Bob Thornton

    Nacido en Arkansas, en 1955, Billy Bob Thornton es uno de esos actores carismáticos que tiende a caer bien. En su filmografía hay grandes películas El otro lado de la vida, Un plan sencillo o Monster's Ball, pero lo cierto es que su carrera artística comenzó como músico, no como actor. Tenía una banda y a principios de los 80 se trasladó a Los Angeles con el objetivo de encontrar oportunidades. No le fue nada fácil e incluso tuvo problemas de salud, pero en 1996 escribió, dirigió y protagonizó El otro lado de la vida, que supuso un antes y un después en su trayectoria de secundarios. La cinta ganó un Oscar a Mejor guion adaptado y el buen hacer del polivalente Thornton le puso en el mapa como uno de los grandes talentos de Hollywood cuando acababa de cumplir los 41.

    Alan Rickman

    El inolvidable Alan Rickman es otro de los actores que saltaron a la fama cuando ya había cruzado la barrera de los 40. Concretamente fue con 42 años cuando el intérprete salió de esa zona de confort que para él se hallaba en el teatro, para participar en Jungla de cristal (1988). En la cinta de John McTiernan daba vida al terrorista Hans Gruber, encargado de hacer la vida imposible al John McClane de Bruce Willis. Unos años después, en 1996 participa en la película de HBO, Rasputin, por la que se alzó con un premio Emmy. Pero sin duda, uno de sus papeles más memorables siempre será el del profesor Severus Snape, al que dio vida en la exitosa franquicia de Harry Potter.

    Helen Mirren

    Sorprendente es también descubrir que la impecable Helen Mirren no lograra el éxito en la gran pantalla hasta adentrarse en sus 40. La actriz británica decidió dedicarse en cuerpo y alma al teatro, y aunque debutó en el séptimo arte, a los 22 años, con un pequeño papel en la cinta Herostratus (1967), su primer éxito lo lograba con 49 años, al conseguir una nominación al Oscar a Mejor actriz de reparto por su papel en La locura del rey Jorge (1994). En 2001, volvería a competir por la preciada estatuilla gracias a su interpretación en Gosford Park, y por fin, cinco años después, -y a sus 61 años- lograría alzarse con el máximo galardón de la industria del cine, por su magnífica actuación en The Queen (La reina) (2006). 

    Connie Britton

    La fama de Connie Britton llegaba, gracias a la serie de televisión Friday Night Lights, hace tan solo 15 años, cuando estaba a punto de cumplir los 40. Su papel de Tami Tyler, en la ficción protagonizada por Kyle Chandler, le valió dos de sus cuatro nominaciones a los Premios Emmy. Las otras dos llegarían en 2011 y 2012 por su interpretación en American Horror Story y Nashville, respectivamente. Aunque estos últimos años la actriz, nacida en Boston (Estados Unidos), ha estado más ligada a la pequeña pantalla, debutó en la película independiente Los hermanos McMullen, en 1995.   

    Christoph Waltz

    Christoph Waltz lleve trabajando sin pausa desde los años 80 y ha participado en numerosas películas y series de televisión alemanas. Sin embargo el éxito internacional llegaría varias décadas más tarde, de la manos de Quentin Tarantino y su aclamada película Malditos Bastardos. En ella Waltz interpretó al Coronel Hans Landa y su trabajo le hizo merecedor de un premio Oscar. Tenía 53 años. 

    Steve Carell

    e

    Es la estrella indiscutible de The Office y también uno de los humoristas americanos más populares en todo el mundo, pero Steve Carell tampoco lo tuvo fácil desde el primer momento y le hicieron falta muchos pequeños trabajos para conseguir la fama a nivel internacional que le brindaría la serie adaptación del famoso formato británico creado por Ricky Gervais. Su primer papel fue en una película en 1991, La pequeña pícara, cuando estaba a punto de cumplir los 30 y durante más de una década estuvo haciendo pequeños papeles en películas, series y apariciones como cómico en programas de variedades. El 2005, sin embargo, fue su año. No solo porque comenzó como Michael Scott en The Office, sino por el gran éxito de Virgen a los 40, de la que era protagonista. Tenía 43 años.

    Jane Lynch

    Jane Lynch es bastante popular en EE UU y, aunque ha aparecido en un sinfín de series y películas, su papel más emblemático lo protagonizó en el ‘mockumentary’ de Christopher Guest Best on show en el año 2000. Unos años después adquirió aún más notoriedad en la divertida comedia protagonizada por Steve Carell Virgen a los 40 y también en la serie de FOX Glee cuyo papel le valió el Emmy y el Globo de Oro.

    Melissa McCArthy

    Si eres un gran fan de Las chicas Gilmore no estarás de acuerdo en que Melissa McCarthy deba estar en este especial, puesto que la actriz era un personaje regular, Sookie, en la serie protagonizada por Lauren Graham y Alexis Bledel. Sin embargo, la divertidísima actriz, humorista, guionista y productora alcanzó la fama mundial con el estreno de La boda de mi mejor amiga en 2011, cuando ella tenía 41 años, y ese fue el verdadero papel que la hizo más conocida entre las audiencias de todo el mundo. En torno a esa época también protagonizaba su propia serie en una famosa cadena estadounidense, pero fue en la gran pantalla donde comenzó a tener un sinfín de papeles famosos, como Cuerpos especiales, R3sacón, o el 'reboot' femenino de Cazafantasmas.

    Kim Cattrall

    Nacida en Liverpool (Inglaterra), Kim Cattrall se mudó a Canadá, junto a sus padres, con sólo tres meses de edad. Cattrall supo desde niña que quería dedicarse a la interpretación y años después volvió a Reino Unido para inscribirse en la London Academy of Music and Dramatic Arts. Al finalizar sus estudios, regresó a Vancouver para empezar a hacer sus primeros pinitos sobre las tablas. La actriz también participó en varios largometrajes como Loca Academia de Policía () y Golpe a la pequeña China (). Pero su salto al estrellato no llegaría hasta 2008, a sus 42 años, al convertirse en la genuina Samantha, una de las cuatro protagonistas de la serie de HBO, Sexo en Nueva York. Un papel que le valdría sus cinco nominaciones a los Premios Emmy. Pese a ello, y tras protagonizar las dos películas inspiradas en la franquicia televisiva, Cattrall ha decidido no participar en el 'revival' de la serie And Just Like That, en el que sí estarán sus tres compañeras de reparto, Sarah Jessica ParkerKristin Davis y Cynthia Nixon.

    Kathy Bates

    Otra de esas actrices que parece que siempre ha sido una de las estrellas más brillantes de Hollywood es Kathy Bates. La actriz comenzó su andadura en el mundo de la interpretación sobre los escenarios de Broadway. Tras participar con papeles menores en varias producciones cinematográficas, Bates daba el salto a la fama, en 1990 -a los 42 años-, con su papel de Annie Wilkes en ‘thriller’ Misery, con el que se alzó con el Oscar a Mejor actriz. La Academia de Hollywood también reconoció su actuación en tres ocasiones más, aunque esta vez sin galardón de por medio, por sus interpretaciones en Primary ColorsA propósito de Schmidt y Richard Jewell. La actriz también se ha hecho un nombre en la pequeña pantalla con series como Harry’s Law y American Horror Story. En su faceta televisiva puede presumir de haberse alzado con dos premios Emmy.

    Patrick Stewart

    Nacido en Mirfield (Inglaterra), en 1940, desde niño Patrick Stewart tuvo una especial fijación por el mundo del teatro. Tras participar en varias obras en el colegio, cuando alcanzó la mayoría de edad trabajó para poder pagar sus estudios de interpretación. Cumplió su sueño al matricularse en la prestigiosa Bristol Old Vic Theatre School, y en 1966 pasó a formar parte de la Royal Shakespeare Company. Tras dos décadas sobre las tablas, en 1987, con 47 años, se trasladó a Hollywood para unirse al elenco de la serie Star Trek: La nueva generación, como el capitán Jean-Luc Picard. Sin duda, el papel que le catapultó a la fama, y que años después volvería a encarnar en la gran pantalla, hasta en cuatro ocasiones. en Star Trek: La próxima generación (1994), Star Trek: Primer contacto (1996), Star Trek: Insurrección (1998) y Star Trek: Nemesis (2002).

    Octavia Spencer

    Octavia Spencer, nacida en Alabama, ganadora de un premio Oscar y un Globo de Oro por su trabajo en Criadas y Señoras, llevaba trabajando como actriz desde los veinte años habiendo interpretado numerosos papeles en diversas series y películas de distintos géneros. Sin embargo fue su papel en la película de Tate Taylor basada en la novela homónima de Kathryn Stockett la que la puso en órbita internacional. 

    Morgan Freeman

    Quizá te parezca sorprendente, pero Morgan Freeman no pertenece a ese grupo de actores que alcanzaron la fama durante sus primeros años en el mundo de la interpretación. Al actor de Memphis (Estados Unidos) le costó hacerse un hueco en el firmamento de Hollywood, y no fue hasta 1987, con 50 años, cuando empezó a labrarse un nombre. Después de ser nominado al Oscar a Mejor actor de reparto por El reportero de la calle 42, en la que compartía cartel con el malogrado Christopher Reeve, logró su primer papel protagonista en el drama Paseando a Miss Daisy, por el que logró su segundo nominación a los premios de la Academia, esta vez en la categoría de Mejor actor. A partir de ese momento, Freeman, que se alzó con el Oscar en 2005 por Million Dollar Baby, se ha convertido en uno de los actores más aplaudidos del panorama cinematográfico.

    Viola Davis

    Es innegable que Viola Davis es una estrella de Hollywood, pero la actriz de 56 años tuvo que dedicar más de una década a labrarse una carrera tanto en la gran como en la pequeña pantalla a través de papeles no demasiado notables en diversas series y películas. Así vivió la década de los 90 y de los 2000, un periodo en el que pasó gran parte de su vida sobre las tablas de un teatro, y no se convirtió en una estrella de Hollywood hasta ya cumplidos los 40. Papeles como La Duda, Criadas y Señoras y la archifamosa serie de ABC Cómo defender a un asesino la consolidaron como la estrella que es: La primera mujer negra en tener la triple corona de la interpretación: Un Oscar, un Emmy y un Tony. Bravo por Viola.

    Ty Burrell

    Ty Burrell es otro de los actores que, aunque no lo creas, tardó en hacerse un nombre en el mundo de la interpretación. Después de haber estudiado teatro, en la universidad de Oregon, debutó en el cine, en 2001, con la cinta de Ivan Reitman, Evolution. Ese año participaría en Black Hawk Derribado (2001), y cuatro años después se uniría al reparto de la ficción televisiva Terapia en familia. Sin embargo, el reconocimiento de su labor interpretativa llegaba en 2009, con 42 años, al convertirse en Phil Dunphy, en la exitosa serie Modern Family. Un papel, que borda a la perfección, por el que consiguió seis nominaciones y dos galardones de los Premios Emmy.

    facebook Tweet
    Links relacionados
    Te recomendamos
    Comentarios
    Mostrar comentarios
    Back to Top