Mi cuenta
    11 películas que arruinaron las carreras de sus actores y actrices
    Por Sara Heredia — 7 feb. 2021 a las 18:45

    Ya sea porque fue un rodaje traumático, por una mala elección o por un terrible suceso al que tuvieron que enfrentarse, la filmografía de estos intérpretes no volvió a ser igual.

    Cuando un actor o actriz comienza su carrera, sabe que no será un camino fácil. Puede que nunca consiga ese gran proyecto soñado que le colocará en el punto de mira de Hollywood o quizás tendrá suerte al principio pero un par de malas decisiones harán que se juegue su futuro. A lo mejor tiene que aceptar papeles pequeños durante décadas hasta que recibe su mayor oportunidad ya con 40 años o, en el camino, se cansa de la industria y pone punto y final a su aventura.

    Conseguir una filmografía sólida y permanecer en la realeza de Hollywood durante años es una cosa muy complicada. No todos pueden ser Angelina Jolie, Brad PittGeorge Clooney o Nicole Kidman, eso está claro. Aquí recopilamos algunos ejemplos de actores y actrices cuya carrera se vio arruinada por una única película. Las razones son muy variadas, desde malas decisiones hasta auténticos traumas que les marcaron de por vida.

    Showgirls (Elizabeth Berkley)

    Andrea Zamora

    Charlize Theron y Denise Richards pudieron ser ella, pero cuando Paul Verhoeven estaba buscando a la actriz que interpretase a Nomi Malone en su nueva película Showgirls, la elegida fue Elizabeth Berkley. Conocida por dar vida a Jessica Spano en la serie Salvados por la campana, después de protagonizar el filme del director de RoboCop su carrera se fue al traste.

    Con solo 22 años, Berkley participó, junto a Kyle MacLachlan y Gina Gershon, en una película llena de desnudos y de escenas eróticas. Aunque antes del estreno del filme parecía contenta con su trabajo en Showgirls, el largometraje no fue bien recibido por la crítica. Incluso se ganó siete nominaciones a los premios Razzie de los que se hizo con los de Peor película, Peor actriz, Peor pareja en pantalla, Peor director, Peor guionista, Peor estrella revelación y Peor canción original.

    Tras Showgirls, película por la que Berkley cobró 100.000 dólares, la actriz vio cómo se le cerraban muchas puertas en Hollywood y solo consiguió algunos papeles secundarios en películas como El club de las primeras esposasLa maldición del escorpión de jade y Un domingo cualquiera. También apareció en series como Policías de Nueva YorkLey y orden: acción criminal y CSI: Miami.

    “Tuve la experiencia más extraordinaria rodando la película. Cuando un sueño está ocurriendo, es como nada que hayas imaginado antes. Por ello, cuando la película se estrenó, fue más doloroso de lo que puedes imaginar”, comentó la propia Berkley en 2015.

    'Waterworld' (Kevin Costner)

    Ana Lasso

    Los primeros años de la década de los años 90 fueron la época dorada para Kevin Costner; es una realidad. Venía de haber conseguido hasta siete premios Oscar con su debut como director de la película Bailando con lobos, entre los que figuran Mejor película y Mejor dirección. Pero este no era el único gran éxito que el actor cosechaba en estos años. En 1992 estrena la mítica cinta El guardaespaldas, con una fantástica y deslumbrante Whitney Houston. En aquella época contar con Costner entre el reparto principal de cualquier título o proyecto era la clave del triunfo, sin embargo, esto cambió en 1995: el año más desastroso del intérprete, tanto a nivel profesional como personal.

    Ese mismo año estrenó Waterworld, uno de los grandes fracasos de la historia del cine; ya sea por su trama, ambientación, personajes, su intento fallido de convertirse en un referente en el género… Todo fue mal. Desde el comienzo de la producción, muchos fueron los factores que propiciaron que este largo no cumpliera con las expectativas creadas por el estudio. El guion, se escribió en reiteradas veces, tratando de dotar a Costner de ese protagonismo al que tan bien se había acostumbrado. Otro factor fue la elección del director Kevin Reynolds, influenciada por los intereses del actor, ya que el estudio quería contar con Robert Zemeckis (Forrest Gump). El resultado fue traducido en una desastrosa recaudación en taquilla, una recepción por la crítica realmente nefasta y, sobre todo, una mancha en la filmografía de Costner difícil de pasar por alto.

    'El Resplandor' (Shelley Duvall) 

    Lourdes De Paredes Rincón

    Shelley Duvall fue descubierta por un cazatalentos en una fiesta. Su físico peculiar le llamó la atención y acabó convirtiéndola en una de las actrices más carismáticas del Hollywood de los 70 y 80. Debutó en el cine con Robert Altman en la película El Volar es para los pájaros, después vendrían varios éxitos más de la mano del director hasta Tres Mujeres, cinta con la que ganó el Premio a la Mejor Actriz en el Festival de Cannes. En 1977 participó en la Annie Hall de Woody Allen y tres años más tarde llegó la llamada de Stanley Kubrick para El Resplandor.

    La joven tenía 28 años cuando comenzó el rodaje junto a Jack Nicholson. Kubrick dio órdenes de ignorar a la actriz a todos los miembros del reparto para que se metiera de lleno en su papel y sintiera el aislamiento de Wendy Torrace. Las exigencias del director y el rodaje infernal, como ella mismo lo definió, hicieron mella en la actriz. Se le cayó el pelo, vivía en un continuo estado de estrés porque nunca sabía qué iba a pasar en las escenas y llegó a repetir la misma escena hasta 127 veces. Cuando veías a la actriz con cara de pavor es porque realmente lo estaba pasando mal.

    En los años posteriores tuvo episodios de ansiedad y depresión. Siguió trabajando en el cine pero prefería labores de producción antes que apariciones delante de la cámara. En 2002 se alejó para siempre de los focos, aunque en 2016 concedió una polémica entrevista, muy desmejorada, contando sus problemas psicológicos.

    'El Exorcista' (Linda Blair)

    Lourdes De Paredes Rincón

    “¿Has visto lo que ha hecho la cochina de tu hija?” Esta frase que forma parte de la historia del cine la pronuncia Linda Blair, sí, la niña de El Exorcista, película que en 2023 cumplirá 50 años de su estreno. Ahí es nada. Imposible olvidar la cara de la joven protagonista, pero ¿qué ha sido de ella? En la actualidad tiene 62 años, cuando rodó ‘su gran papel’ tenía 14 y su vida ha sido un auténtico calvario.

    Recibió muchos premios y reconocimientos tras interpretar a Regan MacNeil, pero lejos de ser el inicio de una prometedora carrera, fue el principio del fin de esta talentosa actriz. Durante el rodaje de la cinta la actriz y su familia tenían seguridad privada debido a las amenazas de muerte que recibían por parte de fanáticos religiosos. Seis meses después de acabar la producción, dejaron de tener protección y la familia tuvo que mudarse a otra residencia y empezar una nueva vida. Los padres de Linda acabaron divorciándose al poco tiempo y ella en un profundo estado de tristeza y depresión comenzó a consumir cocaína siendo una adolescente. Fue detenida por posesión de drogas y tuvo que hacer trabajos para la comunidad durante su libertad condicional.

    Ha ido teniendo algunas apariciones en Hollywood, tanto en cine como televisión, pero sin gran éxito. En cuanto a su vida personal, gracias a su pasión por los caballos logró reconducir sus emociones y creó una Fundación para rescatar animales abandonados. Ha publicado un libro de recetas de cocina, lanzado una línea de ropa y en la actualidad se deja caer por su cuenta de Instagram aunando publicaciones nostálgicas de su pasado con las su vida actual.

    'Elizabethtown' (Orlando Bloom)

    Ana Lasso

    Elizabethtown es una comedia romántica que Orlando Bloom protagonizó en 2005 junto a Kirsten Dunst. A simple vista puede que parezca que no hay nada fuera de lugar. Sin embargo, si te paras a observar los títulos que el actor venía protagonizado o formando parte del reparto principal, la pregunta es la siguiente: ¿cómo acabó haciendo esta cinta? Nadie lo sabe. Dos años atrás, en 2003, Bloom terminaba la saga que le lanzó al estrellato y que se convertiría en una de las franquicias del cine: El señor de los anillos. Su interpretación de Légolas fue una de las más queridas por los fans. El actor inglés experimentó un salto a la fama tan abrupto como inesperado. Sin embargo, no había salido de una saga y ya se metió en otra: Piratas del Caribe, otra de las grandes franquicias tan queridas por Walt Disney, y que tantas alegrías ha dado al estudio.

    Sin embargo, a pesar de esta ajetreada agenda, el intérprete no cesó en su empeño por embarcarse en nuevos proyectos y filmes. En 2004 estrenaba Troya, la adaptación de la famosa leyenda, junto a Brad Pitt o Eric Bana. Aunque su papel como París dio mucho de qué hablar (y no fueron del todo críticas positivas), estas críticas no durarían demasiado, ya que al año siguiente estrenaría El reino de los cielos, el mismo año que Elizabethtown vio la luz. No se entendió demasiado bien cómo después de protagonizar grandes títulos y formar parte de los últimos taquillazos durante estos últimos años, el actor aceptara el papel. Aunque pudiera parecer una decisión muy fortuita, no fue como parece.

    La comedia romántica iba a estar protagonizada por Ashton Kutcher, quien incluso comenzó el rodaje dando vida al personaje que Bloom aceptaría más tarde. Sin embargo, al director de la cinta, Cameron Crowe, no le resultaba del todo satisfactoria la manera de trabajar de Kutcher, quien desveló muchos años después que el favorito desde el principio para dar vida al protagonista masculino fue Bloom. Por problemas de agenda no pudo presentarse a la audición, pero sí una vez que Kutcher fue despedido.

    'Superman Returns' (Brandon Routh)

    Tomás Andrés

    Si hay una frase repetida a la hora de interpretar a un personaje del cómic dentro del mundillo, esa es “el peso de la capa”. Y es que, no son pocas las carreras que se han tambaleado por interpretar a un superhéroe o un villano. Ahí tenemos los ejemplos de Halle Berry en Catwoman o de Billy Zane en The Phantom (El hombre enmascarado). Pero si hay una trayectoria que se vio truncada por este motivo es la de Brandon Routh, cuando se puso en la piel de Clark Kent en la película Superman Returns (El Regreso) de Bryan Singer.

    El realizador Tim Burton ya realizó una primera intentona de hacer volver al personaje creado por Jerry Siegel y Joe Shuster a la gran pantalla -ya tuvo cuatro apariciones previas entre 1978 y 1987 con los rasgos de Christopher Reeve- nada más y nada menos que con Nicolas Cage como protagonista. Pero el proyecto no llegó a buen puerto por diferencias artísticas con el estudio. Pasados los años, Warner Bros quiso revitalizar la idea y para ello llamó a las puertas del cineasta Bryan Singer, que venía de demostrar su valía tras las cámaras en la saga X-Men. Para encarnar al hijo de Krypton, el director puso sus ojos en un joven actor de series de televisión: Brandon Routh.

    'Superman Lives', 'Napoleón', 'Alien 5' y otras 6 superproducciones que se quedaron en el aire

    Routh, que pese a guardar un cierto parecido con el tristemente desaparecido Christopher Reeve, era demasiado inexperto y no supo darle al personaje los matices necesarios para hacerlo creíble. Además el errático guión escrito a seis manos por Dan HarrisMichael Dougherty y el propio Singer, peca de simplón y de tener poca alma. El resultado fue un producto demasiado aburrido, que no dejó huella en ninguno de los fans que la vieron, además de suponer un fracaso económico (recaudó 200 millones de dólares en EEUU y costó 270).

    Su protagonista tuvo que conformarse con papeles secundarios en comedias de más o menos éxito (Hacemos una porno, Scott Pilgrim contra el mundo), o bien protagonizar productos de ‘serie B’ (Dylan Dog: Los muertos de la noche, Amenazados). En los últimos años, el actor ha visto cómo su carrera se revitalizaba gracias a la televisión -curiosamente dando vida a otro superhéroe (Átomo)- en la serie DC Legends of Tomorrow.

    'Norbit' (Eddie Murphy)

    Sara Heredia

    Cualquiera nacido en los 80 y 90 tiene a Eddie Murphy como uno de los referentes de su infancia. Nuestros recuerdos cinematográficos están llenos del cómico estadounidense y sus ganas de interpretar a mil y un personajes. Tenerle tan presente se lo debemos a Superdetective en Hollywood, El príncipe de ZamundaDr. Dolittle y El profesor chiflado. Y, de repente, un día dejamos de saber de él. Hay varias razones por las que se ha apartado de la industria pero, según declaró él mismo en el programa de Ellen DeGeneres en 2013, ya se ha cansado de hacer películas malas. “No quiero hacer nada más que sea un asco. No quiero dar más asco”. 

    La calidad de sus películas siempre puede estar en entredicho, pero funcionaban para el público familiar al que se dirigía. Sin embargo, la que no tiene salvación posible es Norbit (2007). En la cinta da vida a un hombre simplón que se casa con su novia de siempre por puro convencionalismo, pero cuando aparece la mujer de su vida intentará encontrar la manera de estar con ella. La premisa no se acerca a explicar lo mal que ha envejecido la comedia por culpa de las burlas constantes sobre el físico de su mujer, Rasputia -a la que interpreta el propio Murphy-, y que, en general, no hay por donde cogerla. 

    Después de esta cinta, el ritmo de la carrera de Murphy cayó notablemente y, aunque en los últimos años ha intentado redimirse con títulos como Yo soy Dolemite, ha vuelto a su género favorito: el de la comedia facilona y para todos los públicos. Cuidado porque este año estrena El Rey de Zamunda y ya prepara Triplets -la secuela de Los gemelos golpean dos veces- y la cuarta entrega de Superdetective en Hollywood.

    'Último tango en París' (Maria Schneider)

    Alicia P. Ferreirós

    Que la cinta de El último tango en París dirigida por Bernardo Bertolucci en 1972 arruinó la carrera de su protagonista, Maria Schneider, lo dijo la propia actriz, fallecida en 2011, quien quedó profundamente marcada a nivel psicológico por la humillación sufrida durante el rodaje de escena tan infame como recordada: La famosa secuencia de la mantequilla, en la que el personaje de Schneider, Jeanne, es violado por el de Marlon Brando, Paul, usando mantequilla como lubricante. Muchos años después, la intérprete, que en el momento del rodaje de la película contaba con apenas 20 años, denunciaría que el rodaje de la escena no fue pactado, sino que fue víctima de una agresión sexual por parte del actor, quien habría consensuado con Bertolucci llevarlo a cabo sin el consentimiento de Maria para que la secuencia en cuestión ganase realismo.

    La denuncia pública de Maria Schneider en 2007 no resonaría demasiado en aquel momento, aunque en 2011, una vez fallecida, Bertolucci confesó que el relato de la actriz era cierto en unas terroríficas declaraciones: "No quería que Maria actuara su humillación y su rabia; quería que Maria sufriera la rabia y la humillación. Y ella me odió para toda la vida". Precisamente esa humillación de la que hablaba Bertolucci en pos de un mejor resultado de su escena, lo que justifica injustificablemente como una decisión artística, marcaría para siempre ya no solo la carrera, sino la vida de la intérprete.

    La humillación fue real. Y tanto que si lo fue. En su relato, Maria Schneider aseguró haberse sentido violada por ambos y no haber recibido ningún tipo de disculpa. Según la intérprete, Marlon Brando no le dirigió la palabra en 20 años, mientras que ella misma decidió no volver a hablar con Bertolucci. El terrible momento, tal y como explicaría la intérprete, sería el detonante de una vida marcada por fuertes y destructivas depresiones que en última instancia acabarían afectando profunda y negativamente a una prometedora carrera que en El último tango en París de 1972 acababa solo de empezar.

    'El gurú del buen rollo' (Mike Myers)

    Ana Lasso

    ¿Qué ha sido del actor Mike Myers? Han pasado 19 años desde que protagonizara la última entrega de la saga Austin Powers, hasta cuatro fueron las cintas que se llegaron a filmar de este personaje que, gracias a él, Myers consiguió alcanzar el mayor éxito de su carrera cinematográfica. Aunque el intérprete comenzó en televisión en el año 1975, no fue hasta 1997 cuando le llegase el papel de su vida con la película Austin Powers: Misterioso agente internacional. Pero, ¿qué otros trabajos ha hecho el actor? Además de prestar su voz para el papel del famoso ogro verde en la exitosa saga de dibujos animados Shrek de Dreamworks, pocos son los títulos en los que se recuerdan a Myers en él.

    Sin embargo, el debacle definitivo llegó con la película El gurú del buen rollo en 2008. Con El gato, en 2003, ya se iba vislumbrando la decadencia del intérprete, que más allá de haber sido encasillado en su papel de agente secreto Powers, no parecía que el intérprete pudiera encontrar su lugar en la Industria. El gurú del buen rollo estuvo escrita, producida y protagonizada por Myers, quien daba vida al Gurú Pitka. Entre el reparto figuran nombres tan dispares como Kanye WestJessica Alba o Justin Timberlake. Además de ser un fracaso absoluto en taquilla, la cinta fue nominada a cuatro premios Razzie, entre ellos a Peor Película, Peor Director, Peor Actor Principal y Peor Guión.

    'Batman y Robin' (Alicia Silverstone)

    Custodio Guerrero

    Una franquicia de películas puede conseguir que un famoso llegue a lo más alto o a lo más bajo. Realmente, es un juego del azar sobre todo si es con una original o nueva franquicia de películas. Pero quién le diría a Alicia Silverstone que haría la peor película de Batman de todos los tiempos tras los éxitos de las de Tim Burton.

    La actriz interpreta a Batgirl, uno de los personajes más icónicos de DC Comics junto a Robin y Batman, por lo que era toda una gran oportunidad. Sin embargo, Batman y Robin de Joel Schumacher protagonizada por George Clooney se convirtió en la peor película de Batman hasta la fecha.

    Mítica por sus planos de los trajes y sus pezoneras, el filme hizo que fuese un fracaso tanto en taquilla como en crítica. Además, su interpretación hizo que ganase el Razzie a peor actriz tras el éxito cosechado por Clueless, película que sigue siendo un icono de los 90. Tras Batman y Robin su carrera no consiguió remontar mucho con participaciones en películas como Esto no es un atraco, la serie Sonrisa de acero, Miss Match o su último trabajo en 2020 La hermana del novio.

    'Manolete' (Adrien Brody)

    Tomás Andrés

    La historia de Hollywood está repleta de proyectos y películas malditas. Ahí están casos como el de Terry Gilliam y su faraónico proyecto de adaptar la obra de Miguel de Cervantes (que tras muchos esfuerzos se plasmó en la ridícula El hombre que mató a Don Quijote) o el fracaso comercial que supuso el estreno de La puerta del cielo, que supuso el cierre de United Artists. Pero hay una película dentro de esta clasificación que además supuso un borrón enorme en la carrera de su protagonista: Manolete.

    El filme narra la historia del matador cordobés Manuel Laureano Rodríguez Sánchez, más conocido como Manolete, que perdió la vida en la Plaza de toros de Linares a causa de las heridas infligidas por el miura Islero. Una loquísima producción entre España, Gran Bretaña, Francia, Estados Unidos y Alemania, para la que se escogió a Adrien Brody como protagonista debido a su parecido físico con el diestro. El intérprete, que venía de ganar el Oscar como Mejor Actor Protagonista gracias a su papel en la película de Roman Polanski, se puso a las órdenes del semidesconocido director holandés Menno Meyjes, con vistas a estrenar el largometraje en 2007 (en el 60 aniversario de la muerte del matador). Pero no fue así: la compañía encargada de los decorados, denunció a los productores por impago y la película quedó embargada.

    Finalmente se estrenó en Francia en el año 2010 (en España no se vió en cines hasta 2012) y sus primeras críticas fueron totalmente destructivas, calificándola como un producto calamitoso digno de una producción televisiva tercermundista. El destino de su protagonista no corrió mejor suerte, ya que poco a poco fue encarando papeles en productos carentes de interés (Predators, Splice. Experimento mortal) o papeles secundarios en sonrojantes cintas de bajo presupuesto (inAPPropriate Comedy, High School). El poco consuelo que le queda a Brody es participar con sus amigos en las películas de su querido Wes Anderson, incluso como actor de doblaje (Fantástico sr. Fox).

    Aún puedes conseguir tu suscripción anual a Disney+ por 69,99 € -o 6,99€/mes-. Suscríbete ya y ahorra más de un 20% respecto al nuevo precio de 8,99 €/mes o 89,90 €/año. Con ella tendrás acceso ilimitado a películas, series, Disney+ Originals exclusivas, los clásicos de Disney, el Universo Cinematográfico de Marvel, Star Wars y muchos más contenidos de los mejores creadores y contadores de historia.

    facebook Tweet
    Links relacionados
    Te recomendamos
    Comentarios
    Mostrar comentarios
    Back to Top